Ministro de Comercio Exterior cree que Gobierno debe acompañar a todos los exportadores por igual

Por: Gerardo Ruiz Ramón 12 octubre, 2014
 Alexander Mora Delgado
Alexander Mora Delgado

El ministro de Comercio Exterior (Comex), Alexander Mora, habla como un empresario exportador.

Defiende a los grandes productores, los promueve e impulsa, pero, al mismo tiempo, dice compartir la visión económica y comercial del presidente Luis Guillermo Solís, enfocada en impulsar a los más pequeños.

Mora aclara que las circunstancias lo obligan a matizar la visión del Gobierno en favor de los pequeños, pues su cartera debe tratar a los grandes productores como la locomotora que tira de los vagones del resto de la economía tica.

Para grandes y pequeños productores, Mora planea una disminución sustantiva tanto en la cantidad y como la duración de los trámites que las empresas deben cumplir con el Estado.

A continuación, un extracto de lo conversado con el jerarca del Comex durante su visita a la redacción integrada del Grupo Nación, donde conversó más de una hora con EF.

El ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, dijo a EF que este Gobierno debe dedicarse a impulsar a los pequeños productores y ya no tanto a los grandes, quienes han gozado de privilegios. ¿Comparte esa visión?

Correcto, pero hay que tener cuidado. Las grandes empresas transnacionales contratan 10.000 mujeres, el 60% jefas de hogar, 80% de ellas graduadas de colegios técnicos públicos.

“(…) En el caso de Comex, de la Coalición Costarricense de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde) y de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), defiendo la gestión que se ha hecho en traer a los inversionistas grandes, que son quienes tienen el bolsillo profundo para operar en Costa Rica.

“Muchos de ellos no andan buscando precios bajosahí no podemos competir sino calidad de recurso humano. La industria médica, por ejemplo, absorbió a las mujeres que dejaron de laborar en maquila.

“Matizo un poco (lo dicho por Jiménez) porque en Comex tenemos que hacer un trabajo amplio. Como institucionalidad del sector de comercio exterior tenemos que apoyar a las dos realidades, la del pequeño y la del grande.

“Por ejemplo, tenemos el proyecto de construir dos centros de distribución: uno en Estados Unidos y otro en China. Esos centros operarán en beneficio de los pequeños y medianos exportadores que carecen de rutas y cadenas para llevar sus productos a esos mercados”.

Miembros del partido en el Gobierno, como el diputado Ottón Solís Fallas, propusieron en el pasado que se gravara a las empresas de zona franca. ¿Apoyaría usted la posición?

Nosotros competimos contra 3.500 zonas francas en el mundo y si unilateralmente establecemos una medida como esa, las empresas que reciben paquetes de incentivos en el exterior, muy superiores a los nuestros, simplemente no van a venir.

“Sería una pésima idea porque, como lo han dicho el presidente y el ministro de Hacienda, Helio Fallas, el problema fiscal se resuelve con tres acciones: recaudar mejor, gastar mejor y menos, y que la economía crezca.

“El supuesto que usted me propone sería ir en contra de la tercera acción para mejorar la economía. Todos sabemos que si pasáramos a crecer un 6%, si estuviéramos en pleno empleo, la presión fiscal va a bajar muchísimo, porque no hay mejor ministro de Hacienda que la economía creciendo un 6% o a un 7%”.

¿No teme presiones de parte de un sector del Gobierno para que el país cobre más impuestos a las zonas francas?

(...) El presidente Solís ha sido claro en que el Poder Ejecutivo no va respaldar una iniciativa como esa y espero que el partido de Gobierno sepa valorar los argumentos del Ejecutivo.

¿Cómo definiría la visión de comercio exterior de esta administración?

El énfasis fundamental lo marcan tres cosas. Primero una estrategia agresiva de facilitación de comercio. Tenemos una cantidad importante de empresas medianas y pequeñas que requieren apoyo por la cantidad de normas técnicas que complican, limitan e impiden sacar el provecho que queremos sacarle, como país, a esa plataforma.

“Estamos muy mal en acceso al crédito, nos lo dicen todos los índices".

¿En qué áreas tiene Comex competencia para mejorar esa posición?

Comex tiene competencia en la promoción, estamos haciendo una serie de iniciativas agresivas de promoción; en la gestión de facilitación de comercio, como que las contrapartes con las que hemos firmado TLC no pongan barreras, esa es una gestión técnica y política, esas son esencialmente las áreas donde tenemos influencia.

“La tercera área es atraer inversiones del exterior.”

¿Qué planes tiene para Procomer?

Lo estamos afinando como un gran centro de mercadeo y ventas de la promoción nacional. Es la plataforma especializada en mercadear y vender los productos que el país genera, especialmente los de la pequeña y mediana empresa que no tienen sus propios canales de distribución. Desarrollamos la visión de Costa Rica como un productor de bienes intermedios de materia prima. Desde el punto de vista de la promoción esa es nuestra apuesta. Procomer está muy bien preparado para eso.

“Procomer gestionará, para este año, alrededor de $155 millones en exportaciones; el 88% de las empresas beneficiadas son mipymes y solo un 12% son empresas más grandes”.

¿A raíz de la discusión del presupuesto 2015, se generó un debate inédito sobre Cinde y el hecho de que reciba fondos públicos( $2 millones el año entrante) ¿Qué significa Cinde para este Gobierno?

Lo primero es que ya cuando hicimos el presupuesto en Comex recortamos el 31% del presupuesto para Cinde.

“Hay una discusión que hay que abordar: Tenemos que analizar la política pública y las capacidades del Estado integralmente.

“En un escenario en el cual tenemos Inversión Extranjera Directa (IED) cayendo en el mundo occidental, con países desarrollados que comienzan a invertir menos en el exterior y más a lo interno, un mundo en el que la incertidumbre es mayor, estamos planteando un abordaje sistémico y sectorial que significa tener especializaciones. En esto, Cinde tiene trayectoria. Es una agencia conocida que le aporta al país una representación de alto nivel.

Toda la plataforma administrativa de Cinde la pagan con sus recursos. Del presupuesto de Cinde una proporción pequeña es del Estado.

No estamos interesados en renunciar a una institución que ha realizado un excelente trabajo”.

¿Van a afinar el uso que Cinde hace de los recursos públicos?

Sí. Les hemos dicho que ellos no saben atraer inversión a zonas de menor desarrollo relativo y que esos fondos que se les están dando, que los utilicen prioritariamente para desarrollar actividades de atracción de inversión hacia zonas de menor desarrollo y fuera del Valle Central.

Los puestos fronterizos son un tropiezo para las exportaciones e importaciones por su falta de agilidad. ¿Ve este Gobierno alguna solución pronta al problema?

Tenemos un plan de reordenamiento de puestos fronterizos.

“Esta iniciativa se la propusimos a la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca) y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para que sea la renovación de los puestos fronterizos regionales solicitada en el acuerdo con Europa.

“En este proyecto de facilitación Costa Rica se convierta en líder regional”.

¿Terminará el proceso para que Costa Rica se vincule completamente a la OCDE durante este Gobierno?

Yo soy optimista. La meta que tenemos en Comex y que he compartido con el presidente es que el país sea miembro de la OCDE antes de que termine este Gobierno. Ese sería uno de los aportes más importantes que el presidente Solís podría dejarle al país.

“El foco de la OCDE es justamente mejorar la gobernanza, levantar la eficiencia y eficacia de los gobiernos porque de esa manera las sociedades prosperan.

“Esa es la propuesta más importante del presidente Solís y, si hay un alineamiento entre esa visión y un proyecto país es, sin duda alguna, la OCDE”.

¿Quitó este Gobierno el impulso al proceso para incorporarse a la Alianza del Pacífico?

No. La Alianza del Pacífico es un proyecto que sustenta la visión de cuatro países (Chile, Colombia, México y Perú) de hacerse sentir y verse, y poder jugar en la economía mundial.

”Es una plataforma que permite acumular origen, por lo cual la posibilidad de competir fuera de la región aumenta.

“Estamos hablando de los países que representan el 35% del Producto Interno Bruto (PIB) regional y que reciben más del 50% de la IED de la región, incluyendo Brasil.

“De alguna manera los cuatro países son la locomotora de crecimiento de América Latina.

“Costa Rica, encadenándose con estos países, se pega a esa dinámica y eso es parte de lo que podría permitirnos acelerar el empleo. Sí sucede que tenemos situaciones, como la libre movilidad de personas, que hay que analizar, son temas económicos que tienen otras implicaciones”.

¿Cuánto se alargará ese análisis?

Ese proceso lo iniciamos el 19 de setiembre y consiste en información y consulta.

“Vamos a valorar qué deja el país sobre la mesa si no entra a la Alianza del Pacífico y qué gana si ingresa. Esperamos que antes de que termine este año tengamos sobre la mesa una propuesta técnica para decir cuáles son las sensibilidades, lo que ganamos y lo que perdemos.”

¿Se devorarían esas cuatro gigantescas economías a un socio pequeño como Costa Rica?

El Cafta nos demostró que eso de que el grande se devora al pequeño, en comercio, no existe y que Costa Rica ha competido bien en todo terreno.

Etiquetado como: