José María Villalta: “Un revolucionario con vena política”

Candidato a la presidencia por el Frente Amplio


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Entre ese grupo fuerte de oponentes al Combo ICE, a finales del siglo pasado y principios de este, había un joven universitario, delgado, con pelo largo que se destacaba por sus argumentos a la hora de discutir el polémico tema.

José María Villalta Flórez-Estrada formaba parte del directorio de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica y se opuso de forma tenaz a la propuesta del entonces presidente, Miguel Ángel Rodríguez, de reformar esa institución.

Ahí comenzó Villalta a fortalecer su carrera respaldando a los movimientos sociales y en pocos años, al terminar su carrera de derecho, se convirtió en pupilo del exdiputado José Merino del Río, en el partido Frente Amplio.

Pero esa pasión por los movimientos sociales ya afloraban desde la secundaria, según cuenta el médico Juan Urruela, su compañero del Metodista y amigo.

“Desde entonces ya tenía características y conductas de mejorar el espacio, el ambiente y el mundo. Siempre muy idealista”.

Sus amigos y compañeros de trabajo coinciden en su inteligencia, en su capacidad de análisis y su visión a futuro.

“Es un ejemplo a seguir por parte de la juventud por su esfuerzo, ánimo y perseverancia, siempre actuando y sin dejarse cohibir”, dice su compañera de oficina en El Congreso, Gloriana Martínez.

¿Inflexible o se moderó?

El historiador y político Vladimir de la Cruz dice que Villalta tiene las virtudes y los defectos de la izquierda.

Las virtudes como la ilusión, la esperanza, fe en las posibilidades de justicia social, de un nuevo Estado y de ser un atractivo para los sectores juveniles que pueden identificarse con el deseo de cambiar el mundo y hacerlo mejor.

En el reverso de la moneda, los defectos que enumera son autoritario, inflexible, rodeado de gente de tradición comunista ortodoxa que en su criterio no le va a permitir fácilmente procesos de flexibilidad, negociación política, acuerdos viables y necesarios, así como sectarismo.

“Su postura política lo conduce a tomar decisiones autoritarias, como se ha puesto en evidencia en el conflicto con Jorge Arguedas (candidato a diputado por FA)”, dice.

Su amigo Urruela, lo defiende y rechaza que sea autoritario, y más bien asegura que tiende mucho a buscar puntos en común y llegar a acuerdos.

“No es cerrado y autoritario, sí es muy firme con sus convicciones y eso puede confundir a la gente, pero es muy respetuoso de los puntos de vista ajenos”.

De la Cruz, quien pertenece a una izquierda moderada, los llama imitadores de modelos políticos que no resuelven la vida de la democracia latinoamericana.

“Son permeables a copiar la parte autoritaria de esos modelos, que como en Venezuela o Nicaragua, pueden ser útiles al ejercicio de un poder autoritario en democracia”, dice el historiador.

Su amigo de la universidad Josué Arévalo dice que Villalta ha madurado desde esa época y que ahora igual toma posiciones, pero escucha mucho antes de brindar una opinión.

Es tímido

Aunque Villalta opina de mucho y más ahora como candidato del Frente Amplio, en la mesa con amigos más bien escucha.

La gente cercana lo dibuja como cálido, amoroso y a veces hasta tímido, al punto de sonrojarse por algún momento incómodo.

“Comparte como uno más, siempre está alegre. Le gusta observar que todo el mundo esté contento”, dice su compañera de oficina Claudia Arroyo.

A Villalta le agradecen su lealtad, sinceridad, honestidad y sobre todo su sencillez, pues a pesar de su juventud, no es ni de comprar marcas ni de ostentar.

Sus amigos y compañeros se sienten cómodos con él, porque le pueden decir las cosas de frente y no se lo toma personal.

“Es muy terco, cuando se empeña en algo insiste hasta lograr ese algo; pero cuando se equivoca, siempre tiene la humildad de aceptar que se equivocó”, dice su amigo Arévalo.

Villalta es un trabajador incansable, incluso envía correos electrónicos en las madrugadas.

Le gusta que le propongan ideas y que sus colaboradores vayan más allá.

Tras la muerte de Merino, es la cara visible del FA y en las encuestas aparece disputando el segundo lugar en intenciones de voto. Como dice De la Cruz, ningún candidato de izquierda como él ha tenido tanto reconocimiento en encuestas públicas, en la historia del país.

Formación académica

- Estudios: Licenciatura en Derecho de la Universidad de Costa Rica.

- En Universidad: Representante estudiantil de la Asociación de Estudiantes de Derecho de UCR ante el Consejo Superior Estudiantil (1997-1998). Representante estudiantil ante el Consejo Universitario e integrante del Directorio de la Federación de Estudiantes de la UCR (1998-2000).

- ¿Qué lee?: Algunas novelas históricas, leyes, política y publicaciones sobre medio ambiente.

- ¿Quién lo inspira?: El fundador del Frente Amplio, José Merino del Río, que era ateo y su abuelo materno que era un peruano de religión católica.

- Idiomas: Español e inglés.

Trayectoria

- Ambientalista: Conductor e investigador del programa Era-Verde de Canal  15 de la Universidad de Costa Rica (2001-2009). Integrante del grupo “Pensamiento Solidario” dedicado al análisis crítico de los contenidos del TLC con Estados Unidos y la denuncia sus consecuencias negativas para el país (2003-2007). Apoyo legal y acompañamiento a comunidades locales que luchan por la defensa del ambiente (2003-2009). Participación en charlas, exposiciones, conferencias, talleres debates y cursos sobre legislación ambiental y la problemática socioambiental del país (2003-2009). - Política: Diputado del partido Frente Amplio (2010-2014). Asesor parlamentario en la Asamblea  (2000-2010).  Integrante del Movimiento Patriótico de Lucha contra el TLC (2003-2007).

Sostenbilidad y financiamiento