Los bienes importados desde la isla deben ser producidos por los pequeños negocios privados permitidos por el gobierno cubano

Por: Agencia AP 13 febrero, 2015
Dos mujeres permanecen en la entrada de una empresa decorada con una foto de el Che Guevara hoy, martes 27 de enero de 2015, en La Habana (Cuba).
Dos mujeres permanecen en la entrada de una empresa decorada con una foto de el Che Guevara hoy, martes 27 de enero de 2015, en La Habana (Cuba).

El gobierno de Barack Obama anunció que permitirá al sector de pequeños negocios privados de Cuba vender productos a Estados Unidos, en una medida potencialmente importante para aliviar el embargo de medio siglo a la isla.

Una lista publicada el viernes por el Departamento de Estado dijo que los estadounidenses podrán importar cualquier producto de los pequeños empresarios cubanos con la excepción de alimentos, productos agrícolas, alcohol, minerales, sustancias químicas, textiles, maquinarias, vehículos, armas y municiones.

Los productos permitidos deberán ser producidos por un cubano que opere en una de las docenas de categorías privadas autorizadas por el gobierno cubano. La mayoría de dichas categorías son para servicios como mantenimiento de automotores o reparación de relojes y no para la producción de artículos potencialmente exportables.

Además, prácticamente todas las exportaciones cubanas son producidas y despachadas por medio de empresas controladas por el estado y no hay indicaciones de que el gobierno permita flexibilizar los controles ni que los negocios privados en la isla empiecen a comerciar directamente con firmas del exterior.

En síntesis, nadie debe esperar que los productos cubanos comiencen a llegar en cantidades importantes a Estados Unidos en un futuro inmediato, afirmó Pedro Freyre, director de prácticas internacionales en el bufete de abogados Akerman LLP en la Florida.

Sin embargo, la posibilidad de exportar artículos cubanos a un mercado masivo a 150 kilómetros (90 millas) de distancia podría inspirar a negocios privados a empezar a desarrollar productos para exportación, agregó.

"Establece el mecanismo", comentó. "Ahora la gente tiene que hacer que se concrete, lo que es una cuestión totalmente distinta".

Cuba empezó a permitir iniciativas privadas en 2010 cuando el estancamiento de la economía obligó al estado a pensar en despidos en gran escala. El número de personas empleadas en negocios privados subió este año a 483.396 y parece haberse quedado estancado en ese nivel debido a la falta de demanda interna. Más de una cuarta parte de los empleos privados son en venta de alimentos, transporte y alquiler de viviendas.

Una fuente de exportación potencial a Estados Unidos es la nueva categoría de cooperativas propiedad de trabajadores, que funciona en muchos sentidos como negocios privados pero que están integrados con la burocracia estatal y podrían exportar más fácilmente que los negocios totalmente privados.