Autoridades preparan reforma profunda en Consejo Nacional de Vialidad

Hay consenso de que se requiere gran operación y evitar el cierre; Gobierno prepara reforma a la ley

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

A los 13 años de su nacimiento, el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) es un paciente en sala de espera, ante una inminente cirugía mayor.

Su enfermedad es el crecimiento exponencial de su estructura interna y la disminución de su efectividad a la hora de hacerle frente a la función para la cual fue creado: conservar la red vial.

Datos del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) revelan que el 60% de la red vial nacional está en estado de regular a malo.

La cifra es el principal síntoma de que la entidad no ha sido efectiva en su tarea de conservar las carreteras del país y que se atascó en escándalos como la construcción de la trocha.

Su pronóstico es reservado. Hay que intervenirlo, pero los “cirujanos” difieren sobre las acciones requeridas.

Para la mayoría, al paciente hay que restarle poder, pero mientras algunos como autoridades de transporte público se inclinan por corregir las funciones vitales que desempeña, otros, como los Notables, clamaron por su cierre.

Entretanto, en Conavi se asegura que la cirugía requerida es menor, y que bastará vigorizarlo para recuperarlo. Es el criterio es su director ejecutivo, José Luis Salas.

Viene el bisturí

Pedro Castro, ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT), acepta que la existencia del Conavi ha hecho más complicada la toma de decisiones.

Castro opinó que con solo un 40% de la red vial nacional en buen estado, es necesario que el Conavi redirija su presupuesto y deje de asfaltar carreteras malas, para dedicarse a su reconstrucción .

“Además de esa tarea, Conavi debería enfocarse en el fortalecimiento y mejora de la red vial, de desarrollar proyectos top de mejora, muy localizados y con un alto nivel de beneficio”, estimó.

Empero, los proyectos nuevos, con financiamientos multimillonarios, deberían estar bajo el abrigo directo del MOPT, dijo.

Castro afirmó que el MOPT no puede garantizar el buen uso de esos recursos por no contar con la rectoría sobre el Conavi.

El fortalecimiento de la rectoría del ministro, informó Castro, es uno de los elementos que componen un proyecto que el Poder Ejecutivo enviará al Congreso, para reformar la ley del Conavi.

De prosperar, el plan devolvería al jerarca del MOPT la potestad de emitir directrices de acatamiento obligatorio por parte del Conavi y los otros consejos.

También le permitiría decretar cambios de personal y ordenar auditorías en Conavi.

Entonces, ¿qué justifica mantener abierto el Conavi? Castro apuntó a la facultad que tiene esa institución de optar por procesos de contratación más rápidos.

Más allá de eso, el jerarca no mencionó ninguna otra razón, pero hizo énfasis en que es más fácil intervenir al Conavi, que darlo por muerto.

Paciente rechaza diagnóstico

Salas lamentó el diagnóstico de cerrar el Conavi, dado a la presidenta Laura Chinchilla el 17 de enero por la Junta de Notables.

El grupo estudió durante 8 meses el aparato público costarricense en busca de soluciones para simplificar el funcionamiento institucional.

Empero, Salas pidió ver los estudios técnicos en los cuales los expertos basaron su sugerencia relacionada con el Conavi.

Agregó que basta con ver cómo han cambiado las cosas en el Conavi para valorar su permanencia y fortalecimiento.

El presupuesto del 2012 del Conavi alcanzó ¢225.473 millones.

De ese total, ¢77.996 millones fueron para la conservación vial (34,5%) y ¢30.419 para la construcción vial (13,5%). Es decir,menos de la mitad se usa para el fin que justificó su creación.

Salas dijo que existen registros de cómo se usó cada colón del plan de gastos, por lo que es errado sustentar el eventual cierre en historias pasadas, como la de la trocha fronteriza.

Sin embargo, en algo coincide Salas: hay que hacer cambios. Para el jerarca, el Conavi debe contar con más herramientas, como la posibilidad de realizar su gestión por proyectos.

Tampoco cree en eliminarle el poder de desarrollar y ejecutar obras nuevas. En esto, va contra lo recomendado por el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), que se unen al clamor de una cirugía a profundidad.

Síntomas repetidos

Luis Guillermo Loría, coordinador del programa de infraestructura de transporte del Lanamme, coincidió con los cambios que impulsa Castro.

Loría afirmó que en más de 150 auditorías técnicas, Lanamme ha podido identificar la repetición de varios errores del Conavi.

Entre estos, mencionó debilidades técnicas a nivel ingenieril que impactan directamente en la vida útil de proyectos nuevos.

“Después de tres años, uno puede ver fallos en los proyectos, cuando uno esperaría que empezaran a aparecer a los 10 años”, sostuvo.

Loría agregó que existe un flaco sistema de rendición de cuentas, mal manejo del archivo de gastos de los proyectos, una gigantesca rotación de personal, y una planilla inflada, compuesta por 400 personas.

El experto afirmó que el resto de fondos viales de Centroamérica manejan nóminas que no sobrepasan los 90 empleados.

“Tenemos un Conavi muy empoderado y poco efectivo. Es un ente reactivo. Si hay huecos en las vías, los tapa, pero carece de una planificación y existen serios problemas de competencia con el MOPT”, afirmó Loría.

Olman Vargas, director ejecutivo del CFIA, añadió que el Conavi ha incurrido en errores técnicos como sacar a contratación obras que no tienen planos finales, lo cual genera problemas a la hora de ejecutar los proyectos, por lo que requiere un fortalecimiento de sus cuadros técnicos.

“El Conavi no logró desligarse del esquema tradicional del MOPT”, dijo Vargas.

“ Eso le impide ser una entidad más moderna desde el punto de vista técnico, pues repite los errores del pasado”, concluyó.

Por su parte, Gonzalo Delgado, presidente de la Cámara de la Construcción (CCC), enfatizó en la necesidad de que el MOPT se haga de nuevo con el poder de mando y decisión sobre Conavi.

Señales de vida

Empero, el Conavi dispone de importantes recursos. Allí existen dos unidades ejecutoras de proyectos de envergadura.

La primera maneja $340 millones de un crédito con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para desarrollar los pasos a desnivel de las rotondas de La Bandera y de las Garantías Sociales, entre otros.

La otra unidad ejecutora es la que maneja un primer desembolso por $300 millones hecho por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de un total de $850 millones.

Los recursos cubren los gastos de proyectos como la carretera San Ramón-San Carlos (Sifón-La Abundancia), Cañas-Liberia, y el tramo río Virilla-Jardines del Recuerdo, en Heredia.

Por ello, tiene sentido recuperar este paciente. Castro informó que uno de los primeros paliativos que se le brindó al Conavi fue fortalecer las unidades ejecutoras de cada crédito.

En el caso del BID, la unidad solo contaba con una persona. Ahora, tanto esa como la del BCIE tienen laborando a 10 funcionarios.

No obstante, Salas alegó que para un buen desempeño se requieren al menos 25 personas en cada una.

Ahora, también puede plantearse un reacomodo. Castro afirmó que en el MOPT hay una Dirección de Planificación Sectorial capaz de desarrollar con éxito las obras de infraestructura vial y de resguardar los recursos con los que cuenta el país.

Así, Conavi podría concentrarse en los proyectos citados, sacar los pendientes, y prepararse para la cirugía que le espera, y que parece inevitable. Para muestra, los baches en las vías.

Cambios urgentes

Entre las modificaciones necesarias al Conavi están las siguientes:

1. No más obras nuevas: Dedicación exclusiva a la conservación vial, dejando las obras nuevas y reparaciones viales en manos del MOPT.

2. Freno a rotación de personal: Fortalecer el cuerpo de ingenieros y auditores en mejora de aspectos técnicos y de transparencia.

3. Contrataciones: Depurar su sistema de contratación administrativa y la forma en que construye sus carteles, pues persisten errores.

4. Gestión por proyecto: Necesita facultad para destinar presupuesto y recurso humano específico para los proyectos a desarrollar.

5. Auditoría: Conavi debe ser fiscalizado por la auditoría central del MOPT, más rubusta y con mejores controles sobre los recursos.

Fuente Entrevistas EF.

Sostenbilidad y financiamiento