Por: Rafael González 12 abril, 2014

El nuevo Reglamento de Procedimiento Tributario (RPT), Decreto Ejecutivo 38277-H, entró a regir al día siguiente de su publicación en el Alcance 10 a La Gaceta 65 del 2 de abril del 2014.

Deroga los anteriores reglamentos de Gestión, Fiscalización y Recaudación Tributarias, sobre Cierre de Negocios, y de Dación en Pago.

Quiero llamar la atención sobre el transitorio IV, que obliga a los contribuyentes que tengan inscrito ante Tributación un domicilio fiscal diferente del regulado por los artículos 26 y siguientes del Código (34 y siguientes del RPT), a modificarlo ajustándolo a la nueva normativa, en un plazo de 15 días hábiles, que vencerá el martes 29 de abril (si la Administración trabaja la Semana Santa) o el lunes 5 de mayo (si no lo hace).

La omisión de este deber está sancionada con una multa de medio salario base (¢199.700).

El cambio de domicilio se hace mediante un formulario D.140, que se obtiene ingresando al sitio web de Tributación (http://dgt.hacienda.go.cr/tramites) y ahí se escoge la opción b (actualización o modificación de datos en el Registro Único Tributario). Si el contribuyente es una persona física, su domicilio fiscal debe ser el lugar donde esté centralizada su actividad económica o, en segundo lugar, su residencia habitual. Si es una persona jurídica, el centro donde se lleve la gestión administrativa y la dirección de sus negocios.

Atención: los contribuyentes domiciliados en el extranjero (por ejemplo, casas matrices o relacionadas que reciban dividendos, intereses, regalías, etc.) deben señalar un domicilio fiscal en el país, siguiendo unas normas nuevas: en primer lugar las del párrafo anterior; si no existe establecimiento permanente, el domicilio del representante o, en su defecto, donde ocurra el hecho generador, pero con obligación de designar un apoderado en el país.