Dos empresas mexicanas y otras dos firmas chilenas estarían por ofertar para hacerse con el servicio

Por: Andrea Rodríguez V. 29 mayo

"A partir de enero, funcionará un ferri para transportar furgones entre Puerto Caldera y El Salvador", anunciaba el Poder Ejecutivo a través del lanzamiento del programa Impulso en octubre del 2015. Es decir, se pretendía que el servicio entrara en funcionamiento para el 2016.

Hoy, casi dos años después de ese anuncio, la apertura del ferri sigue sin una fecha clara para su puesta en marcha.

Según confirmó el viceministro de Comercio Exterior, Jhon Fonseca, la naviera española Odiel, que estaría a cargo del servicio, no logró llegar a un acuerdo con el concesionario administrador del Puerto de Caldera en el tema de tarifas, por lo que las negociaciones si vinieron abajo y ahora se deberá buscar otra firma interesada en operar el nuevo ferri.

"Usted sabe que las tarifas tienen un piso y un techo definido por la misma Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, y Odiel manifestó estar disconforme con las mismas. Se trata también de negociaciones entre actores privados", detalló el jerarca.

Agregó, dos empresas mexicanas y otras dos firmas chilenas estarían por ofertar para hacerse con el servicio.

"Aquí hay que separar la parte privada de la pública, y en este último sector las tareas se cumplieron hace mucho. Esperamos ahora los negociaciones sean mucho más expeditas que la primera vez", agregó Fonseca.

En este punto, a mediados del 2016, el Gobierno decía contar con la aprobación de un reglamento para el transporte multimodal que permitiría la operación del ferri.

infografia

Qué se busca

Cuando se anunció el servicio, el Gobierno fue enfático en que el ferri vendría a aportar en materia de competitividad, pues permitirá mejorar la logística de transporte y comercio, ya que este viaje se reducirá de tres días a 20 horas, y los costos se bajarán a la mitad, de $1.500 a $750.

Sin embargo, desde el sector exportador no se han despejado las dudas de por qué el Gobierno seleccionó a El Salvador como destino, ni se tienen claros los beneficios más significativos del plan.

Por ejemplo, de los seis países que componen la región centroamericana, El Salvador es el quinto destino en importancia para las exportaciones costarricenses.

"La lógica nos invita a pensar que este tipo de servicios sea con países donde tengamos un mayor intercambio comercial", mencionó en el pasado a este semanario Francisco Quirós, director ejecutivo de Canatrac.