La carretera entre San José y San Ramón costará el doble, 8 años después de su inicio

Ocho años de espera aumentó costos al doble y triplicó los peajes para polémica concesión

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El costo por un atraso de casi una década es el aumento de precios iniciales y la polémica subsiguiente.

Ocho calendarios pasaron desde que surgió la oferta para ampliar la carretera entre San José y San Ramón. Ahora, está previsto que la obra concesionada arranque en setiembre, pero costará el doble, y los peajes, del primer punto al último, el triple.

En el 2005, el monto original era de $223 millones; el último ajuste alcanza $523 millones. Mientras, los peajes se calcularon en $1,3 y hoy ascienden a $3,88.

Aunado a esto, si efectivamente la construcción se inicia en el tiempo previsto, el país deberá esperar dos años más, al 2015, para ver terminado el proyecto de 57,9 kilómetros de longitud.

El Gobierno apuesta con todo a que esa obra tiene que hacerse como está, mediante concesión, cuyo contrato fue refrendado por la Contraloría, el 22 de marzo.

Sin embargo, hay obstáculos en la vía. Vecinos de San Ramón se oponen al proyecto. Aducen que habrá embotellamientos, que los peajes son muy altos y que en lugar de darla en concesión, el Estado debió asumirla.

La polémica viajará a la Asamblea. Los diputados de oposición de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público aprobaron convocar al ministro de Obras Públicas y Transportes, Pedro Castro, para que rinda cuentas sobre esta concesión.

El ministro defiende el proyecto y asegura que no hacerlo por concesión atrasaría la obra por años, el Estado enfrentaría un juicio y, si pierde, tiene que indemnizar con un precio muy similar al costo actual de la obra.

Además, según dijo, cuando se decida hacer la vía tendrá un precio de hasta tres veces lo de hoy.

Retrasos y mayor costo

Varios aspectos atrasaron esta obra, pero el Gobierno señala las expropiaciones como el principal, seguido de la crisis económica del 2007 y 2008, que disparó los precios de la construcción.

El proyecto comenzó con 293 expropiaciones. Actualmente, hay 174 inscritas a nombre del Estado, 76 con entrada en posesión y 26 más prontas a entrar en posesión, con dinero depositado. Otras 17 están en trámite por notificaciones de avalúos.

Quiere decir que 276 están prácticamente en manos del Estado, que canceló 92% del total.

Por otra parte, los precios unitarios de la oferta tuvieron que ajustarse con base en los montos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), explicó el viceministro de Concesiones, Edwin Rodríguez.

La suma actualizada de $523 millones se refiere a las inversiones que tiene que hacer el concesionario y que debe recuperar vía tarifa durante los 30 años.

La Cámara de la Construcción hizo un presupuesto actualizado y en un informe del 23 julio detalló que, si fuera obra pública financiada por el Estado, el costo sería de $488 millones.

Según Rodríguez, la concesión es más beneficiosa porque se asegura que es costo fijo, invariable, hay plazo para multar en caso de que no se cumpla el contrato y el país se asegura por 30 años el buen estado de la vía.

Además, Laname definió los estándares que debe cumplir la obra en 30 años, para que el Estado se asegure de que el proyecto regrese en buen estado, a manos de la administración.

“El mantenimiento es sin precedentes en el país, la cantidad de área que pueda tener fisuras es la menor posible”, dijo el ministro Castro.

EF intentó conversar sobre este proyecto con el coordinador general del Programa de Infraestructura de Transporte del Lanamme, Luis Guillermo Loría, pero su asistente dijo que tenían orden de no referirse al tema.

El concesionario tiene seis meses para presentar todos los requisitos que faltan y comenzar el proyecto en setiembre y concluirlo 30 meses después.

La obra

El proyecto comienza en la Datsun frente a La Sabana y concluye en la entrada a San Ramón. Abarca la General Cañas y la Bernardo Soto.

Según datos de Concesiones, por la General Cañas transitan 90.000 vehículos diarios en ambos sentidos, mientras que en la Bernardo Soto hasta Manolos circulan 40.000 y a Grecia, 20.000.

El proyecto tiene 18 pasos a desnivel, 43 bahías para que paren los autobuses y 23 pasos peatonales, además de salidas.

A lo largo del trayecto habrá tramos de cuatro carriles en cada sentido, de tres o de dos, dependiendo de las necesidades del tránsito vehicular.

El área total de la calle en pavimento, en este momento es de 557.400 metros cuadrados. Todo ese espacio se va a reconstruir por completo y además se construirán 313.250 metros cuadrados más. Además, hay una radial nueva de Río Segundo a la Panasonic de 2,7 kilómetros.

Durante los 30 años en los que se espera recuperar el costo, solo se tiene prevista una ampliación para el 2025 y será en el tramo entre el puente Juan Pablo II y el puente sobre río Virilla.

A pesar de que han pasado 8 años, pareciera que el viacrucis de la carretera a San Ramón no termina. El Gobierno enfrenta el último año, donde las primeras piedras son el pan de cada día. Habrá que ver si en esta obra la podrán poner.

El viacrucis

La carretera a San Ramón ha pasado por un largo viacrucis desde que salió la oferta para darla en concesión. Será un tema de agenda por más de 30 años, a partir de que se estrene.

2005: La oferta para dar en concesión esta vía salió en enero de ese año, pero se atrasó por 8 años. Le atribuyen al calvario de las concesiones y la crisis del 2007-2008 los atascos para el inicio de la obra.

Marzo, 2013: Arranca plazo para que el concesionario presente todos los requisitos en los próximos seis meses. La Contraloría refrendó el contrato y dio luz verde al proyecto a San José-San Ramón.

Setiembre, 2013: La concesionaria debe tener todos los requisitos en orden, como financiamiento del proyecto, diseños finales, viabilidad ambiental y todos los permisos para comenzar la obra.

Marzo, 2016: La concesionaria tiene que entregarle al Gobierno la obra terminada y en ese momento se comienza a cobrar diferentes peajes a lo largo de la vía por un periodo de 30 años.

2025: Se requerirá ampliar la carretera entre el puente Juan Pablo II y el puente sobre el río Virilla, a raíz del aumento vehicular para dentro de 13 años. Está previsto en la concesión.

Enfrentados

Gobierno y habitantes de San Ramón tienen opiniones antagónicas:

Grupo de vecinos    - Los costos de los peajes son muy altos para los usuarios.    - El diseño de la carretera provocará embotellamientos en distintos tramos a lo largo de la vía.  - La obra debería asumirla el Estado y no mediante concesión.

MOPT- El usuario se ahorrá cerca de 6.000  por trayecto. Con el pago del peaje, el ahorro neto será de 2.100.   - La nueva carretera disminuirá en 30 minutos el viaje de San José a San Ramón, y viceversa,  en horas pico.     - La concesión asegura costo fijo, multas si no cumplen y el país se asegura por 30 años el buen estado de la vía.

Fuente  Consultas EF.

Sostenbilidad y financiamiento