Freelance con reglas claras

La empresa debe tener bien definidas las condiciones para contratar terceros


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Cada vez son más frecuentes las consultas de empresas de publicidad y de tecnología principalmente, con respecto a los aspectos legales que se deben tener en consideración, en los casos en los cuales necesitan contratar los servicios profesionales de un tercero, para que este a su vez le brinde servicios a uno o varios clientes, de manera directa o indirecta.

El crecimiento de los prestadores independientes de servicios profesionales, también llamados freelancers , obedece a varias razones, entre estas la demanda de servicios especializados o complejos ( software , animación digital, manejo de redes sociales, entre otros) y las crisis recurrentes de los mercados, que hacen que algunas empresas no quieran incrementar su planilla, sin contar con una certeza de sostenibilidad.

Relación con el proveedor

Son varios los temas relevantes que deben contemplarse en el contrato con el proveedor, mencionaré algunos.

Primeramente, es fundamental establecer que la relación de servicios no es de carácter laboral. Pero indicarlo en el contrato no es suficiente.

El convenio debe ser administrado correctamente de manera que, en la realidad, no existan conductas que pudieran confundirse con manifestaciones del ejercicio del Poder de Dirección, propio de una relación laboral, pues esto generaría contingencias para la empresa. Por ejemplo, es recomendable incluir un mecanismo adecuado de administración que permita el rendimiento de cuentas de los freelancers , en el marco del contrato comercial.

Como regla general en el contrato con el proveedor, se deben incluir en lo que corresponda o sea aplicable – pari passu (con igualdad de condiciones)– : aquellas obligaciones que se están asumiendo con el cliente, para que ciertos temas como los tiempos de entrega, informes parciales de avance, y otros, que son exigibles para la empresa, sean expresa e igualmente exigibles al proveedor de servicios.

Lo anterior incluye todos los requisitos que el cliente exija para las personas que realizarán los servicios como certificaciones, títulos académicos, pertenencia a colegios profesionales y otros.

El respeto a la propiedad intelectual y el deber de confidencialidad son factores fundamentales que se deben considerar para proteger tanto con la empresa, como con el cliente.

Igualmente, deben establecerse reglas claras con respecto a la responsabilidad, que permitan a la empresa protegerse en caso de un incumplimiento contractual del proveedor o bien, por los daños que ocasione al personal, a los activos e inclusive al medio ambiente o a terceros relacionados con el cliente.

Otro aspecto importante es establecer que el trabajo es realizado por encargo, para evitar disputas con respecto a los derechos intelectuales.

En ciertas ocasiones, la responsabilidad se tendrá que asumir frente al cliente de manera ineludible, como en materia de consumo. Sin embargo, pueden incluirse en el contrato con el proveedor, cláusulas para exigirle el eventual resarcimiento de aquello que se hubiera tenido que pagar al cliente, e inclusive, los costos de un proceso legal.

Exigir el cumplimiento de la normativa legal aplicable (tributaria, seguridad social, etc.) y generar esquemas válidos de verificación a los que tenga que someterse el proveedor, es también una buena práctica.

Reglas claras

En esta modalidad de “relación triangular”, la empresa debe regular apropiadamente sus derechos y obligaciones, tanto frente al cliente como con los freelancers .

Ambas relaciones deben ser tratadas adecuadamente y de forma independiente por medio de instrumentos jurídicos preparados específicamente para cada caso, pues los contratos modelo o “machotes” no son recomendables en esta materia, debido a que los alcances contractuales dependerán de las particularidades de cada servicio ofertado.

El crecimiento de esta forma de prestación de servicios para los clientes de manera indirecta ofrece grandes oportunidades, que podrán ser aprovechadas por aquellas empresas que de manera responsable se asesoren para generar marcos contractuales que les eviten contingencias y responsabilidades por los hechos de terceros.

Sostenbilidad y financiamiento