La ruta viable de Laura Chinchilla

Para el último año, la Presidenta deberá concentrarse en una agenda corta, pero posible de lograr

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El último año de una administración suele ser considerado el periodo menos productivo, por estimarse la puerta de salida y transcurrir de forma paralela al año electoral.

Pero también puede verse como el último capítulo de un libro, donde la calidad del desenlace depende de la capacidad del autor.

La presidenta Laura Chinchilla puede tomar cualquiera de los caminos a partir de ahora.

Si escoge el primero, cerremos el libro y apaguemos la luz, pero si es el segundo, tendrá que definir una agenda concreta y viable.

EF consultó a politólogos, sociólogos, líderes empresariales y diputados de distintos partidos para explorar las metas realistas en estos 12 meses.

Tienen que ver con los temas planteados en el Plan de Gobierno: seguridad, bienestar y protección a los más vulnerables, empleo y producción, ciencia e innovación, ambiente, así como relaciones exteriores.

Además, el tema fiscal, al que la mandataria le dedicó gran parte de sus esfuerzos en estos tres años y le ha resultado un fiasco.

Los entrevistados arrojan varios temas en los que la Presidenta debe enfocarse; entre otros, la prevención del delito, afianzar la red de apoyo a menores y ancianos, revivir la Banca de Desarrollo y dar señales a los empresarios con la disminución de costos de los servicios y materias primas.

Hay espacio para acciones como cerrar la brecha digital y garantizar el derecho al agua. A nivel internacional, acercarse a la región, especialmente a Nicaragua, y en el polémico tema fiscal, impulsar una reforma de consenso.

En este menú sobresalen los temas legislativos. Dado el relativamente reducido tiempo que queda, es poco el margen para ejecutar acciones, y es más la posibilidad de dejar reformas.

Por ejemplo, en infraestructura, tras la caída de la concesión de la vía a San Ramón, es poco probable que se puedan emprender grandes proyectos, pero se pueden plantear reformas al MOPT y a las expropiaciones.

Productores a la expectativa

Los empresarios apuntan a que la gobernante impulse obras de infraestructura, combata más la tramitomanía y baje costos de materias primas y servicios.

La presidenta de la Cámara de Exportadores (Cadexco), Mónica Segnini, dijo que en infraestructura, las prioridades son concretar los corredores logísticos Pacífico Norte y Caribe Norte que han pedido hace años y cuyo financiamiento es respaldado por un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Junto con esto, doña Laura tiene la enorme oportunidad de dejar planteada la solución para el tema de concesión de obra pública”, añadió Segnini.

Por su parte, la Cámara de Industrias insiste en que Chinchilla debe dar un mensaje claro al sector productivo de apoyo en cuanto a las necesidades que existen.

Le piden al Ejecutivo que logre bajar los precios de la energía eléctrica, las materias primas y los combustibles, para mejorar los costos de producción.

Aunado a esto, reclaman que se siga trabajando el resolver la tramitomanía. Costa Rica está en el puesto 110 de un total de 185, según el Doing Business, que mide cuán difícil es abrir y manejar negocios, en relación con la regulación vigente.

El sector espera que el país se posicione al menos en los primeros 100 lugaresy tiene puesta la esperanza en que los diputados aprueben el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

El proyecto está pendiente en la Asamblea y el Ejecutivo aún negocia con la oposición. Se esperaba que se aprobara antes del 1 de mayo, lo que no ocurrió.

Poquito, pero bendito

El politólogo Francisco Barahona es del criterio de que en muchos temas ya es tarde para el gobierno de Chinchilla, por lo que cree que debe dedicarse a los aspectos tangibles.

“En muchas áreas ya lo que haga no tendrá repercusiones. Debe dedicarse a cosas concretas y viables”, dijo Barahona.

Aunque efectivamente ya se está en un año electoral y todas las agrupaciones políticas están mirando hacia las elecciones del 2014, los acuerdos siguen siendo posibles para el Poder Ejecutivo.

¿Pero qué tipo de acuerdos puede lograr en este año?

El director del programa Estado de la Nación, Miguel Gutiérrez Saxe, insiste en que el último año genera el escenario para que el Gobierno llegue a acuerdos políticos de largo alcance.

“Se logra con una buena actitud frente al diálogo. En Guatemala, por ejemplo, cinco partidos acordaron en el último año una reforma fiscal mínima, pero de consenso y prioritaria. Claro, si la gente saca pecho se arruina cualquier posibilidad”, agregó.

Diputados de oposición como Juan Carlos Mendoza, del Partido Acción Ciudadana (PAC), y José María Villalta, del Frente Amplio, coinciden en que ellos esperan que mediante el diálogo, por parte del Ejecutivo, se logre avanzar con temas en la Asamblea Legislativa.

De todo el abanico de propuestas y de necesidades que tiene el país, el Ejecutivo deberá afinar bien el lápiz y concentrar los esfuerzos para concretar algunos y dejar encaminados otros para el próximo Gobierno.

El reto está en dejar escrito un buen desenlace al libro de esta administración o cerrarlo desde ahora y apagar la luz.

Las promesas y las últimas metas

Las siguientes son las principales propuestas del Gobierno en el 2010 y los temas viables para el 2013:

Propuestas en el Plan de Gobierno

Prioridades según los sectores

Seguridad: Recuperar la paz y la seguridad en los barrios y hogares, en las calles, sitios de trabajo y espacios públicos.Se comprometió a que el país tuviera una policía renovada, fuerte y equipada, a luchar contra la impunidad, contra el narcotráfico y el crimen organizado. Además, a generar programas para la prevención del delito.

Prevenir delitos: Profundizar la lucha contra el narcotráfico y crimen organizado. Disminuir las violencias al interior del país. Mejores señales para que la gente no se sienta insegura. Atender a la población carcelaria cuya situación es considerada una bomba de tiempo. Más atención a iniciativas para la prevención de la delincuencia, protección y atención a los más vulnerables.

Bienestar y protección de los más vulnerables: Impulsar tres programas sociales: Red de Cuido, para menores y adultos mayores, Comunidades Solidarias, Seguras y Saludables y el Programa de Atención Integral y Reducción de Hogares en Extrema Pobreza. Además, seguir fortaleciendo y mejorando el Programa Avancemos y las Pensiones del Régimen no Contributivo.

Afianzar red apoyo a menores y ancianos: Debe consolidar la red, con más centros de acogida a bebés y ancianos, con un impacto más contundente, que con su salida garantice que queda funcionando, activo y perfilado. Impulsar proyectos en materia de desarrollo e infraestructura vitales para el país. Dedicarse a reducir más la pobreza.

Empleo y producción: Se comprometió a reducir el desempleo, a un crecimiento económico con apoyo a los micro, pequeños y medianos empresarios y desarrollar nuevos mecanismos financieros. Apoyar al desarrollo del cooperativismo, solidarismo, agricultura, industria y turismo, así como los grandes lineamientos de las políticas monetaria, fiscal y crediticia.

Banca de desarrollo y mejores costos: Enfatizar en empleo para jóvenes. Revivir Banca de Desarrollo. Tras la firma de tratados comerciales apoyar a productores para que se beneficien del libre comercio. Dar señales a empresarios en bajar los costos de electricidad, materias primas y combustibles, mejorar la tramitomanía. Concretar obras de infraestructura y aprobar Acuerdo con Europa.

Ciencia, innovación y emprendimiento: Fortalecer la inversión nacional en investigación, con mayor énfasis en la innovación, en el vínculo entre los centros de investigación y las actividades productivas y crear una economía que apoye y estimule el emprendedurismo. La incorporación de la ciencia y la tecnología en los procesos productivos.

Cerrar brecha digital: Impulsar el conocimiento en los jóvenes sobre temas que demandan las transnacionales y orientarlos en temas como agro, conservación, manejo de las ciencias sociales. Aumentar inversión en desarrollo e investigación. Puede tratar de estimular proyectos como la Internet ultrarrápida que Racsa procura desarrollar, o iniciativas de Fonatel para reducir la brecha digital.

Ambiente: Construir un modelo de desarrollo que haga de la riqueza ambiental uno de los motores del crecimiento económico. Crear un Plan Nacional de Ordenamiento Urbano, fortalecer las áreas de protección, resguardar y asegurar el recurso hídrico y prevenir la contaminación. Impulsar al Estado como comprador de tecnología y proveedor de servicios.

Agua, energía y parques: Impulsar reforma constitucional para garantizar el derecho humano al agua y resucitar la ley de recurso hídrico por iniciativa popular. Hay un tema polémico con la legislación de energía, que fue prioridad y se relegó, pero se requieren decisiones (geotermia, energías limpias, monopolio de Recope). Detener el deterioro y destrucción de los parques nacionales.

Relaciones exteriores: Continuar la destacada participación de Costa Rica como promotor de paz y democracia. Con Nicaragua y Panamá promover una activa agenda para el desarrollo conjunto de las zonas fronterizas mediante las comisiones y encuentros binacionales. Más proactivos en temas que competen a América Latina y el Caribe.

Acercarse a la región: Fortalecer relaciones con Centroamérica, en especial con Nicaragua, y con el resto de América Latina. Dar pasos más contundentes en materia de cambio climático a nivel internacional y hacer prevalecer sus posiciones pacifistas. Continuar la preparación para la presidencia pro témpore de la Celac que asumirá Costa Rica en el 2014.

Fiscal: No fue incluido en el Plan de Gobierno, pero ocupó varios meses de la agenda presidencial. La Presidenta se refirió al Plan Fiscal en su segundo informe de labores 2011-2012 y lo calificó de “indispensable”. La gobernante dijo que si no generan recursos adicionales para el Estado, se pondrá en serio riesgo la sostenibilidad de nuestro modelo solidario.

Un proyecto de consenso: Enviar a la Asamblea Legislativa un proyecto fiscal menos ambicioso que el que colapsó el año pasado, en donde se rescaten los puntos de mayor consenso. Aunque sea continuar con la discusión. Además, mejorar la recaudación fiscal e insistir en mecanismos para lograrlo.

Fuente Entrevistas.

Sostenbilidad y financiamiento