Columna tributaria: Facturar en colones o en dólares


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

La entrada en vigencia de la nueva normativa de la facturación electrónica ha generado dudas con respecto a la obligatoriedad de facturar en colones. ¿Qué pasará con las obligaciones en moneda extranjera? En una economía parcialmente dolarizada como la nuestra, la respuesta a esta pregunta resulta importantísima tanto desde el punto fiscal como contractual.

VEA: ¿Qué es y cómo funciona la factura electrónica?

La ley permite pactar obligaciones en moneda extranjera. No obstante, contablemente se tiene la obligación de llevar los registros en colones. Siendo que el resultado contable es la base sobre la que se determinan las obligaciones tributarias, la Ley del Impuesto sobre la Renta estableció que las obligaciones pactadas en moneda extranjera se traducirán al tipo de cambio de la fecha de transacción. Las diferencias cambiarias resultantes de dicha traducción darán un diferencial que –con las limitaciones normativas que aún tiene la legislación– serían gravables o deducibles.

La obligación de indicar el valor en colones en la factura es un requisito que no es nuevo. No obstante, la práctica comercial se había consolidado bajo una dinámica dolarizada, mientras se tuviera el tipo de cambio aplicable a la fecha respectiva. De esta forma, la diferencia radica en que tal práctica ya encuentra una norma formal –la de facturación electrónica– que podría dejar un vacío contractual.

LEA: Nueve soluciones de factura electrónica para grandes empresas, pymes y profesionales

La Ley Orgánica del Banco Central establece que los contratos en moneda extranjera “podrían ser pagados a opción del deudor, en colones computados según el valor comercial efectivo que, a la fecha del pago, tuviera la moneda extranjera adeudada…”. La Ley otorga potestad al deudor, por lo que si hay una obligación pactada entre las partes de mantener el valor en dólares, independientemente de la fecha de pago, resulta válido, eficaz y exigible.

Lo recomendable será sustentar dicha obligación contractualmente para que el vendedor no sufra la pérdida derivada de un acuerdo en moneda extranjera.

Sostenbilidad y financiamiento