Sectores señalan que la falta de acercamiento de Melvin Jiménez imposibilitó labor del Gobierno

Por: Andrea Rodríguez V. 16 abril, 2015
 Moín acortó una brecha al Gobierno
Moín acortó una brecha al Gobierno

Ser puente y mantener un diálogo fluído entre el poder ejecutivo, el legislativo y los sectores empresariales – señalada como la principal falla del ahora ex ministro de la presidencia, Melvin Jiménez–, es lo que esperan diputados y empresarios de quien asuma la cartera.

La mañana de este jueves el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, confirmó la salida de Jiménez del gabinete y con ello, dio fin a las voces que pedían su destitución desde, casi, los primeros días de gobierno.

Tarde pero...

La salida no tomó por sorpresa a los sectores, y por el contrario, fue catalogada como un paso en la dirección correcta.

Ronald Jiménez, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), fue claro en detallar que las decisiones que se venían dando desde Casa Presidencial eran incorrectas, hasta el punto de volverse insostenible.

"Esperemos que esta decisión sea el presagio de más buenas decisiones para enrumbar el destino del país", comentó.

Para Ottón Solís, diputado oficialista, la opinión pública y hasta la misma prensa, pesaron en la decisión del mandatario. Sin embargo, fue enfático en que el paso que da el Gobierno es positivo.

Agregó que llegó el momento clave para pasar de negociaciones por debajo de la mesa a asesorías efectivas y transparentes.

"La opinión pública y la prensa lo hicieron inevitable. Ojalá el problema en la comunicación esté en Melvin Jiménez y que se pueda mejorar con un cambio de jercarca, situación que sería muy fácil partiendo de donde se estaba. Ahora, si el tiempo pasa y no se ven mejoras, pues Luis Guillermo Solís va a tener que hacer un autoanálisis y buscar un tipo de asesoría diferente", agregó Solís.

Perfil clave

Fracisco Llobet, presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica, espera que el próximo ministro cambie de la estrategia de la cartera.

Comenta que desde el inicio de labores de Jiménez nunca existió un acercamiento con la cámara. El enlace entre Presidencia y las necesidades del sector fue nulo.

"Nunca nos reunimos con el ministro, y queremos un mayor acercamiento. Quienes mejor que nosotros para conocer los problemas que tiene el sector y externarlos al Gobierno. La comunicación ha sido el punto más débil", dijo Llobet.

Pero ¿cuál debe ser el perfil del nuevo ministro?. Otto Guevara, diputado del Movimiento Liberatario, lo resume como un funcionario que esté dispuesto a apagar incendios "antes que amenacen con quemar la Casa Presidencial".

A su criterio, las funciones de un ministro de la Presidencia van dirigidas a evitar que el Presidente incurra en costos de capital político y que sea un facilitador de procesos.

"Don Melvin nunca tuvo el perfil que se requería para ser ministro de la Presidencia. Tiene que ser una persona que entienda cuál es el proceso de fomacion de la ley, que entienda todo procedimiento legislativo. Además de tener habilidades de comunicación y gerenciales", comentó.

Convertirse en la mano derecha del presidente conlleva el acatar y entender las necesidades del mandatario.

De acuerdo con el ex ministro de la Presidencia en la administración de Miguel Ángel Rodríguez, Danilo Chaverri, esto dependerá de cuánto tiempo quiera dedicar Solís a orientar al nuevo jerarca.

"La decisión de hoy solo refleja la improvisación y la poca reflexión en la selección original del gabinete; que le ha hecho daño al Gobierno. Ahora, el Presidente también deberá empezar a llamar a la paz dentro de su propio partido, pues se debe de buscar una coherencia para alcanzar la gobernabilidad", señaló Chaverri.

El gobierno se enrumba hacia su segundo año de gestión; donde se barajan proyectos como los de reformas a los tributos sobre la renta y para transformar ventas en el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Llevar a buen puerto esos proyectos será una medida de la fortalesa del nuevo ministro, según Gerardo Vargas Varela, jefe del partido Frente Amplio.

"El presidente está al inicio de un año clave para empezar a implementar su programa deGgobierno y el ministro de Presidencia tiene que dar la talla para que se logre. Creo que con Melvin hubo una campaña permante contra él, entonces esperaremos a ver quien asuma el puesto para determinar si esas presiones eran solo para sacar a Jiménez o es para que este gobierno no pueda trabajar", concluyó Vargas.

Nombres van y vienen

El presidente fue contundente en que será hasta mañana viernes cuando anuncie el nombre del sucesor de Jiménez, pero nombres como el Sergio Alfaro, actual presidente ejecutivo del Instituto Nacional de Seguros (INS), se ubican entre los candidatos.

"Todo es en función a lo que uno escucha. Se ha hablado que podría ser Sergio Alfaro, Víctor Morales Mora, y hasta Alberto Salom en caso de que no prospere ninguna de las anteriores candidaturas, pero bueno vamos a esperar", dijo el diputado libertario.

Por su parte, el presidente adelantó que el anuncio del nuevo ministro de la presidencia vendrá acompañado de otros nombres de puestos que han quedado vacantes en el gabinete, ya fuera por renuncias o destituciones.

A la fecha, la administración de Solís - Rivera contabiliza, entre otros movimientos, la salida de otros tres ministros: Celso Gamboa (Seguridad), María Elena López (Salud) y Gisela Kooper (Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones).