Acuerdo con Europa va en carreta

De los cuatro TLC en la agenda legislativa, es el más rezagado y el que más urge: debe regir en setiembre

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Es el más importante y urgente de los acuerdos de libre comercio que tramita el Parlamento actualmente, pero es el que menos avances presenta en su trámite.

Solicitado por el sector empresarial por ser Europa el tercer socio comercial de Costa Rica, el Acuerdo de Libre Asociación (Aacue) apenas inició su discusión preliminar en la Comisión de Asuntos Internacionales y Comercio Exterior el pasado 22 de noviembre.

Empero, hay factores que exigen su avance: Mónica Segnini, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco) advirtió a EF que el país debe contar con el Aacue en vigencia antes de que acabe el tercer trimestre del año en curso.

Esto porque el 18 de diciembre pasado los europeos emitieron un reglamento del que Costa Rica quedó excluida, a partir del 2014, del tratamiento preferencial para las frutas y los vegetales.

Los privilegios para esos productos los otorga Europa mediante el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP Plus).

La ministra de Comercio Exterior, Anabel González, respondió a este medio que la cartera está al tanto de la urgencia que reviste al trámite del Aacue y proyecta su aprobación para los primeros tres meses de este año.

De urgente avance

Empero, el tiempo está en contra. El proyecto tuvo poco avance durante el primer mes de sesiones extraordinarias, que abarcó del 1° al 20 de diciembre pasados.

Su ingreso a la corriente legislativa ocurrió el 9 de setiembre del 2012, después de varios retrasos atribuidos al proceso de traducción a diversos idiomas, entre otros factores.

A lo que tarden los diputados en dictaminar el tratado en la comisión que lo discute y lo que se demore el Plenario en votarlo en primer debate, hay que sumarle el mes que deberá ir en consulta obligatoria a la Sala IV, que determinará si roza o no con la Carta Magna, lo cual pone los plazos al límite.

Juan Ramón Rivera, presidenta de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), subrayó que el sector que representa respalda el Aacue porque implica contar con reglas claras y seguridad jurídica a la hora del intercambio con el tercer socio comercial del país.

“Si bien el acuerdo beneficiará más al sector agrícola y alimentario, el sector industrial puede atacar nichos de mercado, sobre todo sostenibles”, consideró.

Un acuerdo clave

Se entiende la inquietud de los productores. Según la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), en el 2011 Costa Rica exportó a la Unión Europea un total de $1.884 millones.

El portal estadístico web de la entidad reporta, con base en datos preliminares, que las ventas a Europa alcanzaron $1.895 millones el año pasado, para un incremento del 0,5% entre ambos períodos.

En el 2010, la venta de piña, banano, café oro y de jugos y concentrados de fruta a Europa representaron un 51,3% de las exportaciones a Europa. Ese porcentaje bajó a un 49,8% en el 2011.

México, por el carril rápido

En la misma vía que el Aacue, pero por el carril rápido, el TLC con México avanza hacia su trámite de votación en primer debate en el Plenario.

La propuesta de actualización del acuerdo ingresó a la agenda de los diputados el 1° de febrero del 2012, recibió su dictamen afirmativo unánime en comisión el 9 de agosto pasado y actualmente está en el Plenario en su segundo de cuatro días habilitados para que los diputados presenten mociones de reiteración.

Al ser un acuerdo bilateral, los diputados tienen poco margen para modificarlo y solo pueden incluirle cláusulas interpretativas que no tienen mayor incidencia en los tiempos del trámite.

Según Segnini, la importancia de la revisión del TLC con México radica en que se podrán considerar originarios los productos procedentes de toda Centroamérica.

A la vez, indicó, permitirá otorgar cuotas para varios productos hasta ahora excluidos, como la leche.

La CICR también alaba la revisión del marco jurídico que rige el comercio con los mexicanos.

Rivera explicó que la acción va acorde con lo señalado por la cámara, que ve mayores beneficios en optimizar los TLC existentes para aprovecharlos mejor, antes que firmar nuevos acuerdos comerciales.

Rivera agregó que, si bien las exportaciones a México están altamente concentradas en aceite bruto de palma (un 44% del total exportado a ese país durante el 2011), la revisión del TLC podría dinamizar las exportaciones ticas a tierras aztecas.

Según Procomer, los envíos de productos a México han sido variados durante los últimos 4 años.

En el 2008, las exportaciones alcanzaron los $243 millones. Un año después bajaron a $195 millones, mientras que en el 2010 volvieron a subir hasta los $250 millones.

En el 2011 repuntaron hasta los $318 millones, para estacionarse en $296 millones el año pasado, según datos preliminares.

Perú y Singapur, otra historia

Donde las prioridades de Comex y de los empresarios empiezan a tomar distancia es cuando se habla de la aprobación de los tratados con Perú y Singapur.

El TLC con el país asiático está a punto de iniciar su debate final, al encontrarse en su último día de mociones vía artículo 137 del Reglamento Legislativo.

Empero, su recorrido en el Parlamento comenzó hace dos años años y nueve meses. En el caso de Perú, el acuerdo está apenas iniciando el proceso de mociones de reiteración, a un año y siete meses de haber entrado en agenda.

En ambos casos las asimetrías en el pensamiento se acentúan entre la cartera de Anabel González y la Cámara de Industrias.

“Aún no entendemos cómo firmamos un TLC con Singapur, que no tiene aranceles para ningún producto”, recalcó Rivera.

Rivera también cuestiona la pertinencia de poner en vigencia un TLC con los peruanos.

“Con Perú tenemos una relación comercial muy discreta. En el 2009 le vendimos $35 millones y en el 2010 $13 millones”, alegó.

El vocero de los industriales cree que ambos tratados tienen connotaciones político-comerciales, al buscar el apoyo de esas naciones para que el país ingrese a diversos foros internacionales, lo cual, dijo, desvirtúa la decisión “bien pensada” a la hora de escoger socios comerciales.

Segnini difirió y destacó que con Perú se lograría liberar de aranceles el 78% de las exportaciones ticas, mientras con Singapur ve “grandes oportunidades”, por el nivel de desarrollo que alcanza ese país y la cooperación que puede brindar en el desarrollo de las pymes nacionales.

Mario Montero, vicepresidente ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), coincidió con Rivera en que el país no necesita más TLC, sino mejorar las condiciones para que los productores criollos lleguen a los acuerdos vigentes con mayor competitividad.

En contraste, con miras al cierre de este gobierno, Segnini ve al país firmando TLC con Brasil, India y Corea del Sur.

INCLUYA SU COMENTARIO