Luis Guillermo Solís intenta exportar a Centroamérica y Dominicana el liderazgo que alcanzó en Costa Rica

Con gira por Istmo y Dominicana envía mensaje de cercanía

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El primer viaje como presidente electo lo hizo Luis Guillermo Solís a países centroamericanos y a República Dominicana como clara señal de que sus ojos estarán puestos en la región y de que intentará exportar al vecindario, el liderazgo que alcanzó aquí.

Solís decidió ir en persona a invitar a los presidentes de esas naciones, excepto Nicaragua, a la toma de posesión del 8 de mayo, lo que no era una obligación.

En administraciones anteriores lo ha hecho los cancilleres, con excepciones como la gira realizada por Laura Chinchilla.

El conocimiento que tiene de la región, por el trabajo que tuvo en la Fundación Arias para la Paz y como exdirector de Política Exterior de la Cancillería, lo hace tener claro que el Istmo y Dominicana son el círculo concéntrico no solo por la diplomacia pura, sino por migración y comercio. La gira es muestra de ello.

Incluso, los primeros pasos de política exterior que tendrá que dar en el ejercicio de la Presidencia son precisamente en el área.

La reunión de cancilleres de la zona está prevista para mayo y la cita de presidentes del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) será en junio.

En esta última cita habrá incluso cambio de la Presidencia pro témpore de manos dominicanas a guatemaltecas. Además, los mandatarios tendrán que nombrar al nuevo secretario general del SICA y Costa Rica podría estar buscando el puesto.

“Esta gira ha servido para advertir que Costa Rica está dispuesta a fortalecer el liderazgo regional que había perdido en los últimos 8 años”, dice el politólogo Manuel Rojas.

Solís, un desconocido que pasó de estar en el margen de error a obtener la presidencia de Costa Rica, también debe acercarse a sus homólogos para que lo comiencen a conocer.

“Sabe que el entorno geográfico inmediato es clave. La diplomacia virtual o cibernética no puede sustituir a la tradicional. Costa Rica debe asumir un rol que perdió hace buen rato”, dice el profesor de relaciones internacionales Carlos Murillo.

El politólogo Francisco Barahona ve la gira como una visita obligada de protocolo para fomentar buenas relaciones bilaterales y la integración regional.

Lo que queda aún pendiente es cómo manejará Solís las relaciones con Nicaragua. Al menos las condiciones no estaban dadas para incluir a ese país en la gira.

Las tensas relaciones diplomáticas, agudizadas por el tema de Calero, han demostrado que el enfriamiento está por encima de quién ocupe la silla de Zapote.

“La no visita es una advertencia para el Gobierno de Managua en el sentido de que lo que ha pasado es un tema país”, dice Rojas.

Temas en juego

Comercio, cambio climático, seguridad regional y lucha contra la pobreza fueron los temas prioritarios en la gira.

En comercio, por ejemplo, está el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (Aacue) que no solo contiene la vertiente comercial, sino de política y cooperación. Esto hace que la región esté obligada a buscar acuerdos y definir posiciones conjuntas.

Además, Solís, en campaña, propuso revisar la administración de los tratados comerciales, incluido el del Istmo y Dominicana con Estados Unidos (Cafta).

“Para Costa Rica, Centroamérica sigue siendo de los principales socios comerciales, y Costa Rica, para el área, algo que ha sido descuidado por las últimas administraciones”, dice Murillo.

Centroamérica y Dominicana son el segundo mercado de exportación de Costa Rica, seguido de Estados Unidos. En el 2013 se exportaron casi $2.500 millones, según datos de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

Por la experiencia internacional que tiene Solís, habrá que ver si en la práctica fungirá como canciller en la sombra, al estilo del exmandatario Óscar Arias, con proyección internacional.

Sostenbilidad y financiamiento