SEGÚN CÁLCULOS DE RECOPE

Costa Rica demandará un 25% más del combustible más contaminante en el 2034 si no se toman medidas

El consumo de diesel crecerá más que la mayoría de combustibles en los próximos 20 años, si mantiene su ritmo de


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En medio de la polémica de Volkswagen por haber manipulado el software de sus automóviles diesel para falsear sus emisiones, Costa Rica también se enfrenta a una disyuntiva.

El combustible más contaminante es también uno de los que más aumenta su demanda en el tiempo. Si el país sigue como hasta ahora, en el 2034 consumirá un 25% más de este producto que en el 2015.

Las cifras las estimó Recope y las retoma el Plan Nacional de Energía.

En la última década, indica el diagnóstico, su consumo ha crecido a una tasa del 3,7% anual. Si se mantuviera constante, las proyecciones muestran que será el segundo combustible que más crecerá en los próximos 20 años, solo precedido por el gas licuado. Sin embargo, seguirá dominando el pastel del consumo.

LEA: Cinco gráficos que muestran cómo contamina el sector transporte en Costa Rica.

Que el crecimiento se mantenga constante no es una buena noticia: aunque los motores diesel suelen ser más eficientes y consumir menos combustible, también emiten más partículas de dióxido de nitrógeno por millón, uno de los principales contaminantes del aire.

Costa Rica ha emitido decretos y se ajusta a la normativa internacional en cuanto a emisión de partículas contaminantes, pero la legislación está rezagada, a criterio del mismo Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).

"El país no cuenta con una normativa de calidad actualizada y que sea exhaustiva en la definición de parámetros que afectan el desempeño de los motores", reconoce el Minae en el Plan Nacional de Energía.

El mismo plan propone mejorar la infraestructura para poder ampliar la capacidad de almacenamiento de diesel en el plantel de Recope de Moín. Lejos de disminuir su consumo, esta iniciativa pareciera fortalecer su mercado. 

En contraposición, establece un impulso al ingreso al mercado de otros tipos de combustibles más limpios como el biodísel, para lo cual necesita actualizar la normativa.

Sostenbilidad y financiamiento