La decisión de Bahrein, Egipto, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos aisla al pequeño país cortando sus comunicaciones por tierra, mar y aire con el mundo exterior

Por: Agencia AP 5 junio

Dubái.- Cuatro países árabes cortaron el lunes sus lazos diplomáticos con Catar, aludiendo a sus relacionados con Irán y a su apoyo a grupos islamistas. La decisión aisló al pequeño país cortando sus comunicaciones por tierra, mar y aire con el mundo exterior.

Bahrein, Egipto, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos empezaron a retirar a su personal diplomático de Catar, y varias aerolíneas se apresuraron a anunciar la suspensión de sus rutas a la capital catarí, Doha.

Catar, un país rico en petróleo que celebrará el Mundial de fútbol de 2022 y acoge a unos 10.000 soldados estadounidenses en una importante base militar de Estados Unidos, calificó la decisión de "violación de su soberanía".

Las medidas tuvieron un efecto inmediato, golpeando a la aerolínea de larga distancia Qatar Airways y hundir su mercado bursátil, planteando dudas sobre cómo podría verse afectado un país que depende de las importaciones de comida.

Arabia Saudí también dijo que las tropas cataríes se retirarían de la guerra abierta en Yemen. El gobierno yemení con respaldo internacional, que ya no controla la capital ni amplias zonas del territorio, también cortó sus relaciones con Catar.

Todos los países ordenaron a sus ciudadanos que salieran de Catar y dieron 14 días a los cataríes en sus territorios para que regresaran a su país. Además, anunciaron la expulsión de diplomáticos cataríes de sus territorios.

El Ministerio catarí de Exteriores dijo que no había "ninguna justificación legítima" para la decisión de los países, aunque prometió a sus ciudadanos que no se verían afectados. "El gobierno catarí tomará todas las medidas necesarias para asegurar esto y frustrar los intentos de influir y perjudicar a la sociedad y economía catarí" , afirmó.

Los cuatro países dijeron que cortarían el tráfico aéreo y marítimo con Catar. Arabia Saudí añadió que cerraría su frontera terrestre, lo que en la práctica aísla al país del resto de la Península Arábiga.

Qatar Airways, una de las principales aerolíneas de larga distancia de la región y que suele atravesar el espacio aéreo saudí, no respondió en un primer momento a una petición de comentarios. Algunos de sus vuelos del lunes cruzaron el espacio aéreo iraní.

Las medidas de Bahrein, Egipto, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos de romper relaciones diplomáticas con Catar tuvieron un efecto inmediato, golpeando a la aerolínea de larga distancia Qatar Airways.
Las medidas de Bahrein, Egipto, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos de romper relaciones diplomáticas con Catar tuvieron un efecto inmediato, golpeando a la aerolínea de larga distancia Qatar Airways.

Etihad, con sede en Abu Dhabi, dijo que suspendería sus vuelos a Catar "hasta nuevo aviso". Emirates, con sede en Dubái, también indicó la suspensión de sus vuelos a Catar a partir del martes, al igual que la operadora asequible FlyDubai.

Ya antes de las decisiones del lunes, Catar se mostró impasible a las crecientes tensiones.

El emir que gobierna el país, Tamim bin Hamad al Thani, llamó el 27 de mayo al presidente de Irán, Hasán Ruhani para felicitarle por su reelección. La llamada fue una clara réplica a los esfuerzos de Arabia Saudí por obligar a Catar a que se sume a su frente contra Irán, gobernada por chiíes y a la que el reino suní considera su principal enemigo y una amenaza para la estabilidad regional.

Catar comparte un enorme campo gasífero en alta mar con la república islámica.

En Catar se encuentra la amplia base de al-Udeid, donde están el Comando Central del ejército estadounidense y 10.000 soldados estadounidenses. No estaba claro si la decisión afectaría a las operaciones militares de Estados Unidos.

Funcionarios del Pentágono y el Comando Central no respondieron en un primer momento a una petición de comentarios. Arabia Saudí dijo haber decidido cortar los lazos diplomáticos porque Catar apoya "a varios grupos terroristas y sectarios dirigidos a desestabilizar la región", incluidos la Hermandad Musulmana, Al Qaeda, el grupo Estado Islámico y grupos respaldados por Irán en la inestable provincia oriental saudí de Qatif.

Por su parte, el Ministerio egipcio de Exteriores acusó a Catar de adoptar una "estrategia antagónica" hacia Egipto y dijo que "todos los intentos de que dejara de respaldar a grupos terroristas fracasaron". Kuwait, que había intentado mediar en la crisis, no hizo comentarios en un primer momento.