El reto del PLN: Hacer una revisión profunda y renovar liderazgos

Resultado electoral, quiebres internos y una ideología contradictoria obligan a la más antigua agrupación política a asumir nuevos retos si quiere recuperar su papel en la política nacional.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El Partido Liberación Nacional (PLN) tiene que entrar en un proceso de autoanálisis profundo y reabrir sus opciones de crecimiento, renovación y redefinición organizacional, con la participación de nuevos líderes, para asegurar su permanencia en la escena política nacional, al menos en las próximas dos décadas.

El resultado electoral, fricciones internas y una ideología contradictoria a su esencia obligan a esta agrupación política a un replanteamiento de fondo. Esta es la posición de líderes del partido consultados por EF, tras el recién proceso electoral en el que el candidato Johnny Araya apenas alcanzó un de 22% contra 78% del PAC en la segunda ronda, después de haber anunciado un mes antes que renunciaba a la campaña.

"El partido tiene que analizar las causas que generaron que la población tuviera un rechazo. Eso es abrir las puertas para que entren nuevos actores, sobre todo gente joven y remozar el partido con nuevos dirigentes", dijo el exjefe de campaña y primer lugar de diputados por San José, Antonio Álvarez Desanti.

Con él coincide también el diputado electo Rolando González, quien defiende que Liberación Nacional es una organización con una gran solidez interna. "Esto le ha permitido pasar distintas crisis y sobrellevar diferentes adversidades electorales. La última es la vivida en este proceso y nos obliga a revisarnos de manera total".

Liberación Nacional fue fundado el 12 de octubre de 1951 y es el más antiguo de todos los partidos inscritos legalmente. Desde entonces ha estado en el poder 10 veces: José Figueres Ferrer, su fundador (3 veces 1948-1949/ 1953-1958/ 1970-1974), Francisco Orlich (1962-1966), Daniel Oduber (1974-78), Luis Alberto Monge (82-86), Óscar Arias (86-90/2016-2010), José María Figueres (94-98) y la primera mujer presidenta Laura Chinchilla (2010-2014).

Históricamente la base de sus seguidores ha sido un 40% de los votos. Hace cuatro años, incluso, un 47% votantes ratificaron como presidenta a Chinchilla. No obstante, los resultados del 2 de febrero (19% del padrón) y 6 de abril (12% del padrón) son los más bajos en toda la historia del partido.

¿Dónde se ubica?

El PLN es miembro de la Internacional Socialista, organización que agrupa a los partidos socialdemócratas y laboristas. Precisamente uno de los cuestionamientos que se le han hecho es que con el pasar de los años ha perdido esas raíces socialdemócratas de la justicia social, la democracia y la dignidad humana.

"Tenemos que revisarnos ideológicamente para redefinir si somos un partido socialdemócrata, de centro o de centro derecha, lo cual ha quedado en el imaginario colectivo con marcas contradictorias en los últimos dos procesos electorales", dijo González.

Álvarez, por su parte, aboga porque los verdiblancos redefinan el estilo de hacer política y el funcionamiento del partido. "Estamos ante una realidad diferente. El mundo ha evolucionado y tenemos que levantar banderas contra la corrupción. Tener posiciones fuertes en ese tema y una actitud que satisfaga al electorado de que liberación es un partido decente y cree en la lucha contra la corrupción".

Aires de Congreso Liberacionista

Hace dos semanas, un grupo de liberacionistas envió una carta al Directorio Político del partido pidiendo que se realice un Congreso ideológico programático y de definición de estructuras partidarias.

"Hay que analizar al fondo la estructura que debe tener el partido y cómo debemos de organizarnos de cara a las próximas dos décadas", dijo Álvarez.

González calcula que ese Congreso podría convocarse para el segundo semestre del año, sin pretender que sea rápido, sino con las etapas que se necesiten y los plazos para alcanzar los mejores resultados.

Mientras el partido pone las barbas en remojo, los dos diputados coinciden en que la cara visible es ahora la fracción de 18 diputados (la más grande en el próximo Congreso).

En forma paralela está el Directorio Político, la estructura formal del partido, cuyo presidente Bernal Jiménez, anunció que el órgano será el encargado de trazarle las líneas a la futura bancada y no el excandidato Johnny Araya como lo habían decidido los nuevos diputados verdiblancos, y como se había autoproclamado el ahora excandidato presidencial.

Sostenbilidad y financiamiento