Arroceros y el INS exploran subsidio a seguros de cosechas

Comisión valora opciones para reducir costo del seguro de cosechas y proteger más sembradíos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La Corporación Arrocera Nacional (Conarroz), el Instituto Nacional de Seguros (INS) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) integraron una comisión mixta que estudia las opciones para crear un subsidio a la prima del seguro de cosechas.

El trabajo del panel se inició hace un mes y ya está listo su primer fruto: un nuevo programa de aseguramiento más barato para los arroceros.

El INS redujo en ¢42.000 por hectárea la prima que deben adquirir los arroceros, para un costo final de ¢127.000 por hectárea, según datos de Conarroz.

Pese al rebajo, Conarroz cree que el costo del aseguramiento de la cosecha es aún elevado pues se requiere vender seis sacos por hectárea para cubrir el costo de la prima. Esto se constituye en una barrera para los pequeños agricultores.

Por esto trabajan para que la comisión genere un mecanismo para reducir el precio del aseguramiento de cada hectárea.

De las 52.000 hectáreas de arroz cultivadas a la fecha, solo entre un 10% y un 15% están aseguradas.

El porcentaje es la mitad del área que se aseguró entre el 2008 y el 2009, cuando el gobierno de Óscar Arias decidió subsidiar la prima del seguro de cosechas como parte del paquete de medidas del “Plan Escudo”.

Sin consenso

La premura no ha facilitado que los productores, el MAG y el INS se acerquen a un acuerdo sobre el mecanismo para subsidiar la prima a pagar por el seguro de cosechas.

Las diferencias son notorias entre las partes. Conarroz quiere que el INS utilice una reserva de ¢14.000 millones– generada por los excedentes de las pólizas de aseguramiento de cosechas– para subsidiar las primas.

Empero, la entidad autónoma afirma que se requiere la aprobación de un proyecto de ley que permita ese uso para la reserva.

Esa versión es la de los productores pues no fue posible contactar a ningún vocero del INS para conocer la posición de la empresa, pese a que se hizo la solicitud a través de su oficina de prensa.

El proyecto en cuestión ya está presentado; lo puso a despacho el diputado Luis Vásquez, de la Unidad Social Cristiana (PUSC), pero no satisface al MAG.

El punto que disgusta al ministerio es que, además de la reserva de los ¢14.000 millones, el proyecto propone que se destine un porcentaje del presupuesto del MAG, de la Corporación Bananera Nacional (Corbana), de la Liga Agrícola Industrial de la Caña (Laica), entre otras entidades, a un fondo para el subsidio.

En lugar de ese proyecto, el MAG impulsa que se rescate del archivo una iniciativa que presentó el viceministro de Agricultura, Joaquín Salazar, en sus años de diputado (2006-2010).

En ese plan se propone que el costo del subsidio se cubra con una transferencia del presupuesto público, aunque el propio Salazar reconoce que en tiempos de crisis fiscal es imprudente comprometer recursos del Estado.

Para la dirigencia arrocera, la iniciativa del PUSC no tendría éxito en la práctica, pues pretende que las aseguradoras privadas que operan en el país puedan ofrecer el seguro de cosechas. Tal propuesta, afirmó el dirigente arrocero Róger Madriz, está destinada al fracaso porque ese seguro es de carácter solidario y no comercial.

Un punto de acuerdo

Entre todas las diferencias sobre el subsidio surge un punto donde el MAG y arroceros coinciden.

Se trata de la posibilidad de evaluar nuevos productos de aseguramiento de cosechas.

En el seno de la comisión mixta ya se propuso explorar si en Costa Rica tendría éxito ofrecer el seguro paramétrico.

La ventaja que representaría este nuevo producto es que ofrece una metodología más precisa para calcular el riesgo de las cosechas, pues consta de índices medibles y corroborables.

Los productores y el Gobierno también coinciden en que facilitar el acceso a seguros permitiría no solo el fomento de la actividad arrocera, sino, un salto a prácticas más modernas de cultivo con el objetivo de reducir los riesgos.

Subsidio y la OMC

Sin restarle mérito a la creación de otro tipo de pólizas, un sector de la dirigencia arrocera sostiene que el Gobierno no puede eludir el debate en torno al posible subsidio a la prima del seguro de cosechas de los arroceros, entre otras razones, porque es requisito obligatorio para que los productores tengan acceso al crédito de los bancos comerciales.

Según el productor y dirigente Óscar Campos, el aumento de las pérdidas de los arroceros a causa del cambio climático y el consecuente encarecimiento de los seguros por la elevada tasa de siniestralidad en las cosechas, propician el contexto adecuado para debatir el subsidio.

La implementación de la prestación asistencial no causaría problemas al país en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC), siempre que se plantee como una necesidad para defender la seguridad alimentaria del país, recomiendan los productores del grano.

El 19 de junio del 2012 el Comité de Agricultura de la OMC llamó la atención a Costa Rica por no cumplir su compromiso de reducir los subsidios al arroz que, según el órgano de Naciones Unidas (ONU), sumaron $104 millones en el 2011.

Para el 2013, los subsidios al sector arrocero se estimaron en $75 millones, por lo que está latente la posibilidad de una nueva denuncia contra Costa Rica ante la OMC.

Sin embargo, el viceministro Joaquín Salazar afirmó que la mayoría de países del mundo subsidian a su agricultura.

Por esto, dijo, es improbable una sanción del ente rector del comercio mundial.

No en vano los productores reconocen en el INS y en el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís una apertura sin precedentes para negociar el subsidio al seguro de cosechas.

¿Por qué crear otro subsidio arrocero?

Riesgo crece: El cambio climático amenaza más a las cosechas que en épocas pasadas, por lo que los seguros se vuelven indispensables.

Alto costo de pólizas: Después del rebajo en el precio las pólizas cuestan a los arroceros cerca de ¢127.000 por hectárea, costo que no pueden asumir los pequeños arroceros, por lo que un subsidio del Estado sería la alternativa. Del total del área sembrada de arroz, solo entre un 10% y un 15% está asegurada en la actualidad. El porcentaje ha decrecido con respecto a los años 2008 y 2009.

Requisito bancario: Además del aumento en los riesgos climáticos, el seguro de cosechas es requisito para que los productores accedan a préstamos.

Sin fines de lucro: El seguro de cosechas tiene características de aseguramiento solidario, por lo que esto lo haría poco atractivo para que aseguradoras privadas lo ofrezcan.

Fuente Entrevista a miembros de Conarroz.

Sostenbilidad y financiamiento