El nivel y la estabilidad de las tasas de interés, así como el tipo de cambio y el desempeño del comercio influirán en la estabilidad del país

Por: Eugenia Soto Morales 4 agosto, 2014
La Cepal espera que que el aumento de precios de todo el año se ubique dentro del rango establecido como meta, pero tal vez más cerca del 5%.
La Cepal espera que que el aumento de precios de todo el año se ubique dentro del rango establecido como meta, pero tal vez más cerca del 5%.

Para 2014, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), estima un crecimiento económico para Costa Rica del 4%, influido por el nivel y la estabilidad de las tasas de interés y el tipo de cambio, el desempeño del comercio y la reactivación esperada de la demanda externa.

En los tres primeros meses de 2014 la actividad económica de Costa Rica, medida por el índice mensual de actividad económica (IMAE), creció un 3,3% interanual según su serie tendencia-ciclo (un 2,2% en el mismo período de 2013).

Así lo concluye el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2014 de la Cepal, presentado este lunes, en Santiago de Chile.

El estudio señala que la inflación interanual a abril de 2014 llegó al 3,7% y se mantiene dentro del nuevo rango de tolerancia del Banco Central (del 3% al 5%) aplicado a partir de enero 2014.

Se espera que el aumento de precios de todo el año se ubique dentro del rango establecido como meta, pero tal vez más cerca del 5%.

Para 2014, se prevé un déficit fiscal del gobierno central de un 6% del PIB, lo que la Cepal considera como un gran reto para el nuevo gobierno de Luis Guillermo Solís, que en próximo 16 de agosto cumplirá sus primeros 100 días.

Según Cepal, el desempeño de la demanda interna, en particular el consumo privado, y las exportaciones netas son las principales causas para que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Costa Rica se desacelerara en el 2013 al pasar de un 5,1% en el 2012 a un 3,5%.

El documento señala que la variación media anual de la inflación fue del 5,2% (un 3,7% interanual en diciembre), de modo que estuvo dentro del rango de la meta del Banco Central para 2013 (del 4% al 6%).

Mientras tanto, el déficit fiscal del gobierno central fue equivalente al 5,4% del PIB, significativamente más alto que el registrado en 2012 (4,4%).

En línea con el deterioro de las finanzas públicas, la deuda total del sector público global aumentó de un 50,9% del PIB en 2012 a un 55,1% del PIB.

El déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos fue del 5,1% del PIB en el 2013, frente a un 5,2% del PIB en 2012.