HONDURAS

Banca se torna rentable y costosa

Utilidades crecen a un ritmo del 30%, pero los costos operativos son los mayores del Istmo


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

El sistema bancario hondureño cerró el octavo mes del presente año con una acumulación de ganancias por la suma de $137,2 millones y una rentabilidad positiva de 11,37%.

La rentabilidad es medida como la utilidad sobre el patrimonio (ROE). Es uno de los principales indicadores para los accionistas y demuestra la efectividad de las operaciones.

El registro hondureño es positivo e incluso un banco sobresale del resto con un envidiable 50% de rentabilidad.

La banca hondureña tiene uno de los mayores gastos operativos de la región – de acuerdo con una investigación realizada por la firma Fitch Ratings– sin embargo fue apoyada por las utilidades netas que al mes de agosto crecían a un ritmo del 34%.

Ganan y son rentables

En comparación con el periodo enero-agosto del 2011, las utilidades aumentaron en $35,2 millones (34,6 en puntos porcentuales). Las utilidades bancarias proceden –principalmente– de la colocación de préstamos generales al público y de la inversión en títulos valores del Gobierno.

El Gobierno ha estado pagando intereses del “7% al 15% y eso genera un ingreso inesperado y fuerte para los bancos”, señala el financista Arturo Alvarado. El crecimiento del crédito en general –comercial en particular–, es también parte de ese crecimiento con 17,5% en relación con el 2011, y más de $1.262 millones en nuevos préstamos.

Esta mayor utilidad permitió un crecimiento de la rentabilidad al pasar de 9,70% en agosto de 2011 a 11,77% para agosto de este año.

El ROE es un indicador que busca mejorar la banca hondureña y al menos el banco Azteca está marcando la pauta con una rentabilidad superior al 50%. Este banco encabeza el indicador más importante para los banqueros a pesar de que se encuentra en la posición 15 en cuanto a activos y depósitos y undécimo en capital y reservas.

Sobre el promedio de rentabilidad del 11,77% se encuentran seis entidades financieras: Azteca, Occidente, Ficohsa, BAC Credomatic, Banpaís y Promérica.

Roque Rivera, presidente de la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba), aseguró que las utilidades se mantendrán en los niveles de 2011, con algunas excepciones. Sin embargo, las cifras muestran una mejoría importante que posiblemente duplicará el porcentaje de crecimiento de 2011, que fue de 17,6%.

Casos en Centroamérica

El desempeño de los sistemas financieros en Centroamérica continuarán presionados por los costos crediticios relativamente altos, en especial por la banca de persona y banca Pymes, señala el informe de Fitch Ratings Eficiencia en los sistema bancarios centroamericanos .

La firma anticipa que las tasas de interés continuarán siendo relativamente bajas y en consecuencia, los márgenes no cuentan con mayor espacio para ampliarse.

Al mismo tiempo, el crecimiento de los activos requiere el soporte de incrementos en capital que podrían ser completados por medio de la retención de utilidades. Por esto, las mejoras en la eficiencia se presentan con una manera de alcanzar los avances en rentabilidad.

Los niveles de eficiencia difieren significativamente entre los países de la región. En un extremo, el sistema financiero panameño destaca entre los más eficientes de Latinoamérica y, por el otro, el sistema financiero hondureño el mayor indicador de gastos de la región.

“Los sistemas bancarios de Honduras y Guatemala tienen una carga operativa relativamente mayor y, en algunos bancos, los gastos consumen todos los ingresos operativos”, dijo Marcela Galicia, analista de Fitch.

Debido a una mayor población, territorio y menores ingresos per cápita, los bancos requieren mayores redes de sucursales para alcanzar una penetración adecuada; no obstante, las sucursales generan menor volumen promedio de negocios en comparación con las de otros países centroamericanos, explica la ejecutiva.

Aunque Honduras tiene la mayor bancarización, después de Panamá, con 41,8%, su mayor extensión territorial y menor población en áreas urbanas requirieren una red de sucursales significativamente mayor.

“En Honduras, hay un menor número de bancos y un mayor número de sucursales, pero el volumen de negocios por sucursal es inferior. Si bien el uso de mecanismos alternativos de provisión de servicios financieros se está popularizando, el sistema en conjunto es el menos eficiente de la región”, dice Galicia.

De acuerdo con el análisis realizado por Fitch, el sistema financiero hondureño opera con factores difíciles, entre ellos mayor extensión territorial, menor población en áreas urbanas y menores ingresos per cápita.

“Dichas características requieren un mayor número de puntos de servicio para lograr la cobertura del territorio y por lo tanto, reducen la eficiencia y la rentabilidad del sistema. En este sentido, Honduras alcanzó un buen nivel de penetración bancaria (préstamos brutos a PIB del 41%) para los estándares regionales, pero la eficiencia es baja”, explica.

Consultada sobre el porcentaje recomendado de acuerdo con la economía hondureña, la analista respondió que “aunque no podemos hablar de un porcentaje recomendado de rentabilidad para el sistema financiero hondureño, Fitch considera que los indicadores de Rentabilidad Sobre Activos Promedio (ROAA) están por debajo de su nivel potencial y que mejoras en la eficiencia impactarían directamente la rentabilidad”.

Sostenbilidad y financiamiento