Legales: El contrato de franquicia como práctica para prevenir conflictos

Hay varios temas que deben considerarse y regularse desde el inicio de la relación

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

La globalización ha permitido que el contrato de franquicia sea, cada día más, un instrumento eficiente para tener acceso a mercados en diferentes localidades y puntos geográficos.

En mi experiencia como profesional en derecho,  he estado en ambos lados de ring , tanto apoyando al franquiciador como al franquiciado, y he aprendido que hay una serie de temas que deben contemplarse. Estas situaciones que se presentan con frecuencia es mejor preverlas y regularlas desde un inicio en el contrato de franquicia para evitar conflictos.

En el caso de una franquicia, el  contrato se da entre dos empresas económicamente independientes donde la franquiciadora cede para su explotación comercial un derecho de uso de una marca, logo, nombre comercial, patente, modelo de negocio, método, técnica, conocimientos adquiridos, “saber hacer”, y propiedad intelectual, a la franquiciada, por un término de tiempo y en un espacio geográfico determinado, a cambio de una prestación directa o indirecta que suele ser un canon inicial, que se complementa con pagos subsecuentes atados a las ventas, regalías o royalties

En el contrato inicial deben considerarse aspectos como  derechos y responsabilidades de cada parte, los cuales tienen que estipularse diáfanamente. 

Debe quedar claro que se trata de empresas independientes y que las contingencias jurídicas, laborales, fiscales u otras que tuviere potencialmente una de las partes no afecta a la otra.  Una buena redacción del contrato es necesaria para aclarar que no existe un grupo de interés económico entre ambas partes, para lograr tener claridad en el ámbito laboral sobre quién es responsable de realizar eventuales indemnizaciones del personal. De no hacerse así, los tribunales pudieran considerar que existe una unidad económica y obligar a ambas a ser solidariamente responsables.

De igual forma, es imperativo establecer los canales de control que existirán, así como la frecuencia de controles contables y de inventarios, reportes financieros, y auditorías.  El capítulo de controles es especialmente sensible en los casos de las franquicias transnacionales.

Los derechos de propiedad intelectual, marcarios y de nombre comercial deben quedar bien resguardados. Es importante que en el contrato exista una clara obligación del franquiciado a mantener la calidad, prestigio e imagen del producto o servicio del producto o servicio del franquiciador, quien a su vez se debe obligar a dar la asistencia técnica para lograr tal objetivo.

Algunas de las deficiencias que frecuentemente se encuentran son asimetrías contractuales que colocan al franquiciador, la mayoría de las veces, como la “parte fuerte” y generan claúsulas abusivas, demasiado restrictivas, leoninas o eximentes de responsabilidad o contrarias a la libertad contractual. 

Una segunda falla es la inclusión de obligaciones sin sanción, así como el uso de expresiones de ordenamientos extranjeros que no tienen uso ni regulación bajo nuestro sistema.  También es común encontrar omisiones sobre las responsabilidades del franquiciado en caso de que, sin tener derechos de franquicia maestra, ceda en subfranquicia esta a una tercera persona. Deben quedar bien establecidas las consecuencias que tenga el mal uso de información privilegiada, ocurra este hecho antes o después de terminado el contrato.  Por último, es importante prever las causales de terminación contractual y las consecuencias de cada supuesto, la responsabilidad por incumplimientos, así como según qué leyes y foro se debe ventilar un eventual conflicto, en caso de ser un contrato transnacional.

Toda franquicia debe estar acompañada de manuales de transmisión de conocimientos, protocolos de operación, entrenamientos y técnicas de capacitación, son temas que hay que incorporar en el contrato como anexos.

Se debe recordar que estos contratos se dan dentro del ámbito del principio de Autonomía de la Voluntad y la Libertad Contractual y por ello llama a los profesionales en derecho a implementar los debidos cuidados en su redacción, para proteger los intereses de sus clientes.

Sostenbilidad y financiamiento