Cae presidenta y directorio de Petrobras en medio de escándalo por corrupción

Las acciones de la petrolera subían este miércoles casi 3% en la bolsa de Sao Paulo después de que el martes tuvieran su mayor alza en 16 años en medio de las versiones de que Foster saldría



  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La presidenta de Petrobras,  María das Graças Foster, renunció este miércoles a su cargo junto al resto de los directores de la estatal brasileña, sacudida desde hace casi un año por un millonario escándalo de corrupción.

En una nota al mercado la mañana del miércoles, Petrobras informó "que su consejo de Administración se reunirá el próximo viernes para elegir al nuevo directorio después de la renuncia de la presidenta y los cinco directores".

La petrolera está sumergida en un escándalo de corrupción sin precedentes, por el que la justicia investiga una red ilegal de sobornos entre Petrobras y empresas constructoras que habría actuado durante una década y movió unos $4.000 millones.

La decisión se hace oficial después de una jornada plagada de rumores y euforia en el mercado en que las acciones de Petrobras se dispararon más de 14%.

"Graça Foster fue una gerente muy pasiva (...), demostró pasividad al no enfrentar la situación, no entendemos qué la llevó a eso. No creemos que esté envuelta en la trama de corrupción, pero claramente no reaccionó con firmeza", dijo a la AFP Alex Agostini, economista jefe de la calificadora de riesgo Austin Rating en Sao Paulo.

El expresidente del Banco Central Henrique Meirelles es uno de los principales candidatos a ocupar la silla, según versiones de prensa.

Petrobras es una empresa de capital abierto bajo control del Estado.

El mercado pedía a gritos la salida de Foster y sus directores para recuperar su confianza. Pero la presidenta Dilma Rousseff se oponía a su salida y reiteró en diciembre su confianza en Foster, su amiga por más de 15 años.

Las acciones de la petrolera subían este miércoles casi 3% en la bolsa de Sao Paulo en una jornada volátil. Hacia las 13H30 GMT las acciones preferenciales (sin derecho a voto y las más negociadas), subían 2% mientras que las ordinarias avanzaban 2,8%.

Los papeles de la compañía tuvieron el martes su mayor alza en 16 años en medio de las versiones de que Foster saldría, culminando una semana en la que llegó a perder casi $9.000 millones de valor bursátil y donde le recortaron la nota crediticia dos veces a causa de la publicación del balance del 3T de 2014 que no contempló las pérdidas contables por el caso de corrupción.

Tras la espectacular alza del martes recuperó su valor de mercado a 128.880 millones de reales.

"El mercado ahora va a esperar el nombre del sucesor de Foster para reaccionar. El gobierno debe nombrar a una persona independiente, que no sea un cargo político. Un técnico con experiencia en gestión", indicó Agostini.

Foster estuvo reunida con Rousseff en Brasilia durante la tarde del martes y luego partió a Rio de Janeiro sin hacer declaraciones a la prensa.

El gobierno aún no se pronunció sobre la salida de Foster. Según el diario económico Valor, el ministro de Finanzas Joaquim Levy, bien visto por el mercado, encabezará el cierre del balance anual auditado que la empresa debe presentar en marzo.

Consultada por la AFP, Petrobras no comentó sobre este punto.

La salida de Foster se selló después de que la semana pasada la compañía publicara sus resultados del tercer trimestre sin el aval de una auditoría internacional ni considerar los perjuicios contables por el caso de corrupción.

Petrobras determinó un sobrecosto de 88.600 millones de reales ($34.000 millones) en parte de sus activos, según este balance, pero sin precisar cuánto de este monto corresponde a pérdidas por corrupción.

Según la prensa local, esa imprecisión terminó de hacer cuajar la salida de Foster.

Antes de que se destapara la olla de corrupción, ya otro escándalo sacudía Petrobras: la polémica compra de la refinería de Pasadena en Estados Unidos, en la que la estatal perdió $792 millones.

La propia Foster reconoció que no había sido un buen negocio para la estatal.

Sostenbilidad y financiamiento