Representantes de la organismo internacional visitarán el país el 2 y 3 de julio para reunirse con el presidente Luis Guillermo Solís.

Por: Eugenia Soto Morales 30 junio, 2014
El ministro de Comercio, Alexánder Mora, participará de las reuniones con los representantes de la OCDE.
El ministro de Comercio, Alexánder Mora, participará de las reuniones con los representantes de la OCDE.

El ministro de Comercio Exterior (Comex), Alexánder Mora,ve a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)como uno de los socios más estratégicos que puede tener el país porque lo considera un aliado para el desarrollo de Costa Rica.

El jerarca califica de "muy importante" la visita de una misión de alto nivelque estará en el país el 2 y 3 de julio para reunirse con el presidente Luis Guillermo Solís, como parte del proceso de preparación de Costa Rica para una eventual incorporación a ese organismo internacional.

La OCDE es una organización que cubre las áreas de política pública de un país, con la excepción de defensa, seguridad y relaciones exteriores. Su trabajo se sustenta en elementos técnicos, que buscan promover las mejores prácticas como base para formulación e implementación de políticas públicas.

Los esfuerzos de Costa Rica para establecer vínculos con esa entidad se iniciaron en octubre de 2010 bajo la coordinación del Comex y con la participación de diversos ministerios e instituciones públicas.

En el proceso de incorporación, el país está fortaleciendo temas de comercio, inversión, asuntos fiscales, ambiente, educación, empleo, migración, ciencia y tecnología, transparencia y lucha contra la corrupción. Además, deberá mejorar los métodos de estadísticas e indicadores, herramientas básicas para una mejor toma de decisiones.

Mora habló con EF sobre el camino de incorporación de Costa Rica a la OCDE.

- ¿Qué importancia tiene para el país la visita de los representantes de OCDE?

- La visita es muy importante porque es el primer acercamiento que va a tener el presidente Luis Guillermo Solís con el equipo gerencial de la OCDE y, por lo tanto, es el momento en que oficialmente se va a conducir la primera reunión de la transición entre las autoridades que ya no están en el Gobierno, con las nuevas.

"No es que haya un acto formal, ni nada que firmar. Ya Costa Rica manifestó lo que manifestó. En los acuerdos del Consejo de Ministros y del Consejo Director de la OCDE ya consta el interés de Costa Rica de ser invitada y está el acuerdo de que la OCDE va a considerar esa invitación, y la expectativa de que sea cursada en la primera parte del año entrante. Esto va de la mano de un plan de acción 2013-2015 que el país se propuso tener en 18 meses de trabajo con la OCDE para que ellos ya tengan una buena información del país y se hayan establecido las bases".

- ¿Cuál es la idea de la participación del presidente Lusi Guillermo Solís en las reuniones?

- La idea es que el presidente Solís y algunas de las autoridades del nuevo Gobierno tengan la posibilidad directamente de interactuar al más alto nivel con los oficiales de la OCDE y se discuta cualquier aspecto propio de la clarificación que el presidente y las nuevas autoridades puedan requerir en cuanto a la mecánica, los tiempos, los instrumentos y estudios que están en proceso o los que vienen. Es para intercambiar las opiniones.

"En este momento hay tres instrumentos importantes en el camino hacia la OCDE. Uno ya está en ejecución y es un proceso de análisis del estado de gobernanza pública que ya está en ejecución, y hay dos establecidos que se preparan para que en setiembre inicie la revisión. Se trata de las habilidades y destrezas que nuestros jóvenes necesitan más allá de la escuela como la educación vocacional y técnica, así como un análisis de situación sobre las leyes y políticas de competencia y protección al consumidor.

"Los alcances de esas revisiones y el énfasis que se pueda poner en cada uno son de discresionalidad nacional. Por eso es muy importante establecer esta vinculación con la gente de OCDE para tener un espacio apropiado para hacer cualquier ajuste de énfasis. Igual con los otros instrumentos pendientes de acordar porque hay otras siete revisiones que están pendientes y que no son de la etapa en la que estamos de precandidatos a ingresar a ese organismo, sino cuando la OCDE nos invite a incorporarnos.

"Es muy importante para mí coordinar la dinámica del nuevo gobierno para ponerle piso y techo a estas revisiones".

- Hay un trabajo de un total de 26 entidades del Estado para la incorporación a OCDE. ¿Cómo va ese trabajo?

- El paquete completo que ya tenemos visibilizado de análisis de Estado incluye 11 revisiones diferentes de áreas distintas, solo dos le competen a Comex. El resto es para el Ministerio de Planificación (Mideplan), Hacienda, Educación Pública (MEP), el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), Ministerio de Economía (MEIC), Comisión de la Competencia, Banco Central, Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Ministerio de Ciencia, Tecnología (Micit) y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), entre otros. Estamos hablando de una gran cantidad de otras instituciones que participan en este proceso.

"Costa Rica ha venido trabajando muy intensamente y Comex es un facilitador. Tenemos además de Comex todas esas instituciones públicas que tienen su propia agenda, que conducen la agenda con sus pares de la OCDE directamente".

- ¿Cuál es la posición que tiene usted como nuevo ministro de Comex sobre la OCDE?

- La posición de Comex es muy ambiciosa. Se visualiza a la OCDE como un aliado del desarrollo del país, como un instrumento poderoso para que Comex y el país puedan conducir un proceso de adecuado rebalanceo de los pesos y contrapesos que el modelo de desarrollo tiene en este momento.

"Hay que entender que nuestro modelo de desarrollo está sustentado en la democracia participativa como lo ha planteado el presidente Solís, con visión de país abierto al mundo, transparente, inclusivo. Una visión de país respetuoso del ambiente y en una consolidación de país en estado de derecho y desarrollo de recurso humano. Hay que entender lo económico como un instrumento de desarrollo social.

"Comex identifica en la OCDE como uno de los repositorios más robustos, sistemáticos y congruentes de apoyo para conducir la formulación de la política pública, pero además para conducir la evaluación de los impactos y la ejecución de cómo esa política pública es llevada a la práctica".

- ¿Apoya entonces la incorporación a la OCDE?

- Comex encuentra que desde el punto de vista del modelo de desarrollo, la OCDE es una de las inversiones y de los socios más estratégicos que el país puede tener. Además le vemos otra dimensión de mucho beneficio para el país y es el hecho de que ser un país OCDE significa ser un país que se proyecta al mundo y particularmente a los inversionistas y consumidores. Se proyecta como un país de buenas prácticas, respetuoso, armónico, ordenado y serio, elementos que son atributos para quienes buscan invertir, como por ejemplo las empresas responsables de las cadenas globales de valor.

"La OCDE nos da un enorme aporte desde el punto de vista de la política comercial y de inversiones y alcanzaríamos una serie de buenas prácticas acreditadas por una organización especialista y reconocida por precisamente por eso".

- ¿Cuál será el mensaje para los representantes de la OCDE?

- El mensaje es claro y es que la OCDE es una organización a la que Costa Rica se acercó, comparte sus principios y valores y, por lo tantro, es un país que tiene por derecho propio los atributos para ser parte de la organización, para que lo incorpore y lo vea como uno de los suyos.

"Además de que la nueva administración se identifica con esos valores y principios, y está en la disposición de continuar con el proceso de incorporación, pero queremos analizar con ellos los tiempos y los instrumentos. Eventualmente algunos que no se habían visibilizado tanto nos interesan más y otros que quizá no sean tan prioritarios se pueden incorporar más tarde".

Etiquetado como: