Empresas y sindicatos estadounidenses están cerca de un acuerdo sobre reforma migratoria

Nuevo programa de visas traerá a 200.000 trabajadores poco calificados por un año al país.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Representantes empresariales y labores estadounidenses estaban este viernes a punto de resolver puntos espinosos, sobre un nuevo programa de trabajadores poco calificados, que habían amenazado con estancar las negociaciones de una drástica reforma de la ley de inmigración en el Senado, dijeron funcionarios.

El senador demócrata Chuck Schumer, de Nueva York, que ha patrocinado las conversaciones entre los líderes de la central sindical AFL-CIO y la Cámara de Comercio, dijo en una declaración que las negociaciones están "muy cerca, más cerca que nunca (de un acuerdo) y nos sentimos muy optimistas" . El legislador indicó que aún quedan unos cuantos puntos pendientes.

Las conversaciones se estancaron la semana pasada a raíz de una diferencia sobre los salarios para los trabajadores en el nuevo programa, y los senadores abandonaron la ciudad en un receso de dos semanas, dejando el asunto en el limbo. Pronto se suscitaron las acusaciones entre la Cámara de Comercio y el AFL-CIO, que se señalaron mutuamente de tratar de que fracase la reforma de inmigración, dando pocas luces a la posibilidad de una solución.

Nuevo aire

Las conversaciones se reanudaron esta semana, y ahora los representantes de ambas partes afirman que el asunto salarial ha quedado ampliamente resuelto. Ese acuerdo allanaría el camino para que el grupo bipartidista de senadores anuncie el 8 de abril el anteproyecto de una drástica reforma de la ley de inmigración que reforzaría la frontera y sancionaría a la patronal, a la vez que renueva el sistema legal de inmigración y establece el inicio de un proceso de ciudadanía para 11 millones de inmigrantes que actualmente viven sin autorización en Estados Unidos.

"Nos sentimos muy optimistas sobre la inmigración: Los aspirantes a la nacionalización estadounidense recibirán la información sobre los pasos que deberán a seguir para la ciudadanía que se merecen y podremos modernizar el 'flujo futuro' sin que se reduzcan los salarios a los trabajadores locales, al margen de los documentos que puedan portar" , destacó el portavoz del AFL-CIO, Jeff Hauser, en una declaración. El "flujo futuro" se refiere a la llegada de futuros inmigrantes con autorización legal.

El nuevo programa de visas traerá a 200.000 trabajadores poco calificados por un año al país. El número de visas podría fluctuar según la demanda laboral y los trabajadores podrían cambiar de empleo y podrían solicitar residencia permanente. Bajo las actuales normas de trabajadores temporales, éstos no pueden cambiar de patrón y carecen de posibilidades para solicitar la residencia estadounidense y la ciudadanía.

Las nuevas visas podrían abarcar a decenas de profesiones en sectores como la prestación de cuidados a largo plazo y hotelería. Actualmente no hay manera de que los empleadores puedan traer ese tipo de empleados a Estados Unidos. Un programa vigente de visas para trabajadores no agrícolas con bajo salario tiene un límite de 66.000 personas anualmente y supuestamente sólo sirve para postularse a empleos provisionales o en demanda por temporadas.

Sostenbilidad y financiamiento