Impuesto a casas de lujo recolecta apenas la tercera parte de lo esperado

Viceministro de Hacienda reconoce dificultades para detectar a todos los posibles contribuyentes


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En el 2013 el impuesto a las casas "de lujo" (también conocido como impuesto solidario) permitió recuadar ¢3.998 millones, apenas la tercera parte de los ¢12.000 millones que se esperaba recaudar por los diputados cuando se discutió el proyecto en la Asamblea Legislativa.

La causa de los malos resultados es clara: el Ministerio de Hacienda no logra detectar a los posibles contribuyentes por complejidades técnicas, según lo reconoce el viceministro de ingresos, Fernando Rodríguez.

"Si bien no es posible esconder las viviendas para evitar valorarlas, no se ha logrado identificar a todos los posibles contribuyentes de este impuesto. La cantidad de contribuyentes ocultos en este tributo es  proporcionalmente mayor que en otros, lo que obliga a un trabajo de fiscalización más extensivo, que consume más recursos a nivel nacional", sostiene el funcionario.

Rodríguez anunció que para el cobro del impuesto a las casas de lujo del 2015 el Ministerio de Hacienda espera un crecimiento, con respecto al 2014, del 20%, para ascender a entre los ¢4.400 y ¢4.500 millones.

La siguiente gráfica muestra la evolución de lo recolectado en este tributo desde que inició su cobro hasta mayo del 2014:

El gobierno de Óscar Arias (2006-2010) ejecutó y publicó la norma que creó este impuesto en el 2009, el cual que se aplica progresivamente sobre las casas con un valor superior a los ¢121 millones. Su aplicación terminaría en el 2020.

El dinero recolectado se debe utilizar, por orden legal, en proveer vivienda digna a las personas de bajos recursos. Según reportes del Banco Hipotecario de la Vivienda, se ha ejecutado el 70% de lo transferido a ese órgano, y se viene utilizando en bonos de vivienda y bonos comunitarios, como lo ordena la ley. Estos últimos crean infraestructura de uso comunal, como parques.

¿Harán algo?

El viceministro dio a conocer ciertas medidas para mejorar la recaudación del tributo. Según él, la Dirección General de Tributación trabaja en revisar las declaraciones anteriores del impuesto y ubicar a los contribuyentes que se han ocultado del cobro.

"Estamos analizando la posibilidad de tener acceso a información relevante de otras instituciones públicas para hacer controles cruzados con esa información. Daremos a conocer estas fuentes de información, una vez que tengamos la certeza de que podemos tener acceso a ella. Vamos a revisar los datos de la reciente encuesta de ingresos y gastos del INEC, para revisar los gastos que las familias hacen por el pago de sus viviendas (alquileres y préstamos bancarios) para determinar la cantidad de familias que pagan montos elevados de alquiler, con el fin de identificar el tamaño de los potenciales contribuyentes y tratar de ubicarlos territorialmente. Eso nos permitirá concentrar nuestros esfuerzos de ubicación y fiscalización en aquellos cantones con más potencial.", informó Fernando Rodríguez.

Sostenbilidad y financiamiento