Comex apostará a la atracción del cine y la educación

Entidad procura diversificar con más fuerza las exportaciones de servicios costarricenses

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En 2012, el actor estadounidense Will Smith eligió las localidades de Sarapiquí, San Carlos y el mismo volcán Arenal para filmar la cinta Después de la Tierra (en inglés After Earth ).

El evento sigue viéndose a nivel nacional como un hecho aislado, sin embargo, su intermitencia no evita que se señale como un sector en auge y con un alto potencial como dinamizador de la economía local.

Desde las autoridades de comercio exterior en Costa Rica así lo confirman y aseguran que la exportación de servicios de cultura –como lo denominan– serán aspectos a los que se prestará más atención este 2017.

El objetivo: diversificar la oferta exportable nacional en servicios.

En esa misma línea, se habla de potenciar otros subsectores con igual potencial identificado, como el de servicios educativos, de moda y ambientales.

La apuesta llega en un momento cuando la Promotora de Comercio Exterior (Procomer) proyecta que las exportaciones de servicios del país alcanzarán en un máximo de tres años la misma proporción de envíos que los bienes (un 50%).

Cámara y ¡acción!

Como evidencia de ese impulso del país, la creación de un comisionado fílmico se enlista como las propuestas más visibles.

De acuerdo con Álvaro Piedra, director de exportaciones de Procomer, se trata de un ente encargado, entre otras funciones, de promover las producciones costarricenses en el extranjero, producir un catálogo de locaciones, bienes y servicios, y establecer una ventanilla única para realizar los trámites requeridos por esta actividad.

“La filmación es una actividad rentable, genera gran demanda de servicios locales, y un altísimo nivel de encadenamientos”, agregó Alexánder Mora, ministro de Comercio.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la industria del cine, así como los videojuegos y el diseño forman parte de lo conocido como economía naranja o creativa; una industria que ha generado exportaciones mundiales de poco más de $640.000 millones.

Educación y más

Pero no todo es cine. Otros subsectores de servicios como educación y moda han empezado a sobresalir en el radar y a demandar la atención de las autoridades.

En exportación de servicios de educación, por ejemplo, Procomer habla de una intensificación en las estrategias de promoción, tanto del país como de las mismas universidades, para dar a conocer al país como destino educativo.

Para el presente año la entidad alista la participación en al menos dos ferias internacionales en Shanghái (China Eduexpo) y Estados Unidos (Nafsa). Esta última es catalogada como una de las más importante a nivel internacional en el tema.

Las estadísticas del Instituto de Educación Internacional de los Estados Unidos ( Open Doors ) son un indicio positivo. Para el 2015, 9.300 estudiantes estadounidenses universitarios eligieron Costa Rica como destino de enseñanza; un número que ha crecido en un 156% desde el 2001.

“Este (sector) puede ser perfectamente la gallina de los huevos de oro”, dijo Piedra.

En moda, un cluster de diseño –Estilo Costa Rica– es solo una muestra de lo que al país aspira: ser un proveedor de diseño de moda de alta calidad e innovación.

Entonces, si los esfuerzos se gestan en la dirección correcta podríamos estar hablando de que Costa Rica sería mucho más que tuismo y dispositivos médicos.

Sostenbilidad y financiamiento