ELECCIONES 2014

Empresarios piden a candidatos profundizar en propuestas para aumentar competitividad

Segunda ronda alarga suspenso para el sector productivo durante el primer trimestre del año


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Meses de debate no fueron suficientes para que los candidatos Johnny Araya, del Partido Liberación Nacional (PLN), y Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC), despejaran las interrogantes del sector empresarial con respecto a sus propuestas para aumentar la competitividad del país.

Las dudas en torno a puntos claves para el empresariado, como el costo de la electricidad y el acceso al crédito para las pequeñas empresas, hacen que el ambiente de incertidumbre amenace con extenderse hasta abril.

"Recibo los resultados con mucha cautela y vigilante de todo lo que suceda de aquí en adelante, definitivamente estamos en periodo de alerta los próximos dos meses, con medidas de precaución", comentó Guillermo Piedra, empresario turístico e inmobiliario responsable del desarrollo Portasol.

Entre las prioridades en la agenda del sector productivo está el costo de la electricidad. Para las empresas industriales –cuya actividad es intensiva en el uso de energía–, la factura de electricidad puede llegar a representar hasta un 50% de sus costos totales.

El gobierno de Laura Chinchilla impulsó, sin éxito, el proyecto de Contingencia eléctrica que pretendía lograr cambios en el modelo de generación y comercialización de la energía en el país.

Otro elemento que preocupa al sector productivo y que tuvo mayor presencia en el debate electoral fue la simplificación de trámites. Aquí la mayoría de los candidatos se han expresado a favor de una mayor agilidad del aparato estatal, sin embargo, los planteamiento parecen ser muy superficiales todavía para el empresariado.

"El punto medular es el cómo. ¿Cómo van a trabajar para reducir trámites relacionados con los registros sanitario del Ministerio de Salud", puntualizó Martha Castillo, vicepresidenta ejecutiva de la Cámara de Industrias.

Para los empresarios del la industria agroalimentaria, las dudas giran en torno al nivel de aranceles que pagan por la importación de insumos e ingredientes no producidos en el país, y la mayor integración comercial con Centroamérica y Panamá.

“Esperamos que el próximo Gobierno esté dispuesto a trabajar en equipo con el sector privado, en la búsqueda de soluciones y ejecución de las políticas y programas que están orientados a resolver los problemas de competitividad que tiene el país”, detalló José Manuel Hernando, presidente de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria, (Cacia).

La posición en cuanto al esquema cambiario de ambos candidatos también estará en el radar de los empresarios. La apreciación del colón ha sido un golpe para los exportadores y el sector turístico.

"Estaremos muy atentos del comportamiento del tipo de cambio, ya que somos de las empresas que la mayor parte de nuestras ingresos son en dólares y la mayor parte de los gastos son en colones", mencionó Piedra.

"La Cámara Nacional de Turismo, en forma conjunta con Cámaras y Asociaciones afines al turismo, hace un llamado para que el próximo Gobierno tenga un enfoque más agresivo de lo que trabajará en torno a esta actividad. Esta industria es la que mayores beneficios produce a Costa Rica en temas de empleo y divisas, por lo que solicitamos al futuro gobernante ser consecuente en velar por las necesidades del gremio", enfatizó Isabel Vargas, Presidenta de Canatur.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Exportadores, Mónica Segnini, se sintió satisfecha de que Araya y Solís sean los "clasificados de la contienda".

"Los dos se han mostrado a favor de las concesiones y eso nos da mucha tranquilidad. Lo que hay que hacer con el país es agregarle ingredientes no cambiarlo", dijo Segnini.

A su criterio, los temas cruciales son el muelle de contenedores de Moín, la consolidación de los encadenamientos productivos, así como el fortalecimiento y seguridad de las zonas francas.

Segnini mostró preocupación por la forma tan repartida en que quedó, una vez más, la Asamblea Legislativa.

"Nos preocupa saber cuáles serán los proyectos prioritarios si no hay vocación para el diálogo", añadió.

A su criterio, los temas primordiales son la reforma al reglamento legislativo, reforma al Código Procesal Laboral, la ley de electricidad y los préstamos para infraestructura.

Randall Murillo, director ejecutivo de la Cámara de la Construcción se manifestó muy contento por el proceso democrático.

Murillo señaló que les interesa ahondar con los dos candidatos temas de su interés como infraestructura y la capacidad de ejecución del Gobierno para mejorar la calidad.

Además, un tema que para él ha estado muy oculto en campaña que es el de vivienda.

"En muchos años el tema de vivienda incluso eligió presidentes. En esta campaña nos faltó discusión. Quisiéramos escucharlos en estos dos meses antes de la segunda ronda", dijo.

Lo mismo que el tema de la tramitomanía, por lo que esperan que haya un esfuerzo de ambas tendencias para avanzar como país.

La casa divida

Mientras Araya y Solís todavía batallan por convertirse en los nuevos inquilinos de Zapote, las dudas en torno a la composición de la nueva Asamblea Legislativa se han despejado en gran parte.

El PLN, PAC, Frente Amplio (FA) y la Unidad Social Cristiana (PUSC) se dividirán en proporciones similares la mayoría de los escaños en el Congreso. Una distribución que hará necesario forjar alianzas sea quien sea que se haga con la Presidencia de la República.

"Las fracciones tienen posiciones distintas en temas fundamentales. Sin un candidato con una mayoría clara el diálogo en el Congreso será difícil. Se va a tener que invertir mucho esfuerzo para que las posiciones de los sectores empresariales, en un diálogo abierto, sean escuchadas", estimó Castillo.

Sostenbilidad y financiamiento