FRANCISCO JAVIER GARCÍA CRESPO, PRESIDENTE DE INCA

Industrias Nacionales, S.A., la única inversión de Dominicana en Costa Rica

INCA es una de las empresas más representativas en el sector de materiales para la construcción de la isla


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Hace nueve años, decidió que Costa Rica era un buen mercado para operar, ya no a través de agentes distribuidores, sino en forma directa, con su propia sede.

Viajó unos 1.956 kilómetros, distancia que separa Costa Rica de República Dominicana.

Fue en esta isla caribeña donde en 1947 nació Industrias Nacionales (INCA), una de las empresas más representativas en el sector de materiales para la construcción de ese país.

Entraba al mercado tico, eso sí, a participar en una industria con importantes competidores, como Abonos Agro, Arcelor Mittal, Amanco y Grupo Progreso.

Una competencia que no la intimidó. Sabía que era un país con estabilidad política, seguridad para los negocios y con un mercado en franco crecimiento.

Su ingreso al mercado costarricense empezó con el alquiler de una bodega, luego tres. Sin embargo, conforme el movimiento de carga se hizo más fuerte, la apuesta fue por invertir en su propio centro de distribución hace tres años y medio.

INCA se convirtió entonces, y hasta hoy, en la única inversión directa de esta isla que aprovechó el tratado de libre comercio entre la región centroamericana, Dominicana y Estados Unidos.

El centro de distribución está situado en Santa Ana, en el complejo industrial Condopark. Desde allí, se desplaza el material a ferreterías y empresas ligadas a la construcción.

INCA fue adquirida parcialmente por el brasileño Gerdau –el mayor fabricante de aceros largos (varilla) de América– por un monto de $42 millones en el 2007.

Los anhelos de su presidente, Francisco García, por aumentar capacidad de producción y su cartera de clientes extranjeros lo llevó a participar en el mercado de valores, entidad con la cual ha transado al menos $70 millones para nuevas inversiones.

EF viajó hasta la isla caribeña y conversó con él sobre su decisión de invertir en Costa Rica y sus planes para robustecer la operación aquí.

¿Costa Rica es el único país donde operan una planta fuera de Dominicana?

Efectivamente. Comenzamos con una operación pequeña que luego expandimos con un nuevo centro de distribución de 40.000 metros cuadrados y cuya capacidad instalada ya está apretada (sic).

“En aquel momento (2008), la inversión rondó los $5 millones destinada a atender una cartera de más de 300 clientes”.

¿No temieron a la competencia?

En realidad, no nos enfocamos en eso, sino en las oportunidades. No somos ambiciosos, no vamos a destruir mercado, sino a crear espacio dentro del que ya existe.

“Como empresario, sé que para integrar a Centroamérica y el Caribe no hay atajos, hay que invertir directamente”.

¿Por qué cree que no hay más inversión dominicana allá?

Desde INCA le hemos dicho a la industria dominicana que debe invertir en Costa Rica; que deben identificar muy bien a sus clientes y poner producto allá. Hay que tener material en el piso.

“Creo que los empresarios ticos tienen más experiencia exportadora. De hecho, el TLC es favorable (en balanza comercial) a Costa Rica por mucho.

“Aquí (en Dominicana), vivimos de espaldas al comercio internacional y podría influir también el hecho de que falta oferta exportable. Esa vocación sin duda nos ha limitado muchísimo”.

Pero ¿no es precisamente el caso de INCA?

Desde sus inicios, INCA comenzó a vender clavos y soldadura a Puerto Rico; hoy tenemos presencia en 33 mercados, incluyendo a todas las islas del Caribe.

“Actualmente, el 35% de la producción total se exporta. La capacidad de procesamiento es de 800.000 toneladas por año”.

¿Han pensado en repetir la experiencia con Costa Rica, es decir, invertir en otro país?

Sí lo hemos pensando y es parte de nuestros planes. Costa Rica tiene la ventaja de tener burocracia muy profesional, con reglas del juego claras y a nivel de colaboradores, excelente.

¿Y hacer manufactura en Costa Rica será posible?

Es una discusión permanente, dentro de los proyectos en cartera; se analizan los números, rentabilidades, todas las variables.

“¿Cuándo es el mejor momento? Llevamos 10 años considerándolo, para el 2013 ya no sería, pero sí para el 2014. En ese momento, se podrían fabricar algunas líneas que permitan un retorno de inversión en poco tiempo.

“Mientras tanto seguiremos creciendo en ventas: comercializamos desde varilla, acero para construcción, alambre, malla, clavos, hasta tubería PVC, manguera y tubería corrugada.

“Costa Rica –fuera de Dominicana– es donde tenemos la mayor facturación junto con Haití”.

¿Desde suelo costarricense se envía material a otros países del Istmo?

No, no somos un hub para Centroamérica porque los costos por flete y logística son muy elevados. Distribuir desde Costa Rica a toda la región no paga.

“El éxito con las islas del Caribe es porque son mercados pequeños con volúmenes pequeños donde no competimos con fabricantes de China o Turquía; a ellos nos les interesa esos mercados”.

¿Cómo les ha ido con la crisis ?

Nos hemos mantenido estables pero sabemos que la demanda ha decrecido de manera general. A sufrido mucho Guanacaste pero es un fenómeno que han padecido otros mercados; el sector construcción en Puerto Rico está muerto, en Jamaica también”.


1947: INCA nació en 1947 como fábrica de clavos; pronto añadió otros productos.

Tecnología: Inició con 15 máquinas. Hoy esas máquinas permiten con un solo operador fabricar 600 clavos por minuto.

Finanzas: A diciembre del año anterior, registró activos por un valor de $347,2 millones. Cerró el año con una calificación de riesgo de BBB+ por deudas contraídas para capital de trabajo y bienes de capital.

Fuente INCA, Francisco García.

INCLUYA SU COMENTARIO