Por:  5 octubre, 2015
El presidente de Estados Unidos Barack Obama fue parte de una de las reuniones de los líderes negociadores del acuerdo de Asociación Transpacífico en Beijing en noviembre del 2014.
El presidente de Estados Unidos Barack Obama fue parte de una de las reuniones de los líderes negociadores del acuerdo de Asociación Transpacífico en Beijing en noviembre del 2014.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, prometió que el Congreso y los ciudadanos estadounidenses tendrán "meses" para poder revisar el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés) alcanzado entre 12 países antes de que él proceda a firmarlo.

"Es un acuerdo que prioriza a los trabajadores estadounidenses y ayudará a las familias de clase media a salir adelante", subrayó Obama en un comunicado divulgado por la Casa Blanca.

El presidente estadounidense es desde hace años un firme defensor del TPP, considerado el más ambicioso acuerdo comercial jamás alcanzado porque los 12 países involucrados representan el 40% de la economía mundial.

El acuerdo final, anunciado este 5 de octubre tras resolverse las diferencias entre EE.UU. y Japón, las dos mayores economías del grupo, ha sido resultado de arduas negociaciones ministeriales celebradas desde el pasado miércoles en Atlanta (Georgia, EE.UU.).

Los últimos obstáculos versaban sobre el acceso a los mercados de productos lácteos y nueva generación de biomedicina.

Los países integrantes del TPP son, además de EE.UU. y Japón, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. "Si podemos conseguir que este acuerdo llegue a mi escritorio, entonces podremos ayudar a nuestras empresas a vender más bienes y servicios hechos en Estados Unidos en todo el mundo", destacó Obama.

El TPP contiene compromisos sobre cuestiones laborales y medioambientales " más fuertes " que los de cualquier otro acuerdo comercial, según Obama, que agregó que, además, "promueve un internet libre y abierto".

"Cuando más del 95% de nuestros potenciales clientes viven fuera de nuestras fronteras no podemos permitir que países como China escriban las reglas de la economía global", argumentó Obama.

En junio pasado, el Congreso de EE.UU. aprobó gracias a un acuerdo bipartidista la ley conocida como "vía rápida", que otorga poderes especiales de negociación de tratados comerciales internacionales a Obama.

Gracias a esa ley, Obama podrá presentar al Congreso el TPP y los legisladores únicamente tendrán la capacidad de votar a favor o en contra del pacto,pero no de enmendar detalles o utilizar minorías de bloqueo.