Columna Tributaria

Por: Carla Coghi 18 noviembre

Para disfrutar las fiestas navideñas y “comernos el tamal” tranquilos, los contribuyentes de Costa Rica (cuyo periodo fiscal cerró el pasado 30 de setiembre) deben cumplir con el pago del impuesto sobre la renta antes del 15 de diciembre. Tome en cuenta lo siguiente.

14/11/2017 Retratso a Carla Cogi es columnista del financiero
14/11/2017 Retratso a Carla Cogi es columnista del financiero

1. Si bien el registro contable se debe realizar según las Normas Internacionales de Información Financiera, estas difieren de la norma fiscal en algunas partidas. Aunque el gasto por depreciación de activos revaluados contablemente disminuye el resultado del período, la norma fiscal considera dicha partida como no deducible.

2. En la conciliación fiscal se restan de la utilidad o pérdida contable los ingresos no gravables y se le suman los gastos no deducibles para obtener la base imponible sobre la cual se le aplicará la tarifa del impuesto.

3. Los ingresos no gravables son aquellos que no forman parte del giro habitual del contribuyente, como las rentas extraterritoriales o los que no cumplen con el principio de renta producto. Si un contribuyente no se dedica a la venta de terrenos no es gravable la ganancia producto de dicha negociación.

4. Los gastos, para ser deducibles, deben cumplir con los siguientes requisitos: ser útiles, necesarios y pertinentes para la generación de renta gravable; estar respaldados con documentación (facturas, contratos); en los casos que aplique se deben haber realizado las retenciones respectivas. Si el gasto es en efectivo no debe superar los tres salarios bases, y debe haber un estudio de precios de transferencia para gastos entre compañías vinculadas.

Sin embargo, no todo es tan sencillo como parece. Los gastos de mantenimiento de la maquinaria de producción son deducibles del impuesto sobre la renta pero aquellas pequeñas cosas que usted hace para que su equipo produzca al 100%, como la fiesta de navidad o el tamal que comparte con sus colaboradores, no es un gasto deducible. La Administración Tributaria no piensa que todos necesitamos ese mantenimiento. Así que sea cuidadoso con su declaración.