Costa Rica va por la autogeneración "con todas las de la ley", literalmente, pero todavía quedan algunas dudas de los lectores. Aquí encontrará algunas respuestas

Por: María Fernanda Cruz 29 marzo, 2016

Empecemos por lo más básico, ¿qué es la generación distribuida? Es un sistema en el que los hogares y las empresas producen su propia electricidad y, cuando les sobra, contribuyen con la producción general de electricidad del país. Es decir: inyectan los Kilovatios (KW) sobrantes a la red de las empresas distribuidoras (como la Compañía Nacional de Fuerza y Luz o la Empresa de Servicios Públicos de Heredia) y estas la distribuyen. Cuando el sistema propio no está produciendo energía (por ejemplo en las noches), el cliente puede descargar la electricidad de esa misma red y le cobran un monto "de acceso" por cada kilovatio descargado.

Eso sí, solo puede inyectar un 49% del total de la energía generada porque se supone que sus paneles están instalados para el autoconsumo y no para convertirse en un generador privado. Si lo fuera, la Aresep tendría que regularlo... con todo lo que eso implica.

¿Termino pagando por la electricidad que ya había generado con mis propios paneles? Sí, pero un importe menor. En teoría, las distribuidoras le descuentan a los usuarios los kilovatios producidos y solo le cobran una tarifa por acceder a esa red cuando descarga el equivlanete a la energía previamente inyectada. Al final de cuentas, esa red funciona como un medio de almacenamiento. Por ejemplo, mientras el ICE cobra ¢79 por cada KWh en la modalidad residencial (por los primeros 200 KWh), en la modalidad de neteo sencillo, que es el intercambio de energía con las distribuidoras, pagaría ¢28,3 por acceder a la red por cada KWh descargado.

Eso es en el ICE, ¿ pero qué pasa con el resto de distribuidoras? Todas las distribuidoras están obligadas, por ley, a implementar el neteo sencillo. Ya el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) elaboró un documento base para unificar los contratos de todas estas empresas y la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) aprobó las tarifas de acceso de cada una de estas empresas.

¿Cómo sé cuánto tengo que pagarle a mi distribuidora y si realmente es rentable? En este documento encontrará lo que usted paga por descargar energía de la red, según su distribuidora y el tipo de tarifa, y en este otro enlace puede encontrar las tarifas de acceso aprobadas por la Aresep, si quiere hacer sus propios cálculos. Si usted está en modalidad residencial, hicimos la tarea por usted:

Y con respecto a la pregunta sobre rentabilidad, la respuesta depende de múltiples factores. Al comprar un panel solar, deberá tomar en cuenta cuánto tiempo tardará pagándolo y en cuánto tiempo recuperará esa inversión. Los ahorros importantes comienzan a notarse después de diez años, si financió la compra de los paneles, según la empresa Purasol.

¿Puedo tener paneles solares sin conectarlos a la red eléctrica? Sí y no tiene que pedir ningún tipo de permiso. De hecho, desde que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) terminó el plan piloto de generación distribuida (con el que conectó a 300 hogares con paneles solares a la red), los empresarios de paneles solares han seguido vendiendo sus productos para calentar el agua de las duchas, por ejemplo. En algún momento del futuro cercano también podrá almacenar su propia energía en superbaterías para el hogar (diseñadas y producidas por el genio y señor de la disruptividad, Elon Musk) y desconectarse por completo de la red, pero podrá contar con ese plan hasta que la producción a escala las abarate y sea rentable importarlas.