La Asamblea socialcristiana de este sábado deberá definir qué hacen con este puesto

Por: Mario Bermúdez Vives 9 octubre, 2013
Rodolfo Hernández renunció a la candidatura del PUSC el jueves pasado y luego cambió de opinión el sábado; sin embargo, este miércoles lo hizo de nuevo.
Rodolfo Hernández renunció a la candidatura del PUSC el jueves pasado y luego cambió de opinión el sábado; sin embargo, este miércoles lo hizo de nuevo.

El doctor Rodolfo Hernández renunció por segunda vez en menos de una semana a su candidatura presidencial por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), por lo que la Asamblea socialcristiana de este sábado deberá definir qué hacen con este puesto, en medio de la peor crisis en la historia del partido.

Hernández presentó una segunda carta de renuncia a Mario Redonet, presidente del tribunal interno de elecciones del PUSC, luego de una mañana en la que circularon fuertes versiones de que estaba a punto de volver a dimitir, como el pasado jueves, cuando presentó su carta "La motivación se fue de viaje", en la que acusó a la dirigencia rojiazul de trabajar solo por su cuenta y en algunos casos, por el candidato del PLN Johnny Araya. A los dos días se echó atrás, y luego de una manifestación de seguidores anunció que se mantendría en la lucha.

Sin embargo, exigió la renuncia de la cúpula del PUSC y mantener alejados de la campaña a los expresidentes Rafael Ángel Calderón y Miguel Ángel Rodríguez, pero este martes era evidente que su aspiración estaba debilitada, ya que solo dimitió su jefe de campaña Humberto Vargas, mientras las autoridades del partido no accedieron a sus demandas y el candidato trataba de buscar un nuevo equilibrio, justificando que no había pedido esas salidas.

Este carrusel de renuncias culmina con el segundo abandono de la candidatura para un doctor cuo principal activo era presentarse como outsider de la política, por lo que no "estaría contaminado" por ella, apelando a su prestigio como director del Hospítal de Niños y al pasado mítico del PUSC, con apelativos como "el doctor", en clara alusión al doctor Rafael Ángel Calderón Guardia.

Sin embargo, pasó factura esa falta de experiencia, con una candidatura corta en la que destacó su ausencia de foros de discusión, su solicitud de un salario como candidato, su ausencia en la convocatoria a las elecciones y finalmente el drama de las renuncias.

Esto deja al PUSC en una situación inédita, pues se queda sin candidato en pleno proceso electoral. El partido había pasado de obtener cerca de un 40% de la votación en las primeras cinco elecciones en las que participó, en las que ganó tres. Sin embargo, en las dos últimas apenas recibió alrededor de un 3% de los votos para Presidente, y en la actual campaña, la candidatura de Hernández recibía de un 10 a un 12% en la intención de voto, en un segundo lugar en las encuestas.

Ahora, deberán elegir un candidato de emergencia en la sesión del sábado y reposicionarlo en plena campaña, con la imagen de un partido que no logra mantenerse unido y en plena desbandada: en una semana renunció el comité de estrategia, el jefe de campaña, la candidata a primera presidencia Monica Araya y el candidato... dos veces.