Productos biológicos y gourmet con oportunidad exportable a Bélgica

Costa Rica realizó envíos por $366 millones a ese mercado en 2014


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Sectores como el de los productos biológicos y gourmet pueden ofrecer oportunidades de negocio en Bélgica, siempre que se combinen la calidad y el precio.

Así lo afirma una alerta comercial publicada por la Promotora de Comercio Exterior (Procomer) y que invita a los exportadores nacionales a explorar ese nicho de mercado.

Según se lee en la información, la distribución alimentaria es un sector fundamental en la economía belga, puesto que, con una facturación en 2013 de 37.500 millones de euros y más de 100.000 trabajadores, representa un 10% de su PIB.

"Su ubicación geográfica en el centro de Europa, un sofisticado sistema de distribución y una infraestructura muy desarrollada, permiten un rápido acceso a proveedores", destaca la alerta.

De acuerdo con datos divulgados por la Promotora, en el 2014, Costa Rica exportó alrededor de $366 millones hacia este destino, monto del cual más de $22,7 millones consistieron en productos del sector alimentario, para un total de 21 clasificaciones arancelarias comercializadas.

El principal producto alimentario exportado fueron los jugos y concentrados de frutas (58%), seguido de los purés y pastas de frutas (25%), frutas tropicales conservadas (7%), azúcar (3%) y pasta de cacao (2%).

Por su parte, el sector agrícola nacional comercializó productos por más de US $182,3 millones, con un total de 29 clasificaciones arancelarias. El banano (40%), la piña (26%), el café oro (22%) y los follajes (3%) fueron los principales bienes enviados.

"Bélgica representa un mercado del que Costa Rica puede sacar provecho. Los datos anteriores demuestran la importancia que posee este destino para el sector agrícola y alimentario, razón por la cual es necesario que los exportadores y exportadoras costarricenses conozcan en detalle las características de este mercado, así como sus principales actores, especialmente por las condiciones resaltadas en la alerta sobre la consolidación de ciertos distribuidores y el modelo de ventas aplicado", señaló Procomer.

A modo de consejo para aquel exportador que desea ingresar al mercado, la alerta comercial enfatiza la idoneidad de incluir, tanto por obligación legal como por razones de marketing, el mayor número de idiomas en el etiquetado. Mínimo tres, pues en Bélgica se habla: neerlandés en Flandes, francés en Valonia y alemán en una pequeña zona al este del país.

Por otra parte, se recomienda estudiar una nueva normativa de la Unión Europea relativa a la información alimentaria facilitada al consumidor en el etiquetado de los alimentos. "Esto implica una mejora de la legibilidad de la información, estableciendo un tamaño mínimo de letra, el aumento del número de productos que tienen que indicar su origen o la armonización en la presentación de alergénicos, tanto en alimentos envasados como no envasados".

Sostenbilidad y financiamiento