Plan busca nuevo impulso del agro

Ministerio de Agricultura presentó cinco pilares que pretenden ser el norte del sector hasta el 2018

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) presentó una propuesta que pretende impulsar la producción agropecuaria en este gobierno y mantener el ritmo de crecimiento positivo en las exportaciones.

El plan se sostiene sobre cinco pilares, entre ellos la adaptación al cambio climático, el desarrollo rural territorial y el fortalecimiento del sector agroexportador, un área de especial peso en la economía nacional.

El plan ha sido recibido con positivismo por el sector pues da continuidad a temas estructurales, pero también genera dudas sobre la forma en que se llevará a la práctica.

Sector de peso

Costa Rica sigue siendo un exportador neto de productos agroalimentarios con una balanza comercial positiva de dos a uno; por cada dólar importado se envían dos al exterior.

Sin embargo, la importancia del sector va más allá. Las exportaciones de cobertura agropecuaria representaron hasta setiembre del 2014 el 39,7% del total exportado por el país ese año.

Lo anterior significa que los envíos alcanzaron la suma de $3.447 millones, para un crecimiento en las ventas al exterior de un 2,9 % con respecto al mismo período del 2013.

De acuerdo con el documento “Políticas para el sector agropecuario y el desarrollo de los territorios rurales”, el fortalecimiento del sector agroexportador irá de la mano de la tecnología, nuevas oportunidad de crédito, nuevos nichos de mercado abiertos con mejores negociaciones de los tratados de libre comercio (TLC) e inversión en infraestructura.

A criterio del actual jerarca de la cartera, Felipe Arauz, el plan promete aumentar la productividad y competitividad, por medio de la atención de los dos grandes motores que mueven al sector agropecuario: la agricultura de exportación y la dedicada al mercado interno.

“A ambas queremos atenderlas y apoyarlas por medio de más y mejor investigación, simplificación de trámites, con mejores herramientas de financiamiento y seguros de cosechas, entre otras acciones”, dijo Arauz.

Pese a ello, el contenido no deja de generar incertidumbre en el sector, que se cuestiona la claridad para perseguir los objetivos.

Juan Rafael Lizano, presidente de l a Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria, enfatizó que la clave estará en “aterrizar” las ideas.

“Hay que ser mucho más pragmáticos. Me hubiera gustado ver en el plan respuestas a preguntas como: ¿podemos aumentar el área de siembra del banano?, ¿sí, no?, ¿cómo? Son propuestas un poco románticas”, acusó Lizano.

Continuidad valiosa

La propuesta cuenta con ingredientes considerados positivos. Por ejemplo, el plan no dista de lo presentado en administraciones anteriores; una continuidad que favorece el cumplimiento de metas y objetivos.

Arauz manifestó que si bien algunos temas ya han sido discutidos, requieren de soluciones más novedosas.

La creación de un plan piloto con 16 juntas rurales de crédito por parte del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) es una de ellas.

“Este es un ejemplo de un tema que fue abandonado y que se retoma. Las juntas tienen que fortalecerse para ayudar a colocar el crédito entre quienes más lo necesitan”, mencionó el jerarca.

Durante la administración Chinchilla Miranda, el ministerio presentó una política de estado 2010-2021. Ver como esa perspectiva tuvo eco en el actual plan, hizo que la exministra de Agricultura Gloria Abraham mostrara su satisfacción.

“Se debe tener claro que la producción es un tema delicado y que no logra resultados en cinco meses. Entender que hay contenidos que se deben profundizar es un gran paso y eso lo vemos en este plan”, comentó Abraham.

El plan contempla una alianza con instituciones académicas y públicas, como el propio Consejo Nacional de Producción, para lograr reducir la energía utilizada, incorporar el uso de energías limpias y hasta aumentar el empleo.

La Encuesta Continua de Empleo (ECE) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), reveló que el sector agrícola fue el más dinámico en la generación de empleo entre los últimos trimestres del 2013 y el 2014.

Las actividades relacionadas con la agricultura, ganadería y pesca registraron 54.000 trabajadores más para ese periodo, contra un sector como el de comercio y reparación de vehículos, donde se despidieron a 78.000 personas.

“Hay una institucionalidad que está comprometida. Siento un MAG diferente y motivado”, concluyó el ministro.

Sostenbilidad y financiamiento