Finalización de City Mall y Proyecto Reventazón pasa factura al sector

Por: Manuel Avendaño Arce 18 septiembre, 2016
 En picada. El sector construcción decreció 15,9% en junio en el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), más que todo por el nicho privado.
En picada. El sector construcción decreció 15,9% en junio en el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), más que todo por el nicho privado.

El sector de la construcción en Costa Rica sufre tras la finalización de grandes obras como el City Mall y el proyecto hidroeléctrico Reventazón.

El Índice de Actividad Económica (IMAE) y el Informe Mensual de Actividad Económica de agosto evidencian un golpe en los números de la construcción costarricense.

Este sector creció un 15,8% en el primer semestre del 2015, pero para el mismo periodo de este año los resultados fueron negativos y registró una caída de -6,5%.

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) señaló que el sector todavía no logra tener grandes obras para sustituir al City Mall y la construcción que efectuaba el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

El decrecimiento abarca todo el sector. La tasa media para la construcción pública fue de -3% y para la privada de -8% entre enero y junio de este año.

Trámites duplicados y excesivos, altos costos en mano de obra y el divorcio que existe entre la construcción de infraestructura pública con respecto a la privada, son algunas de las trabas que enfrenta la actividad.

El futuro cercano podría ser mejor para el sector. Los datos de metros cuadrados tramitados ante el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) muestran dinamismo.

Entre enero y junio de este año se registró un aumento del 20,1% en la cantidad de metros cuadrados tramitados, que no necesariamente están en construcción actualmente, pero que podrían reflejarse en un crecimiento para el sector en ocho meses.

infografia
El bache de la construcción

En febrero del 2016 empezó a operar la primera fase del proyecto hidroeléctrico Reventazón.

Es la planta más grande de Centroamérica y la obra de construcción más importante que se ha edificado en Costa Rica.

El proyecto inyectó crecimiento al sector durante los últimos años.

A esta obra se unió el City Mall en Alajuela, hasta ahora el centro comercial más grande de Costa Rica. Un edificio de 18.000 metros cuadrados con 330 locales.

Ese bache generado entre los dos semestres se debe a que en 2015 se dio una “inusual situación” en la actividad.

Mónica Castillo, directora de Investigación de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC), explicó que el sector se mantiene con resultados similares a los de los últimos años.

“El crecimiento del 2015 se debe a una coyuntura especial por las obras que se desarrollaban en ese entonces como el City Mall, el proyecto Reventazón y la Terminal de Contenedores de Moín (TCM)”, agregó Castillo.

Lo cierto es que ese bache golpea los números del sector.

Los resultados para la construcción pública y privada son negativos este año.

Olman Vargas, director ejecutivo del CFIA, aseguró que la construcción pública está estancada por problemas de gestión en el Gobierno.

Obras financiadas como la Circunvalación norte, la ampliación de la Ruta 32 y el paso a desnivel en Zapote, podrían aportar al crecimiento del sector.

Por un lado, son obras que sumarían a la dinámica de la construcción en el país y, por otro lado, son proyectos de infraestructura que facilitan el desarrollo de residenciales, oficentros, viviendas y otro tipo de obras de bien social como centros de salud.

Fe en los metros tramitados

Aunque los datos de construcción del Banco Central no son alagüeños para el primer semestre del 2016, la cantidad de metros cuadrados tramitados ante el CFIA ofrecen un mejor panorama para el futuro.

Mientras entre enero y junio del 2015, se reportaron 3.099.220 metros cuadrados, en el mismo periodo de este año se registraron 3.722.237 metros cuadrados. Las cifras representan un incremento del 20,1% en el primer semestre del 2016.

El dato se desagrega con resultados positivos en construcción de oficinas (57,1%), comercio (44,4%) y vivienda (18,5%). En tanto, los números negativos están en industria (32,6%) y sitios públicos o centros de salud (-19,3%).

Los metros cuadrados que se tramitan en el registro de responsabilidad profesional de planos constructivos del CFIA no son necesariamente construcciones en curso. Es decir, algunas obras podrían empezar meses después.

“Estas obras se pueden reflejar en los resultados de la construcción hasta dentro de seis u ocho meses”, precisó Mónica Castillo, directora de Investigación de la CCC.

El sector construcción mantuvo modestos niveles de crecimiento en los primeros semestres de los últimos años.

Por ejemplo, los datos entre enero y junio de cada año, muestran que en el 2013 el crecimiento del sector fue de 2,2%, en 2013 fue de 4,3 y en 2015 alcanzó un 15,8%.

Frenos para nuevas obras

Un informe elaborado en 2015 por el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica, enumeró una serie de causas que frenan el desarrollo de nuevas obras en el país.

El documento indica que los trámites excesivos y duplicados son una limitación para nuevas construcciones porque encarecen las obras en su precio final.

También el alto costo de la mano de obra y el uso de métodos constructivos poco tecnificados disparan los costos de las construcciones en el país.

En 2008, construir un metro cuadrado en Costa Rica costaba $400, ese precio se elevó a $700 en 2015, según datos de la firma asesora BildTek S. A.

El aumento en la demanda de materiales constructivos en otros países eleva el precio de los materiales importados a Costa Rica y eso se traduce en costos más altos.

En el país existe un divorcio marcado entre las obras de infraestructura pública y los proyectos privados.

La reciente conclusión del paso a desnivel en Paso Ancho es, apenas, una obra de una cartera atrasada que incluye la Circunvalación norte, la rotonda elevada en Zapote y la ampliación de cruce de Guadalupe.

Expertos consultados en materia de construcción coinciden en que la calidad de las calles, las trabas burocráticas y los excesivos trámites frenan, muchas veces, las intenciones de los desarrolladores privados de crear nuevas obras en Costa Rica.