Intercambio de mercancías exige más obras de infraestructura a Costa Rica

Además de inversiones en los puertos, el reto es mejorar en vías, aduanas, transporte y seguridad

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

A Costa Rica no le bastará con la ampliación prevista del puerto de Moín, en Limón, ni con la nueva carretera a Caldera para competir a nivel nacional y regional con el transporte de las mercancías.

También está obligado a reducir los costos logísticos para lograr que el servicio sea más eficiente. Esto implica agilidad en las aduanas, mejoras en los cuellos de botella en las fronteras, seguridad terrestre, calidad de las redes de transporte, disminución de trabas en los accesos y servicios de transporte de calidad.

Esta necesidad comenzó a plantearse a partir de los tratados de libre comercio, pero se hace inminente ante la expansión del Canal de Panamá en el 2015.

Según un reciente diagnóstico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre el desempeño de los puertos de América Central y República Dominicana, en infraestructura no ha habido coordinación suficiente entre la planificación portuaria y la vial.

El BID pone como ejemplo la carretera entre San José y Limón, un viaje de hasta 5 horas por un camino serpenteante de dos carriles que puede llegar a ser excesivamente pesado, sobre todo durante la estación lluviosa.

Según el diagnóstico de conectividad terrestre, por esta razón Limón es deficiente, mientras que la nota que le ponen a Caldera es buena, a raíz de la nueva vía que la une con la capital.

Inversión integral

La principal recomendación del estudio es simplificar las operaciones, una vez que el contenedor ha sido desembarcado e integrar los procesos de los puertos con los de las aduanas y otras agencias para optimizar la entrada y salida de contenedores.

“El sistema de transporte hay que mejorarlo y el resto también para acompañar estos enormes flujos. Moín es uno de los mejores puertos en el Atlántico, pero el desarrollo vial está más concentrado en el Pacífico”, dijo a EF Estéban Díez-Rox, especialista de la división de transporte del BID.

Para Mónica Segnini, presidenta de Cámara de Exportadores (Cadexco), el contar con buena infraestructura bajará los costos logísticos, pero hay que generar todo el desarrollo necesario paralelo para que esa inversión sea posible y para que las empresas justifiquen las inversiones.

“Habrá interés en la medida en que se invierta en carreteras, servicios públicos y que haya personal preparado. Es un esfuerzo paralelo. Necesitamos una contraparte pública que invierta porque hay mucho rezago”, dijo.

En síntesis, que no bastan obras aisladas, inversión focalizada. Se requiere de una estrategia integral. El reto es mejorar al tiempo vías, aduanas, puertos y conectividad en general.

En esa dirección van las recomendaciones del estudio.

También brinda una serie de consejos para una labor conjunta en el área.

Punto de transbordo

Pero no solo es importante lo que se haga dentro del territorio.

Los únicos dos países que cuentan con la geografía exterior deseable para ser centrales de distribución de carga marítima son Panamá y República Dominicana.

Sin embargo, el BID deja abierto el espectro ante los planes de inversión en Moín.

Y es que pese a las debilidades en infraestructura y logística, Costa Rica es el que más transporta hacia el resto de la región. Según el BID, en el 2010 se transportaron 817 TEU (medida de capacidad del transporte marítimo).

Además, por el complejo Puerto Limón-Moín transitan cerca de 1 millón de TEU hacia las costas orientales de América del Norte y del Sur, y hacia Europa, pese a contar con equipo limitado y patios de maniobra reducidos.

Según el informe, Moín está bien posicionado para servir como central de transbordo para los buques grandes que crucen por el Canal: los Post Panamax.

Este puerto costarricense está localizado a una distancia relativamente corta de la principal ruta marítima hacia el noreste.

No obstante, tendrá que competir con los puertos de Cartagena (Colombia), Caucedo (Dominicana), Kingston (Jamaica) y con los de Panamá que se ya son puntos de transbordo.

Caldera aislado, Moín no

La conectividad portuaria es la capacidad real de las líneas navieras de trasladar contenedores de un puerto a otro en el mundo.

Según el diagnóstico del BID la subred portuaria del Pacífico se encuentra relativamente bien conectada: registra 15 conexiones posibles de un total de 20 existentes entre los cinco puertos.

Caldera es el más aislado, pues carece de servicios directos hacia Acajutla (El Salvador), Balboa (Panamá) y Corinto (Nicaragua).

En el Atlántico, los puertos más aislados son Port of Belize y Puerto Castilla (Honduras), mientras que el mejor conectado es Limón, seguido de Puerto Cortés (Honduras) y Caucedo.

Salvo los de Panamá y Caucedo, ninguno tiene servicio directo desde y hasta Asia, y por lo que exige transbordo.

Para el comercio con Europa, siete de los 11 puertos en la costa atlántica tienen servicio directo y sin transbordo desde y hacia ese continente, uno de ellos es Moín.

El diagnóstico del BID deja claro que el país cuenta con las herramientas para competir con eficiencia en la región, pero que se requerirán recursos.

El Gobierno tiene dos años para tomar las acciones que faltan ante la ampliación del Canal de Panamá.

Costa Rica, el mayor transportador

Estimado del número de TEU transportadas por mar en el 2010 entre los países de la región.

País
Belice
Costa Rica
Rep. Dom.
El Salvador
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
Total
Belice
0
0
5
0
0
0
0
0
5
Costa Rica
0
0
292
84
100
111
172
58
817
Dominicana
0
55
0
3
140
14
3
94
309
El Salvador
0
41
348
0
0
0
50
33
472
Guatemala
0
115
355
0
0
137
73
100
780
Honduras
4
48
81
0
52
0
13
4
202
Nicaragua
0
66
13
59
24
36
0
3
202
Panamá
14
27
213
24
56
20
4
0
358
Total
18
352
1.307
170
372
318
315
292
3.145

Recomendaciones a la región

Para mejorar la red regional intermodal y facilitar la expansión del comercio:

Rectoría: Que cada país cree un organismo coordinador que supervise el transporte marítimo y terrestre para que la red intermodal funcione efectivamente.

Vías: Mejorar las carreteras entre los puntos de origen y los puertos.

Red regional: Fortalecer la conectividad terrestre entre países, lo que requiere mejorar las vías, eliminar las demoras en los pasos fronterizos y mejorar el servicio de aduanas.

Mayor seguridad: Garantizar la aplicación de los acuerdos relacionados con la inspección de camiones y carga de retorno. Mejorar la seguridad de los vehículos de carga, sobre todo terrestre.

Conectados: Los países deben trabajar en conjunto con las líneas navieras para desarrollar una buena conectividad entre las centrales, ante la expansión del Canal de Panamá que crearía una o más megacentrales de distribución de trayectos de carga en el Atlántico.

Compatir datos: Ante la escasez de cifras sobre transporte de carga, que los países apoyen iniciativas como la del observatorio que ha propuesto el BID para recolectar y mantener cifras de calidad actualizadas.

Fuente Estudio del BID.

Urgencias

El  estudio del BID señala las principales medidas que se requieren:

1. Red de transporte: Es fundamental  contar con una  red intermodal marítimo-terrestre para contribuir a que la región centroamericana, incluidos México y Colombia, se desarrolle plenamente.

2. Armar cadenas: Que las decisiones en materia de política pública e inversiones tengan un enfoque de “cadena de suministro” para esta red.

3. Reforzar el comercio: Asegurar el buen desempeño de los aspectos  que  facilitan el comercio y la competitividad de toda la cadena: geografía, infraestructura, conectividad de redes portuarias, costos del transporte y duración de los trayectos, requerimientos de comercio y de transporte de carga, confiabilidad del transporte  y las regulaciones de transporte y comercio.  

4. Participación de todos: Involucrar a otros actores en la cadena de suministro como líneas navieras, operadores de terminales y proveedores de servicios.

Fuente. Estudio del BID.

INCLUYA SU COMENTARIO