Empresa china HKND, a cargo del canal interoceánico, confirmó que obras se iniciarán en diciembre y estará listo en 2019

Por:  28 noviembre, 2014
Proyecto de canal húmedo en Nicaragua tendría dimensiones tres veces mayores a las del actual canal interoceánico de Panamá.
Proyecto de canal húmedo en Nicaragua tendría dimensiones tres veces mayores a las del actual canal interoceánico de Panamá.

La empresa china HKND, a cargo del canal interoceánico de Nicaragua, minimizó los cuestionamientos financieros y ambientales que rodean la obra y aseguró que el proyecto, valorado en $50.000 millones, se iniciará en diciembre y estará listo en 2019.

La viabilidad de la ruta, que sería tres veces más larga que la de Panamá, fue determinada en estudios de factibilidad técnica y financiera que serán divulgados en las próximas semanas, afirmó el asesor principal del proyecto, el ingeniero australiano Bill Wild, a corresponsales extranjeros.

"No entiendo por qué la gente piensa que no hemos acabado los estudios del proyecto", declaró Wild.

Agregó que están satisfechos con los resultados de los estudios técnicos, realizados por la compañía China Railway Construction Corp, y las proyecciones financieras elaboradas por la consultora estadounidense McKinsey & Compañía.

Wild rehusó hablar sobre los inversionistas o países que habrían concretado fondos en el megaproyecto, uno de los más ambiciosos de América Latina, con el cual Nicaragua busca atraer 5% del comercio marítimo mundial y competir con el Canal de Panamá, construido hace un siglo.

Se detalló que la investigación de impacto ambiental que dirige la firma británica Environmental Resource Management (ERM) también está lista, aunque faltan definir los proyectos de mitigación ecológica.

Sin embargo, el representante de ERM, David Blaha, consideró la semana pasada que el documento final sobre el tema ambiental se presentará en marzo o abril de 2015.

"Es una actitud irresponsable que se comience la ejecución de los trabajos sin tener en mano la evaluación de los estudios de impacto ambiental, de riesgos sísmicos, meteorológicos", había objetado entonces el subdirector de la ONG medioambiental Centro Humboldt, Víctor Campos.

Wild minimizó estos temores sobre el potencial desastre ecológico que podría causar el canal, que partirá de la desembocadura del río Brito en el Pacífico Sur, atravesará el lago Cocibolca, la reserva de agua dulce más importante de Centroamérica, y terminará en la salida del río Punta Gorda en el Caribe.

La firma HK Nicaragua Development Invesment (HKND), del enigmático Wang Jing, obtuvo el año pasado la concesión para construir y operar el canal por un plazo de 50 años prorrogables por 50 más.

El canal tendría 278 kilómetros de largo, 30 metros de profundidad, entre 200 y 500 metros de ancho y 12 esclusas.

Las obras adyacentes como un aeropuerto, una zona de libre comercio, complejos turísticos, fábricas y un puente sobre la carretera Panamericana podrían prolongarse durante cinco años más.

La primera fase estará a cargo de empresas nicaragüenses que están en negociación con HKND, con la participación de 300 obreros.

En 2015 empezarían los trabajos de excavación, en los que se removerán 3.000 millones de metros cúbicos de tierra y residuos.

Por su parte, el gobierno comenzará pronto a negociar las indemnizaciones con 7.000 familias (30.000 personas) que serán expropiadas y desplazadas de la zona de manera gradual.

El gobierno nicaragüense ha defendido el proyecto como una forma de generar ingresos y puestos de trabajo para reducir la pobreza.

Etiquetado como: