Sector industrial sugiere transformar el INA en un ente público no estatal

Industriales vuelven a cuestionar la actualización continua de los planes de capacitación de la institución


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

La Cámara de Industrias de Costa Rica sugirió que se transforme al Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) en un ente público no estatal, un estatus similar al que tienen instituciones como Procomer y el Banco Popular.

Además, el gremio industrial pide que la junta directiva de institución esté conformada mayoritariamente por representantes de los sectores que le dan financiamiento como: solidarismo, sindicados, cooperativismo, el Gobierno y cinco miembros de sectores productivos (los cinco más importantes según el numero de trabajadores).

Minor Rodríguez, presidente ejecutivo del INA, aseguró no haber recibido una propuesta formal de la Cámara, pero que no descartan analizar la iniciativa.

El sector industrial también solicitó que se establezca un mecanismo de revisión y actualización continua de de los planes de capacitación del INA, en la parte técnica y en la profesional, así como en los colegios técnicos y universidades.

"Lograr una oferta laboral adecuada a las necesidades de la demanda requiere de una fuerte vinculación entre el sector empleador y los centros de enseñanza y capacitación", manifestó Juan Ramón Rivera, presidente de la Cámara.

Sin embargo, Rodríguez defendió el que los programas de la institución se analizan y ajustan constantemente a las necesidades del sector productivo.

"La Cámara ya los ha evaluado y el resultado ha sido positivo. El INA también permanece en contacto con "comités de enlace", sectoriales y regionales, que informan a la institución sobre las necesidades de empleo del país", afirmó el presidente del Instituto.

La Cámara de Industrias sustenta su petición en la dificultad que tienen para encontrar el personal idóneo en diferentes áreas profesionales y técnicas.

"Cerrar esta brecha requiere de acciones coordinadas entre los sectores educativos y el sector industrial, para que la oferta de carreras responda a las necesidades de contratación, pero también para que los contenidos de estas carreras incorporen los conocimientos que necesita el sector", se lee en la solicitud de ese gremio.

Radiografía

Los aportes del Instituto Nacional de Aprendizaje y la calidad de ellos no es la primera vez que se ponen sobre análisis. Por ejemplo, en 2012, la Contraloría General de la República (CGR) reveló una serie de problemas de gestión de las tecnologías de información y comunicaciones del INA.

Concretamente, la Contraloría señaló qie el INA carecía de un plan de continuidad y, que entre varias debilidades, el plan en tecnología omite servicios de capacitación profesional bajo la modalidad virtual, a pesar de que es una actividad sustantiva del Instituto.

Un año antes (2011), la misma entidad había manifestado, en un informes sobre la situación financiera y la planificación de procesos del Instituto, no contaba con información financiera fidedigna que le permitiera tomar decisiones y rendir cuentas.

En su momento, el gerente del área de servicios económicos de la CGR, Manuel Corrales, comentó que la falta de datos confiables impide que exista vínculo entre presupuesto y planificación de labores .

En ambos casos, los jeracas del INA aseguraron empezarían a trabajar en la corrección de los errores de forma casi inmediata.

Pese a las observaciones, el Índice Gestión Institucional elaborado por la Contraloría en 2012, le otorgó a la institución de aprendizaje una calificación máxima de 100 para su labor; ubicandola así como la mejor institución pública con la mejor gestión del país.

Puntajes excelentes en factores como control interno, contratación administrativa, servicio al usuario, presupuesto, tecnologías de la información y gestión de recursos humanos, le dieron el mérito.

Se intentó conocer la opinión de Ana Helena Chacón, vicepresidenta de la República y rectora del sector social, pero delegó la atención de la consulta en las autoridades del INA.

Sostenbilidad y financiamiento