ENTREVISTA A CARLOS ECHEVARRÍA, ESPECIALISTA REGIONAL SENIOR DE ENERGÍA DEL BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO

¿Qué ha ganado Costa Rica con la integración eléctrica centroamericana?

"Las exportaciones de electricidad de Costa Rica han contribuído a que Centroamérica tengan una matriz de consumo más limpia"


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Entre junio de 2013 y diciembre de 2015 Costa Rica obtuvo beneficios netos de $12 millones derivados de las transacciones de energía en el Mercado Eléctrico Regional. Esos beneficios (que para la región, en su conjunto, significaron $131,9 millones) son parte de las estimaciones que realizó el Banco Interamericano de Desarrollo en un informe publicado en abril de este año, acerca de las ganancias de un mercado eléctrico que apenas madura en centroamérica. 

Aunque América Central tiene un tratado Marco del Mercado Eléctrico desde 1996, no fue sino hasta el 1 junio de 2013 que el Mercado Eléctrico Regional entró en plena operación, en la que todos los países de la región se mantienen todavía. 

Los defensores de la iniciativa, argumentan que centroamérica podría obtener tarifas más bajas de electricidad si la región aprovechara aún más el Mercado y subrayan que, desde ya, la integración genera algunas ganancias a los países. 

EF conversó con Carlos Echavarría, especialista regional senior de energía del Banco Interamericano de Desarrollo -y uno de los autores del estudio- acerca de los beneficios que la integración eléctrica ha significado para el país, y cuál ha sido el papel de Costa Rica en este proceso. 

¿La inversión en el sistema eléctrico regional está logrando cubrirse a partir de los beneficios que produce?

La inversión actual se está recuperando vía el funcionamiento del mercado e incluso hay beneficios. Hemos cuantificado los beneficios derivados del intercambio en el sistema eléctrico regional desde junio del 2013 hasta diciembre del 2015. En ese período, los beneficios asociados totalizaron cerca de $305 millones. Si a eso le restamos los costos asociados derivados de la pertenencia al Mercado Regional, al final los beneficios netos son de $132 millones.

Para Costa Rica, ¿esta integración ha sido positiva, o no? ¿qué elementos sustentan eso?

Costa Rica ha podido colocar sus excedentes de energía en el mercado regional y obtener un precio por ello, lo que redunda en una reducción de precios para los usuarios finales. Las importaciones también han permitido al país reducir su tarifa eléctrica en comparación con lo que tendrían si no existieran esas importaciones.

Eso también ha permitido reducir el funcionamiento de las centrales térmicas, porque las importaciones –con seguridad– han desplazado generación térmica en Costa Rica, contribuyendo al éxito de la meta de que el país dependa solo de energías renovables.

¿Qué tan significativa es la participación de Costa Rica en exportaciones de energía en la región?

Es de los tres países con más intercambios en el mercado. El ICE (Instituto Costarricense de Electricidad) es muy activo comprando y vendiendo, le gustaría hacerlo más, pero hay limitaciones de transmisión de algunos de los países que le impiden colocar la energía excedentaria que tiene en algunos momentos.

En la balanza entre importaciones y exportaciones de energía, ¿cómo se encuentra Costa Rica históricamente?

Costa Rica suele importar energía en temporada seca, para abaratar el costo tarifario y evitar arrancar las unidades térmicas. Por otro lado, suele exportar en temporada húmeda los excedentes de hidroenergía.

¿Cómo ha impactado nuestra producción de energías limpias en el consumo de estas en el resto de los países centroamericanos?

El resto de los países de la región tienen una matriz menos diversificada hacia energías renovables y lo que suelen exportar es generación térmica.

En el caso de Costa Rica es distinto. Siempre toda la energía eléctrica que exporta Costa Rica son excedentes de generación hidroeléctrica, con lo cual prácticamente todas las exportaciones de Costa Rica son de energía limpia. De alguna forma, prácticamente todas las exportaciones de Costa Rica han contribuído a que el resto de países de la región tengan una matriz de consumo mucho más limpia y barata.

Costa Rica ha impactado en el consumo de energías limpias no solo a lo interno, sino también en la región...

Por supuesto. Toda la energía exportada por Costa Rica, consumida por el resto de los países, ha beneficiado el consumo de energía renovable en la región.

Ustedes hicieron algunas simulaciones sobre cómo se comportaría el Sistema en la próxima década...  ¿Cuáles podrían ser los principales beneficios que podríamos ver en los próximos años?

Correcto. Hicimos una simulación para saber cuáles podrían ser los beneficios a partir de diferentes niveles de integración del Mercado Eléctrico Regional. Constatamos que se va a producir una reducción de los costos en los servicios eléctricos conforme más avance el proceso de integración de los mercados.

Lógicamente eso exigiría avanzar en decisiones políticas sobre cuál es el grado de integración que se desea.

¿Qué retos deben solventarse para que eso suceda?

Nos preocupan un tema concreto: los beneficios económicos derivados de los intercambios –al ser de corto plazo– no llevan a redundar en reducciones en los costos en las tarifas eléctricas de los usuarios finales. En tanto no podamos poner en marcha la contratación de energía a largo plazo, eso no va a redundar en una baja de las tarifas para los usuarios finales.

Ustedes también señalan que hay una inclinación de los gobiernos  por el autoabastecimiento y no tanto por preocuparse por el mercado regional. ¿Por qué, si los beneficios regionales son altos, existiría esta preferencia?

Hay muchos condicionantes, entre ellos el tema de la seguridad energética es muy importante a la hora de decidir cómo se expanden, pero la confianza política a largo y mediano plazo también es muy importante. 

El mercado lleva funcionado plenamente a partir de junio del 2013, la infraesctructura se ultimó en setiembre del 2014. El mercado está madurando. Cuando los países puedan ver que el mercado funciona, va a generar la confianza necesaria para que haya una buena gradualidad para aprovechar más el sistema.

En cuanto al compromiso político, es equiparable al europeo y mayor que en el resto del mundo. La voluntad política que se demuestra en el tema eléctrico, muestra una voluntad política integradora que es difícil de observar en otras regiones del mundo.

¿Cómo puede "contagiar" Costa Rica al resto de países para potenciar más la generación de energía eléctrica por fuentes limpias?

Costa Rica es un referente a nivel mundial en energías renovables. Esa apuesta de Costa Rica puede, a través del proceso de integración, permear en el resto de los países. Ya lo está haciendo, porque la energía que exporta Costa Rica es renovable y porque muchos países están apostando con fuerza a las energías renovables.

Honduras, por ejemplo, quiere instalar 600 megavatios de energía solar. En Guatemala, las últimas licitaciones para nueva generación, están dirigidas a energía renovable. El Salvador también acaba de lanzar una licitación solar. Todos los países de la región están impulsando agresivamente la generación de energías eléctricas limpias.

Sostenbilidad y financiamiento