Fallas en mercado laboral atizan problemática en distribución del ingreso

Por: Andrea Rodríguez V. 11 noviembre, 2014
estado de la nación
estado de la nación

El 2013 le dejó a Costa Rica, en materia de equidad, la marca de haber alcanzado su máximo histórico en desigualdad del ingreso, según los resultados del vigésimo Informe Estado de la Nación presentado la mañana de este martes.

El coeficiente de Gini, una medida resumen de la desigualdad en la distribución del ingreso per cápita entre los habitantes, alcanzó para ese año un nivel de 0,524 puntos a nivel nacional, donde cero es equidad y 1 es desigualdad.

Si bien ese indicador no presentó un cambio significativo con respecto al año anterior (2012), reflejó el incremento acumulado desde 2006 y exhibió el valor más alto del período 1987-2013.

"La desigualdad del ingreso continúa en su tendencia creciente. El problema se origina en el mercado de trabajo, que se caracteriza por su segmentación y por las diferencias en los ingresos y las oportunidades de empleo de calidad que brinda a las personas", se lee en el informe.

De acuerdo con el documento, la desigualdad es evidente en el porcentaje de los ingresos que acumula cada decil, donde el ingreso del 10% de hogares más ricos (décimo decil) es veintisiete veces mayor que el del 10% más pobre (primer decil).

En términos absolutos, la cantidad de hogares pobres estimada para el 2013 ascendió a 285.467, y en extrema pobreza a 88.557.

A modo de ejemplo, Natalia Morales, una de las investigadores del estudio, detalló que si para el 2013 la cantidad de personas desempleadas hubiesen encontrado empleo, la incidencia de la pobreza en los hogares se hubiera visto reducido de un 20,7% a un 16,4%. Y la pobreza extrema hubiese pasado de 6,4% a 4,2%.

De igual forma, el 2013 mantuvo un incumplimiento en materia de derechos laborales y salario mínimo, pues cerca de uno de cada tres empleados se encontró ganando por debajo del salario mínimo por hora (395.295 trabajadores en total).

"Cumplir con un rubro como este indudablemente incidiría directamente sobre la pobreza y la desigualdad. Si esta cantidad de personas cumplieran con la Ley se podría ver reducido el coeficiente de Gini en hasta un 14%", comentó Morales.

Y es que para la especialista, la pobreza que se ha visto incrementada en los último años responde a un tema de empleo, y a un asunto de descuido del mercado laboral.

Si bien los programas de ayuda social han causado el efecto deseado, estos solo han venido a atenuar el problema pero no a resolverlo. Por segundo año consecutivo la inversión social pública se expandió y, de este modo, logró compensar la contracción observada en 2011.

"El país lleva ocho años de un crecimiento sostenido en inversión social, los programas han sido progresivos, pero continúan con filtraciones importantes, es más, el país no cuenta con una política clara de empleo", dijo Morales.