MEIC deroga trámites marchitos

Empresarios creen que poco sirve anular reglamentos sin uso cuando no se reducen trámites diarios


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Anular un reglamento técnico que data de 1956 para mejorar el marco regulatorio, es semejante a dar un martillazo en una pared sin clavo.

Por lo menos esa es la opinión que tiene un sector del empresariado sobre las derogatorias de reglamentos técnicos que impulsa el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

Los empresarios están ansiosos por ver al MEIC derogar más trámites que los afectan a diario, a la par de la anulación de viejos reglamentos que no se aplican.

Pero la jerarca de esa cartera, Mayi Antillón, rechaza las críticas y argumenta que la mejora regulatoria va más allá de la mera eliminación de requisitos.

Cantidad contra calidad

En un decreto publicado a principios de setiembre, el MEIC derogó 41 reglamentos técnicos. En el 2011 ya había eliminado 14, mientras que otros 24 se han actualizado durante este gobierno.

Se trata de normativa en desuso, y la más reciente data de 1997. Para representantes del sector productivo, el MEIC debería concentrar sus esfuerzos en recortar la tramitomanía que existe, en lugar de la que se marchitó.

Así lo ilustra Martha Castillo, vicepresidenta ejecutiva de la Cámara de Industrias (CICR). “El último decreto no simplifica ningún trámite, sino que elimina reglamentos técnicos vigentes cuya aplicación ya no es posible por diversas razones”, alegó.

Para Castillo, el enfoque de los esfuerzos estatales debería estar en reducir los trámites para formalizar una empresa, talón de aquiles tico en las mediciones internacionales de competitividad.

En este apartado, Antillón sostiene que se ha avanzado durante este gobierno y se pretende dejar una buena herencia. “Tenemos como principal meta la reducción del indicador de apertura de negocios de 60 a 27 días y de 12 a 6 pasos. Hoy estamos en 9 pasos y 39 días”, recalcó.

La representante de los industriales, empero, afirmó que también hace falta meter el bisturí a fondo y reducir también los pasos para inscribir sociedades, para obtener permisos de operación de parte del Ministerio de Salud Pública y del Ministerio de Agricultura, además de simplificar los trámites que las empresas gestionan ante la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena).

Algunos de esos requisitos se simplificarán cuando el Gobierno lance la segunda etapa del sistema “CrearEmpresa”, en octubre próximo, anunció Antillón.

“Se va a integrar todo el proceso de activación de empresas que involucra los trámites de registro como patrono ante la Caja Costarricense de Seguro Social, como contribuyente ante Tributación, permisos sanitarios y la patente municipal”, adelantó.

Vida diaria aún anquilosada

Mario Montero, vicepresidente de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), opina que si bien las derogatorias de reglamentos obsoletos son necesarias para desenmarañar a los productores, las prioridades deben ir encaminadas a mejorar el marco regulatorio que a diario rige a las empresas.

“Hay que hacer ese mismo tipo de revisiones en otros temas, como el difícil proceso de registro de alimentos ante el Ministerio de Salud, u otros reglamentos que han desmejorado la seguridad jurídica del sector alimentario al introducir conceptos poco claros o carentes de base científica”, comentó.

La ministra Antillón instó al empresariado a ver la pintura completa. “El proceso de mejora regulatoria y simplificación de trámites incluye eliminar regulaciones duplicadas y contradictorias que no obedecen a la realidad económica del país”, advirtió.

La presidenta de la Cámara de Exportadores (Cadexco), Mónica Segnini, también alabó la derogatoria de viejos reglamentos. “Claro que ayuda, se apliquen o no. Mientras estaban vigentes se corría el riesgo de que se pidiera su cumplimiento, al ser requisitos vigentes”, sostuvo.

No obstante, la empresaria reconoció que los exportadores tienen otra piedra aún más grande metida en el zapato. Son los trámites ante aduanas que representan el 33% de las limitantes. Los trámites ante el MAG y Salud figuran cada uno con un 19% del total de pasos a seguir, mientras que un 13% de los requisitos para exportar los solicitan otras entidades estatales.

Jaime Molina, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), dijo que desde hace años señalaron a las autoridades los obstáculos por trámites excesivos, sin que se vea una mayor conciencia y disposición de parte del Estado. Recordó que Uccaep mantiene una comisión donde se hacen aportes para mejorar la seguridad jurídica.

Álvaro Sáenz, presidente de la Cámara de Agricultura y Agroindustria (CNAA), tampoco celebra la eliminación masiva de reglamentos y se queja de que no se han dado mejoras para obtener permisos ambientales y de concesión de aguas o para cavar posos, o para registrar agroquímicos.

Antillón asegura que los martillazos sí han sido efectivos y se siguen dando con 39 planes para reducir trámites.

Empero, los representantes empresariales insisten en que la lucha contra la tramitomanía debe ampliarse a los obstáculos vigentes, y no los que han fallecido por su cuenta.

Largo proceso

La reducción de trámites parece no alcanzar. Aquí algunos planes:

1. Permisos sanitarios: Con la reforma al reglamento para simplificar pasos a empresas de riesgo bajo se redujo de 7 a un día el trámite.

2. Nueva empresa: Nació “CreaEmpresa”, web donde se inscribe un negocio completo en línea, aún en proceso de crecimiento.

3. Construcción: Es donde el país más ha mejorado en reducción de trámites gracias a digitalización de procesos de visado de planos.

4. Agua: Redujeron a 15 días el plazo para que AyA realice las conexiones de nuevos servicios. Antes se tardaba 56 días en el trámite.

5. Plaguicidas: Se creó la ventanilla única para el registro de agroquímicos que permitirá reducir de 20 a 10 meses el tiempo de resolución.

Fuente Estrategia de mejora regulatoria.

Sostenbilidad y financiamiento