ECONOMÍA Y POLÍTICA

Puestos le salen más caro a partidos locales que nacionales

Los partidos locales obtuvieron menos puestos por cada colón gastado que los nacionales en el 2010

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /economia-y-politica/elecciones_municipales_2016-voto_2016-partidos_locales-partidos_cantonales-municipios_ELFCHA20160205_0004_5.jpg
    326x204
    Puestos le salen más caro a partidos locales que nacionales
    / 05 FEB 2016

index

La última campaña municipal mostró que los partidos locales son los más ineficientes a la hora de gastar sus recursos y ganar puestos en las municipalidades.

Las organizaciones cantonales y provinciales en conjunto gastaron el doble (¢28 millones) de lo que invirtieron las nacionales (¢13,9 millones) por cada puesto colocado.

LEA: ¿ Cuánto han gastado los partidos hasta la fecha?

Así se desprende de un análisis retrospectivo de EF que toma como base los datos del Tribunal Supremo de Elecciones.

En el cálculo, se sacó una proporción de los gastos reportados por cada grupo ante el TSE entre los puestos obtenidos.

Se incluyeron regidores, síndicos y concejales, tanto propietarios como suplentes.

Los que más gastaron

La Coalición Liberiana está en el extremo más alto del gasto, con una inversión de ¢8,2 millones por cada puesto alcanzado (2 concejales, únicamente).

Esa cifra es de casi el doble de lo que gastó el Frente Amplio, que fue el más ineficiente entre los partido nacionales en las elecciones cantonales de ese año.

La Yunta Progresista Escazuceña gastó solo ¢3 millones más que la coalición de esa ciudad, pero logró 17 representaciones en el cantón, incluido un alcalde.

Esta última agrupación obtuvo una de las únicas dos alcaldías logradas por las formaciones locales. De los 36 candidatos cantonales o provinciales que se lanzaron en busca de una alcaldía, solo dos lograron obtenerla: la Yunta y Curridabat Siglo XXI.

LEA: Cantones que más sufragan tienen mejores índices de calidad de vida.

Estos dos partidos tienen características semejantes: trayectorias de años de trabajo y un engranaje político maduro que, según sus representantes, les permite conseguir pero también optimizar los recursos.

Son, también, dos de las agrupaciones cantonales que tuvieron un nivel de gasto más alto, en conjunto con la Coalición Unidos por San Carlos y el partido Renovemos Alajuela.

Curridabat Siglo XXI invirtió ¢1,5 millones por cada asiento obtenido. En suma, gastó poco más de ¢54 millones. En el caso de la Yunta Escazuceña, el gasto fue de ¢20 millones y logró colocar a 17 de sus postulantes.

“Para recorrer todo el cantón hay que tener dinero. Estos procesos son sumamente caros”, expresó el actual alcalde de Curridabat, Édgar Mora.

Ese gasto que significan las campañas y que no todos los partidos tienen la capacidad de costear es lo que le preocupa al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) de la legislación actual, que resulta inequitativa.

“El financiamiento no solamente es sumamente oneroso sino también inoportuno porque no solo se pagan los gastos sino también los intereses”, reconoció Hugo Picado, el director de Instituto de Formación y Estudios en Democracia (IFED) .

Explosión cantonal

A pesar del poco éxito que han tenido en las elecciones anteriores en cuanto a la obtención de alcaldías, la cantidad de partidos inscritos a nivel cantonal y provincial tuvo un aumento explosivo del 70% entre el 2010 y el 2016, según las cifras del Tribunal Supremo de Elecciones.

Ello se debe, en parte, a que ahora es más sencillo inscribir este tipo de entidades que antes del Código Electoral del 2009, explicó Picado.

También es probable que la oportunidad que ahora tienen para optar por deuda política (algo que no existía para los comicios cantonales del 2006) vuelva más atrayente una candidatura que antes.

Sin embargo, las organizaciones también cuentan con una razón de peso, y es el éxito que tuvieron en el 2010 en la cantidad de puestos para concejales y síndicos que lograron acaparar.

El trabajo de base en los distritos parece ser su fuerte y, en su conjunto, los locales fueron más exitosos en la elección de síndicos y concejales que en la de alcaldes y vicealcaldes.

Aunque solo un 10% de los síndicos y concejales de todo el país pertenecen a una agrupación cantonal o provincial, estos partidos sí alcanzaron a colocar a casi la mitad de los candidatos que propusieron para estas representaciones.

Alianzas de peso

Para este año, algunos de los partidos buscaron alianzas que les ayudaran a optimizar sus inversiones en tiempo y dinero.

María Antonia Castro, regidora de Belén por el partido Independiente Belemita (PIBE), explicó que este año su partido se alió con el Frente Amplio y el PAC en Alianza por Belén para atraer más a los votantes.

En las elecciones pasadas, el PIBE solo logró colocarla a ella en el puesto de regidora, por lo que pudo optar por deuda pública con un gasto de ¢5,8 millones.

“Lo difícil es que la gente salga a votar. No queremos confundirla con muchos partidos”, dijo la actual regidora.

Los puestos

¿Qué hace un síndico, un concejal o un regidor en una municipalidad? Tantos términos pueden resultar poco claros y los ciudadanos terminan votando “en barrido” por el mismo color del alcalde. Aquí una breve explicación.

Regidores: integran el Concejo Municipal, que fija la política y las prioridades de desarrollo del municipio. Es como la Asamblea Legislativa de los alcaldes y viceacaldes.

Síndicos: son los representantes de los distritos ante la municipalidad: tienen voz pero no voto ante el Concejo Municipal. Hay un solo síndico por cada distrito.

Concejales: son cinco propietarios y cinco suplentes que forman el Concejo de Distrito. Este es el órgano que hace recomendaciones y solicitudes ante el Concejo Municipal en beneficio de su propia localidad. Todos trabajan como voluntarios.

Fuente TSE.

Sostenbilidad y financiamiento