Sector industrial se moviliza para importar gas natural sin depender de Recope

Sector espera respuesta del Minae para valorar importación de LNG por su propia cuenta

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Después de meses de gestiones, el sector industrial ve más cerca que nunca la posibilidad de importar gas natural.

El 11 de junio pasado, el Tribunal Contencioso Administrativo aceptó un amparo de legalidad que obliga al Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) a pronunciarse, en un plazo de quince días hábiles, sobre la posibilidad de que el sector privado pueda importar gas natural licuado (LNG, por sus siglas en inglés).

Fue Vicesa S. A., empresa del Grupo Vical, fabricante industrial de productos de vidrio, la que presentó el amparo de legalidad.

El ministro de Ambiente y Energía (Minae), René Castro, indicó que su cartera aún no empieza la redacción de la respuesta al Tribunal.

El panorama actual

Entre los posibles escenarios, dijo Castro, está el de privilegiar a la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) en la importación de LNG.

La entidad autónoma está muy interesa en ese negocio.

Empero, proyecta ponerlo en práctica hasta dentro de 7 u 8 años, mientras el país logra acumular una demanda atractiva para abaratar los costos de la importación.

De ser así, Vicesa analizará otras acciones legales con sus abogados, advirtió Juan Pablo Mora, gerente de abastecimiento del Grupo Vical.

No obstante, aún hay esperanza para el sector industrial. Castro aceptó que al existir una empresa privada interesada en importar LNG, el balance cambia.

El jerarca, además, reconoció que ya está agotada la discusión sobre si el LNG es o no un derivado del petróleo: es claro que no es derivado del crudo. Esto, en principio, lo excluiría del monopolio de Recope.

Esa postura abre aún más la puerta de ingreso al producto, alternativa que ven con buenos ojos los industriales, el ICE y el sector transporte, para bajar sus facturas por combustibles para la generación de energía.

Según Carlos Montenegro, subdirector ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), todo hace prever que la importación de LNG por intermediación de empresas privadas está a la vuelta de unos cuantos meses.

El marco legal, adelantó el ejecutivo, no sería impedimento, por lo que la CICR no ve la necesidad de plantear un proyecto de ley.

Montenegro dijo que el sector concluyó, con ayuda de expertos, que el país cuenta con una Ley de Hidrocarburos moderna que, incluso, facilitaría la exploración de yacimientos de gas natural en Costa Rica.

Pero hay otro aspecto por resolver. Sobre la mesa está la reserva del sector de los combustibles que el país negoció con Estados Unidos en el Cafta.

La CICR manifestó la urgencia de que el Minae dé el primer paso para aclarar el ámbito legal de la importación.

Lo anterior sería fundamental para facilitar la definición de acciones a seguir para que Estados Unidos coloque a Costa Rica en tratamiento de libre comercio también en los combustibles.

Castro afirmó que una vez que se emita el criterio obligado por los juzgados, será más fácil definir la hoja de ruta para lograr que los estadounidenses vendan el LNG barato.

Demanda mayor de lo previsto

Aunque aún falta para que se dirima una parte en estrados judiciales, el tema de la importación del LNG, los industriales se preparan con números y cifras para hacerle frente a la compra del combustible que está revolucionando la matriz energética de Estados Unidos y República Dominicana.

Montenegro informó que ya hay ocho empresas privadas y una pública que, en conjunto, acumularían una demanda anual de 159.000 toneladas.

¿Serán pioneros?

La entidad pública es el ICE y entre las privadas, además de Vicesa, se cuentan la Florida Ice and Farm, Ticofrut, la Cooperativa de Productores de Leche Dos Pinos, Firestone, ArcelorMittal y, eventualmente, las empresas cementeras, que consumen grandes cantidades de combustible en su proceso de fabricación.

Según un estudio de la empresa canadiense Lavalin para Recope, el país consumiría cerca de 200.000 toneladas al año de LNG, pero hasta dentro de un lustro.

En tanto que los industriales aseguran que el país ya está preparado para consumir esa cantidad actualmente.

Más allá de la discusión legal, el gran tema que podría frenar la intentona empresarial es el costo que implica la importación del LNG.

El estudio de Lavalin para Recope indicaba un precio de entre $10 y $12 por millón de BTU de LNG, contra los $18-$20 que cuesta el búnker.

Empero, los últimos estudios del Minae tras las licitaciones fallidas que publicó Recope para adquirir LNG indican que el precio de ese producto importado en isotanques sería de $33,5 por millón de BTU, precio muy cercano a los $36,5 que cuesta la misma cantidad de diesel , lo cual no lo hace atractivo.

Montenegro dijo que el sector industrial requiere de LNG en estado líquido para gasificarlo de nuevo en plantas que habría que construir en el país, lo cual implica una millonaria inversión que solo realizarían los industriales cuando cuenten con seguridad jurídica, estado que el Minae aún no genera.

Escenario legal

Los industriales creen que marco legal favorece la importación de LNG:

Plan innecesario: La Ley de Hidrocarburos es moderna y ayuda a importación de LNG y exploración en el país. No se requiere de nueva ley.

Amparo: Tribunal obliga al Minae a pronunciarse sobre importación del LNG; de ser positiva la respuesta, se abre puerta a actores privados.

Consulta: Se valora instar a sector público a presentar una consulta a la Procuraduría para que indique si el LNG entra en monopolio de Recope.

Cafta: Comex indica que es Minae el que debe actuar primero para que el país pida a EE. UU. trato de libre comercio en importación de LNG.

Inconstitucionalidad: Sería alternativa acudir a la Sala IV, de ser necesario aclarar los alcances y los límites del monopolio de Recope.

Fuente Consultas CICR, Minae.

Sostenbilidad y financiamiento