El desempleo elevó la tasa de presión laboral durante el 2014

Porcentaje de desocupados y ocupados que buscan empleo tiene tendencia al alza desde el 2013

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /economia-y-politica/desempleo-INEC-Encuesta_Continua_de_Empleo-Uccaep-empresarios_ELFCHA20150221_0001_5.jpg
    326x204
    El desempleo elevó la tasa de presión laboral durante el 2014
    / 21 FEB 2015
  • /economia-y-politica/desempleo-INEC-Encuesta_Continua_de_Empleo-Uccaep-empresarios_ELFCHA20150221_0002_5.jpg
    326x204
    El desempleo elevó la tasa de presión laboral durante el 2014
    / 21 FEB 2015

index

Desde el último trimestre del 2013 crece el porcentaje de desocupados y ocupados en busca de un empleo.

Ese fenómeno del mercado laboral se mide con la tasa de presión general, uno de los indicadores derivados de la Encuesta Continua de Empleo (ECE), la cual realiza el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) cada tres meses.

La tasa de presión general es equivalente a la oferta potencial de mano de obra de personas en edad de trabajar con que cuenta el país. Según la ECE, al último trimestre del 2014 la tasa de presión general se ubicó en un 18% de la fuerza de trabajo, similar al que se presentó en el 2012.

¿Quién presiona al mercado?

Durante los últimos tres meses del 2014 la tasa de desempleo aumentó interanualmente 1,4 puntos porcentuales.

Pasó de un 8,3% en el cuarto trimestre del 2013 a un 9,7% un año después.

El incremento porcentual se traduce en un aumento de 31.000 personas sin trabajo para llevar la cantidad de desempleados hasta los 220.000 al acabar el 2014.

Tal incremento en la tasa de desempleo contribuyó a aumentar la presión general sobre el mercado de trabajo.

Pero no fue el único motivo.

También hay más ocupados buscando un nuevo empleo que compiten con los desempleados por obtener los puestos vacantes.

A diciembre del 2014, fueron el desempleo entre las mujeres y la mayor cantidad de hombres con empleo que desean un puesto nuevo los factores que influyeron en la tasa de presión general, comentó Braulio Villegas, investigador del INEC.

Según la ECE, más ocupados buscan nuevos rumbos laborales porque las condiciones de sus empleos actuales no llenan sus expectativas.

Entre octubre y diciembre del 2014 los hombres casi no salieron del mercado laboral.

Por el contrario, la cantidad de mujeres que dejaron sus puestos se incrementó.

Entre las causas pueden primar aquellas de índole estacional de final de año, aunque el INEC no descarta una reversión en la participación de la mujer en el mercado laboral, la cual venía en aumento según las últimas encuestas continuas de empleo.

En el último trimestre del 2014, una de las razones por las que las personas salieron del mercado de trabajo fueron las de carácter personal, como renuncia, educación, y no por razones del mercado.

Razones para cambiar empleo

Aunque es difícil determinarlo con certeza, la calidad del empleo podría incidir en que más trabajadores ocupados decidan emprender la búsqueda de un nuevo puesto.

Otra causa probable sería la cantidad de horas laborales por semana y una expectativa de trabajar más tiempo.

El promedio de horas efectivas en el empleo principal tuvo una tendencia a la baja a partir del primer trimestre del 2014 cuando se ubicó en 43,2 horas por semana.

Para el último trimestre del año pasado el promedio se redujo a 42,2 horas.

El subempleo, que aumentó de un 12 a un 14% interanualmente (cuarto trimestre del 2013 y mismo periodo del 2014) podría ser otro motivo para que los empleados deseen buscar un nuevo puesto.

Calificación del trabajo cae

Precisamente, en el 2014 la calidad del trabajo ofrecido cayó.

La ocupación por calificación alta aumentó levemente de un 19% en el segundo trimestre a un 22% en el cuarto trimestre.

Entre tanto, la ocupación de calificación media pasó de un 56% a un 52% en el mismo periodo.

Al contrario, durante ese mismo lapso la ocupación no calificada creció de un 22% a un 25%, determinó la ECE.

La explicación para este hecho se encuentra en que entre el último trimestre del 2013 y el último del 2014 se crearon 54.000 nuevos puestos de empleo en actividades relacionadas con la agricultura, ganadería y pesca, de baja calificación de la mano de obra.

“Las actividades tradicionales son las que están creciendo, pero no lograron absorber la cantidad de personas que requiere el mercado”, estimó María Luz Sanarrusia, coordinadora de la Encuesta Continua de Empleo.

Todas esas señales que está enviando el mercado laboral apuntan a un deterioro de la calidad del empleo, agregó, por su parte, el economista Luis Mesalles.

Él consideró que el aumento de los empleos no calificados y la disminución de los que cuentan con alguna calificación podría ser reflejo de la pérdida de competitividad que sufre el país frente a otras naciones y de la consecuente salida de empresas que ofrecían puestos de calificación media, dedicadas a la exportación.

Sostenbilidad y financiamiento