Mayoría de la oposición comparte idea de unirse en el 2014, pero renovación interna consume a los partidos

Por: Gerardo Ruiz Ramón 26 agosto, 2012
Falta mucha plática aún para que los líderes opositores se vuelvan a sentar a la misma mesa política.
Falta mucha plática aún para que los líderes opositores se vuelvan a sentar a la misma mesa política.

El tiempo apremia y el cronograma electoral del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) es uno de los obstáculos que enfrenta una eventual coalición de oposición.

Los partidos que deseen unirse para el 2014 ya solo tienen once meses para intentar acuerdos en un programa de gobierno y en candidaturas comunes.

El calendario indica que el 1° de agosto del 2013 es la fecha límite para que las fuerzas políticas terminen el proceso de renovación de estructuras.

Ese mismo día vencerá el plazo para solicitar la inscripción de una coalición ante el TSE.

Empero, la inscripción de candidaturas se cerrará el 18 de octubre del 2013, lo cual deja un margen para una posible convención aliada en setiembre, donde se escogería al candidato presidencial.

Informalidad no superada

Por ahora las conversaciones para la coalición se realizan entre humeantes tasas de café y amenas pláticas. Pero nada más. La informalidad no se supera.

Así lo reconocen los líderes de la oposición que tienen como único acuerdo firme, a hoy, aguardar a que todos los partidos acaben sus procesos de renovación de estructuras para proceder a hablar en serio de una eventual unión.

Esa dinámica preparatoria drena las pocas fuerzas dedicadas a pensar en hacer frente común.

El Partido Acción Ciudadana (PAC) apenas va por la mitad del proceso de asamblea distritales y ni siquiera maneja una fecha tentativa para hacer su convención.

El Movimiento Libertario (ML) comenzará sus asambleas cantonales el 15 de enero del 2013 y proyecta la Asamblea Nacional para junio próximo.

El Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) aún debate si iniciará sus distritales en noviembre o febrero, mientras el Frente Amplio (FA) ha realizado el 65% de sus asambleas cantonales y espera terminar el proceso de renovación de su Asamblea Nacional en diciembre entrante.

Se preparan para ir solos

Todos los partidos dicen que el trabajo interno se enfoca en enfrentar en solitario la campaña.

Sin embargo, Elizabeth Fonseca, presidenta del PAC, afirmó que ese es el escenario menos deseado por su divisa.

Su copartidarios Alberto Salom y el diputado Juan Carlos Mendoza consideran que el PAC va en la ruta correcta para agrupar al mayor número de partidos y de movimientos.

Un elemento que suma más estrés a la precampaña es el resurgimiento de liderazgos.

Salom y el diputado José María Villalta, del FA, ven en los ímpetus electorales de Otto Guevara, precandidato del ML una dificultad para la coalición.

Ambos creen que la ideología pregonada por Guevara y su intención de polarizar la lucha presidencial entre el PLN y su figura, alejan al ML de un centro político donde ir a buscar acuerdos.

Libertario y PUSC más cerca

Guevara dejar entrever la lejanía con el PAC y FA y admite que durante el 2012 las conversaciones más intensas por una coalición las han mantenido dirigentes de su partido y un sector del PUSC.

El presidente rojiazul, Gerardo Vargas, incluye en ese petit comité a un sector del PAC.

Los opositores minimizan el mal antecedente de la alianza parlamentaria “Por Costa Rica”, un primer ensayo fallido que tuvo su origen en el Congreso.

El crisol, pese a todo, pareciera estar en precalentamiento y dispuesto para la fundición.

Posiciones

ML: Otto Guevara, pretende liderar la lucha contra un tercer gobierno del PLN. Está dispuesto a dialogar ante una eventual segunda ronda electoral.

PAC: Trabaja por agrupar al mayor número posible de partidos y grupos sociales. Su primer escenario electoral es ir en coalición, pero hay divergencias internas.

PUSC: Es la fuerza política más entusiasmada con la idea de una alianza electoral. Se acerca más al ML.

FA: Está abierto a toda negociación para entrar en una coalición a nivel nacional y provincial.

PASE: Permanece fuera del radar de la oposición al estar cerca del PLN. Pero no lo descartan para negociar.

Fuente Entrevistas EF.

Etiquetado como: