PAC y oposición definirán sus papeletas hasta este miércoles. Como es costumbre, bancadas hacen cálculos políticos movidos por la cautela.

Por: Gerardo Ruiz Ramón 28 abril, 2015
Los jefes de fracción de las bancadas opositoras se reunieron el lunes para tantear el terreno de un posible Directorio Legislativo sin la participación del PAC. Mañana los líderes definirán si hay ambiente para esa propuesta.
Los jefes de fracción de las bancadas opositoras se reunieron el lunes para tantear el terreno de un posible Directorio Legislativo sin la participación del PAC. Mañana los líderes definirán si hay ambiente para esa propuesta.

Es probable que los votos para ganar el Directorio Legislativo los amarre el Partido Acción Ciudadana (PAC) o la oposición durante algún receso solicitado a último minuto durante el proceso de votación que arrancará el 1° de mayo a partir de las 9:00 a. m. en la Asamblea Legislativa.

Ni el PAC, ni los jefes de fracción opositores han escogido todavía quiénes serán los diputados que aspirarán a la presidencia del Directorio Legislativo, cargo que ostenta el control administrativo del Congreso y el manejo del debate en el plenario.

La razón para la tardanza parece ser el cálculo político.

Oposición más articulada

Rumbo a la segunda legislatura, la oposición logró al menos mantener reuniones formales para explorar la posibilidad de conformar una papeleta que se haga con el poder en el Parlamento, objetivo que, de concretarse, significaría un golpe bajo para el Gobierno del Presidente Luis Guillermo Solís.

Esa posibilidad pudo causar que el PAC, dividido a lo interno y sin liderazgos claros que se impongan, retrasara la escogencia de su candidato a la presidencia legislativa hasta el miércoles, mismo día en que la oposición espera confirmar o descartar un acuerdo para ir en conjunto por el Directorio.

Nunca antes visto en el oficialismo, el PAC tiene tres aspirantes a la presidencia legislativa faltando pocas horas para la elección: el actual inquilino de ese puesto, Henry Mora, la actual vicepresidenta del Directorio, Marcela Guerrero y al fundador del partido, Ottón Solís.

Guerrero parece ser el apellido menos polarizante de la triada. Mora y Solís levantan odios y amores por igual dentro y fuera del PAC.

PLN no quiere desgaste

En el bando opositor, entre tanto, aún no hay claridad de quién podría ser la figura idónea para encabezar papeleta.

Juan Luis Jiménez Succar, jefe saliente de la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), descarta que vaya a ser un legislador verdiblanco el elegido para comandar el Parlamento durante la segunda legislatura.

El diputado es realista. El desgaste político que implica presidir el Directorio le corresponde a la bancada oficialista del PAC.

Succar sí reconoce que ante la falta de rumbo que su partido ha notado en el gobierno de Luis Guillermo Solís, está en disposición de impulsar, sin su participación en ningún puesto, un Directorio que asuma la iniciativa de sacar al país adelante.

La posición del PLN, contradictoriamente, aleja esa posibilidad, al rechazar la intención de la Unidad Social Cristiana (PUSC) de apoyar un Directorio opositor siempre y cuando esté integrado por un diputado del PAC, uno propio y otro liberacionista en los tres puestos propietarios, presidencia y primera y segunda secretaría.

Hasta ahora el PUSC tampoco sienta su posición, sabedor de que sus ocho votos serían los que inclinarían la balanza a favor de la papeleta del PAC o de la oposición, en caso de que esta última se concrete.

Un minibloque pide espacios

Para complicar todavía más el panorama, un sector opositor, integrado por dos diputados del Movimiento Libertario (Otto Guevara y Natalia Díaz), Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana (ADC), Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional, y Gonzalo Ramírez y Abelino Esquivel, ambos de Renovación Costarricense, integraron un minibloque opositor.

La intención de ese sector, dijo Redondo, es no ser invisibilizados en una eventual negociación entre el PUSC y el PLN.

La propuesta que pondrían sobre la mesa consiste en transparentar las reuniones del Directorio Legislativo sean públicas, hacer más accesible la página web del Congreso, revertir nombramientos conflictivos hechos por el Directorio presidido por Henry Mora y recortar gastos de la Presidencia Legislativa.

Además, acompañan la propuesta con proyectos de ley necesarios para aumentar la generación de empleo y mejorar la gobernabilidad democrática.

De amalgamarse ese bloque, el PAC y el movimiento opositor deberán negociar bajo mayor presión.

El miércoles será un día movido en el Congreso, de lo que se amarre en este día dependerá la tranquilidad o la turbulencia en que se desenvuelva la primera sesión solemne del 1° de mayo entrante, ambiente que podría marcar el segundo año de Luis Guillermo Solís al mando del país.