Parálisis hace caer los precios del petróleo mientras que los mercados aún no recienten la medida

Por:  1 octubre, 2013
El presidente Obama se reunirá con un grupo de empresarios centroamericanos durante su visita a Costa Rica. Los detalles de la cita se revelarían este miércoles.
El presidente Obama se reunirá con un grupo de empresarios centroamericanos durante su visita a Costa Rica. Los detalles de la cita se revelarían este miércoles.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, alertó este martes al Congreso de que no elevar el techo de la deuda pública será catastrófico para la economía.

La deuda pública en Estados Unidos alcanzará su límite el próximo 17 de octubre.

Obama también anticipó una nueva batalla con los republicanos.

"No voy a negociar sobre la responsabilidad que tiene el Congreso de pagar las cuentas del país", advirtió Obama en una comparecencia en la Casa Blanca.

El mandatario norteamericano dijo que autorizar al Tesoro a que pague esas cuentas "es un voto de rutina" y no "una concesión" al presidente o al Gobierno.

Petróleo a la baja. Los precios del petróleo continuaron cayendo este martes al final de los intercambios europeos tras el cierre parcial de los servicios públicos estadounidenses por un tiempo indeterminado.

La situación en Estados Unidos no beneficia a la demanda de crudo.

Hacia las 16H00 GMT, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en noviembre valía $107,12 en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, $1,25 menos que el lunes al cierre.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de light sweet crude (WTI) para entrega en el mismo mes perdía 98 centavos y quedaba en $101,35.

Sin impacto. El cierre de numerosos servicios federales en Estados Unidos no tuvo ningún impacto inmediato en los mercados, que enfrentan; sin embargo, el riesgo de una moratoria de deuda si republicanos y demócratas no llegan a un acuerdo antes del 17 de octubre.

El anuncio del cierre parcial de numerosos servicios federales por falta de un acuerdo presupuestario a partir de este martes ya había sido ampliamente anticipado y las plazas financieras de Asia y Europa apenas se dieron por enteradas.

"Pareciera que los mercados no están particularmente preocupados o no se vieron particularmente sorprendidos por la incapacidad (del Congreso) de evitar un cierre del Estado federal", señalaron los analistas de la correduría bursátil Alpari.

El impacto de esa parálisis parcial sobre el Producto Interno Bruto (PIB) de la primera economía mundial, y por lo tanto sobre el resto del mundo, es real pero por el momento limitado.

"El cierre va a ser costoso para el crecimiento interno (...)", afirman sin embargo los analistas de Rabobank. Pero este costo "depende esencialmente de la duración" de la parálisis de la administración federal, precisa el jefe economista de UniCrédit para Estados Unidos, Harm Bandholz.