¡Dinero a la vista en Puerto Limón!

Compra de equipo y nuevo muelle reducirían tiempo de atención de barcos a la mitad

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La modernización de los muelles de la Junta de Administración Portuaria y Desarrollo de la Vertiente Atlántica (Japdeva) navega con lentitud por las aguas tramitológicas del país.

Los recursos lloverían después de 30 años de sequía sobre los anticuados equipos y limitadas instalaciones que conforman el principal puerto de salida de las exportaciones costarriceneses.

Dos paquetes de proyectos han caminado paralelamente. El primero, por $30 millones, está destinado a la compra de una grúa pórtica, dos remolcadores, apiladores para contenedores ( reach stalkers ) y una nave piloto.

Los equipos serán adquiridos mediante un proceso de licitación con financiamiento que Japdeva tiene ya avanzado. Los recursos provendrán del incremento en las tarifas que la institución logró concretar después de nueve años.

El aumento le permitirá a Japdeva generar ingresos cercanos a los ¢5.000 millones anuales.

“Ya contamos con el aval del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, del Ministerio de Planificación y de Hacienda. Nos queda pendiente la luz verde del Banco Central de Costa Rica, que podría estar en las próximas semanas”, enumeró Allan Hidalgo, presidente ejecutivo de Japdeva.

Esta es la etapa final antes de la publicación del cartel de licitación, y el camino recorrido ha sido largo. Primero debió cambiarse en la Asamblea Legislativa el ridículo tope de endeudamiento de ¢1.000.000 que amarraba la institución, y después mejorar las finanzas institucionales para ser sujeto de crédito.

El segundo paquete asciende a $40 millones y será financiado por el Gobierno, razón por la cual se gestiona un proyecto de ley en Cuesta de Moras. El horizonte parece despejado pues el texto fue aprobado unánimemente en la Comisión de Asuntos Hacendarios y se enfila ahora rumbo al Plenario legislativo.

Controversia

La velocidad es la máxima posible cuando se cruzan aguas poco profundas plagadas de obstáculos, sostienen las autoridades de Japdeva. Pero para el Sindicato de Trabajadores (Sintrajap) no es más que una táctica dilatoria que terminará por favorecer a la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM).

Esta instalación portuaria, que todavía enfrenta obstáculos legales interpuestos por la organización sindical, es el proyecto de concesión más grande en la historia del país con una inversión de $1.000 millones.

“No entendemos por qué el Poder Ejecutivo tomó el camino más largo. Estas inversiones son urgentes”, criticó Ronaldo Blear, secretario general del sindicato.

Las preocupaciones de los trabajadores no se limitan a la velocidad, pues también critican el fondo del plan de inversiones, especialmente la construcción de 300 metros de muelle.

“Eso sirve para atender barcos pequeños, cuando necesitamos un muelle de primer nivel. Esto viene a favorecer maliciosamente a la APM Terminals –concesionaria de la TCM–”, acusó Blear.

Para las autoridades de Japdeva, las obras contempladas cumplen con las disposiciones de especialización de cada instalación portuaria, previstas por el Plan Maestro de Puertos.

Las divergencias y el largo camino que ha recorrido un plan que pretende reducir de 15 a 7 las horas que se tarda en atender un barco en los muelles de Japdeva, evidencian que el pulso entre el Gobieron y Sintrajap todavía sigue latente.

Inversión a la vista

Cerca de $70 millones en inversiones se enrumban hacia los muelles de Japdeva.Estas son algunas obras:

Muelle Carga Convencional Puesto 5-7 (300 mts): $ 17.000.000.

Dragado Puesto 5-7: $ 11.000.000.

Patios de apoyo al puesto 5-7 : $5.000.000.

Terminal Fluvial canales del norte: $700.000.

Reubicación de administración de desarrollo: $1.000.000.

Reubicación de paso a desnivel: $2.200.000.

Calle acceso a Puerto Moín: $2.000.000.

Fuente Proyecto de ley 18.508.

Sostenbilidad y financiamiento