Candidatos enfatizan crecimiento económico y mejora recaudatoria para enfrentar déficit fiscal

Por: Daniel Salazar M 21 marzo
Antonio Álvarez, José María Figueres, Rolando González y Sigifredo Aiza serán los precandidatos a la convención abierta del Partido Liberación Nacional de este domingo 2 de abril.
Antonio Álvarez, José María Figueres, Rolando González y Sigifredo Aiza serán los precandidatos a la convención abierta del Partido Liberación Nacional de este domingo 2 de abril.

Construir túneles bajo la Gran Área Metropolitana, más universidades en sedes regionales, otorgar más créditos a Pymes, impulsar la educación, capacitar a los sectores menos desarrollados, pagar la deuda del Estado con la Caja o aumentar el número de policías en el Gobierno serían parte de las propuestas ideales de los candidatos liberacionistas, si llegaran a ocupar la silla presidencial en mayo del 2018.

Todas, sin embargo, requerirán de un estado de las finanzas públicas saludable, reformas fiscales y tributarias, que los candidatos Antonio Álvarez, José María Figueres, Rolando González y Sigifredo Aiza pusieron en un segundo plano durante el debate de este lunes, organizado por la Universidad Latina y la radioemisora Columbia.

A pesar de designar un bloque completo a la discusión del déficit fiscal, el debate previo a las convención abierta del Partido Liberación Nacional de este 2 de abril destacó la falta de precisión sobre el tema y por los ataques personales entre los contendientes.

Los impuestos... van después

Similares a la propuesta de campaña del actual gobierno, tanto Álvarez, como González y Aiza supeditaron la discusión de nuevos impuestos a otras acciones gubernamentales. Solo Figueres especificó algunas de las reformas tributarias que presentaría, aunque sin detallar a profundidad qué gastos recortaría en el Gobierno.

Álvarez Desanti, por ejemplo, rescató que valoraría pasar de un Impuesto de Ventas a un Impuesto al Valor Agregado con tasas diferenciadas para educación y salud. También apoyaría reformas al impuesto de renta, pero no especificó de cuánto serían los ajustes.

Desanti afirma que solo apoyará nuevos impuestos después de haber regulado el gasto público, para lo que cree esencial aprobar la reforma al empleo público presentada por la diputada Sandra Piszk, aunque rechazada por el actual gobierno.

Aiza y González coincidieron en atacar la morosidad y la evasión como claves para resolver el problema fiscal.

"Primero pongamos orden en la casa" pidió González, y rescató que la legislación recientemente aprobada –como la ley de lucha contra el Fraude Fiscal– y la Ruta a la Consolidación Fiscal propuesta por el Gobierno Chinchilla Miranda serán claves para enfrentar el problema. También insistió en que el problema fiscal está relacionado con "valores y principios" en el país.

Aiza fue el menos específico de los candidatos acerca del tema. "Me parece que todos han mencionado los impuestos y toda esa cosa (sic), pero hay que presentar los presupuestos por programas. Dinamizar la economía también es muy importante", dijo.

El dos veces diputado opositor sostuvo reiteradamente que atacará la "evasión, elusión y la morosidad", aunque no dijo cómo. "Ahí después habría que evaluar los impuestos" sostuvo.

"Yo creo que en este tema las cosas están claras" dice José María Figueres sobre el eje fiscal. Figueres fue el único que especificó parte de sus reformas tributarias. Plantea una transformación del impuesto de Ventas a un Impuesto del IVA al 13% que excluya el sector transporte, salud, los medicamentos y los alimentos. Un impuesto de un 1% a las importaciones del país y un impuesto de un 15% a las utilidades de capital para reforzar el fondo para el pago de servicios ambientales.

La reforma del impuesto de ventas al IVA en un 13% se asemeja al actual proyecto presentado por el Ejecutivo, el mismo que Hacienda ha catalogado como "insuficiente" para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas a largo plazo. De hecho, al 2020 se estima una deuda de un 57,9% del PIB si se aprueba la reforma secundaria que el Ejecutivo planteó en enero: similar a la señalada para el IVA, según Figueres.

El precandidato también plantea recortar en tres puntos el gasto del gobierno, a lo largo de cinco años. Cree que es posible hacerlo integrando todas las compras de las instituciones en el sistema digital MerLink, presentando el presupuesto del Gobierno Central con respecto al ejecutado al año anterior y buscando "rubros adicionales" para recortar.

Empero, Figueres no detalla los principales rubros que recortará en el presupuesto. Según Hacienda, el Gobierno únicamente tiene un margen de maniobra de un 5% en el presupuesto, pues el restante 95% se distribuye entre gastos por mandato legal, constitucional y gastos rígidos.

Espacio de ataques

Contrario al anterior debate, organizado directamente por el partido, esta segunda participación de los candidatos fue prolija en ataques y acusaciones. Solo en el bloque fiscal, Antonio Álvarez Desanti utilizó tres de sus intervenciones para reclamarle a José María Figueres por hacer mención de la Ley contra el Acoso Sexual como uno de sus supuestos logros en el anterior gobierno ("Don José María, no se vista con ropas ajenas", le espetó).

Figueres también aprovechó el espacio destinado al eje fiscal para reponderle a Desanti ("Toño, usted fue tan buen diputado, que le prometo que lo llevo de diputado otra vez en mi gobierno"). González reclamó a ambos su protagonismo ("vayan entendiendo que somos, no es ninguno de ustedes"). Aiza mantuvo pocas participaciones sobre el tema, aunque fue extenso en criticar a los contrincantes por "crear teorías neoliberales".

Etiquetado como: