La mandataria pidió a los diputados trabajar juntos y superar las diferencias.

Por: Eugenia Soto Morales 1 mayo, 2013
La presidenta Laura Chinchilla identificó tres ejes claves para lo que queda de su gestión.
La presidenta Laura Chinchilla identificó tres ejes claves para lo que queda de su gestión.

La gobernabilidad democrática, la transparencia y el diálogo político y social son las áreas en las que se concentrará la presidenta Laura Chinchilla Miranda en los 12 meses que le restan a su administración.

Así lo dejó claro en su informe de labores presentado este 1 de mayo ante los diputados, presidentes de los Supremos Poderes e invitados especiales en el plenario de la Asamblea Legislativa.

Según Chinchilla, esos tres ejes son los que fallan y obstaculizan el avance del país.

En su criterio, la institucionalidad democrática no está respondiendo con la oportunidad y la calidad con que demanda el pueblo. Afirmó que hay limitadas capacidades gerenciales y técnicas en la mayor parte de las instituciones del Estado y un sistema de reglas que entraban y paralizan.

En cuanto a la capacidad de diálogo, dijo que está deteriorada y se enfrenta una polarización en el debate público. Este panorama lo achacó a la defensa de intereses particulares, corporativos o gremiales, a la descalificación entre las partes, y a la radicalización de posiciones.

El tercer eje, la transparencia, se debe a los problemas que afectan la confianza. La mandataria reconoció que actos de corrupción en la administración pública han quedado sin respuesta, lo que genera desconfianza hacia la política y hacia los líderes.

Lo que viene

Chinchilla aseguró que su administración actuará en los doce meses que le quedan. En cuanto a la institucionalidad democrática, impulsará las propuestas de ley que están en la Asamblea Legislativa, inspiradas en el grupo de Notables.

Se trata de reformas a la Ley de la Jurisdicción Constitucional, reformas al Reglamento de la Asamblea Legislativa, reformas a diversas leyes para agilizar el funcionamiento de la administración pública, y reformas constitucionales para mejorar la calidad de la representación política.

Pidió a los diputados que hagan de estas propuestas el punto de partida de una discusión nacional impostergable.

Integridad

En el tema de la integridad, se comprometió a impulsar medidas que mejoren el acceso a la información pública y que garanticen mayor transparencia.

Mediante el uso de las tecnologías digitales, propiciará la plena transparencia en los procesos de adquisición de bienes y servicios por parte del Estado y a esto ayudará, según dijo, la unificación de los sistemas de compras públicas.

Se comprometió también a tener listo, en un plazo de tres meses, el sistema que contendrá información de los beneficiarios del IMAS y de los dos principales programas que financia el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf): el Régimen de Pensiones no Contributivas y el Bono de la Vivienda.

Dialogar y escuchar

En relación con el tema de diálogo político y social, dijo que hará lo posible para que no queden dudas de su voluntad de escuchar y conversar.

“El diálogo no puede constituirse en un fin en sí mismo, sino que es el instrumento que nos permitirá exponer nuestras ideas, resolver nuestras diferencias y avanzar en las decisiones, manifestó.

En los doce meses siguientes, impulsará proyectos de infraestructura, lucha contra el delito y el crimen organizado y defenderá el presupuesto de los programas sociales.

En lo que le queda de administración Chinchilla impulsará también el desarrollo sostenible, las energías limpias, la innovación, la equidad y el emprendedurismo.

Logros y metas

Para la Presidenta, los principales logros en estos tres años de gestión son el crecimiento de la producción, el empleo, las exportaciones y la inversión extranjera. También el mantener la inflación en niveles muy bajos, pero reconoció que el desempleo sigue siendo alto y el déficit fiscal sigue sin resolverse.

Dijo que han asignado cifras sin precedentes a la educación, incrementado programas de asistencia social y ha eliminado el riesgo de la quiebra financiera de la Caja del Seguro Social. Sin embargo, dijo que la pobreza sigue siendo alta y la brecha de la desigualdad no se reduce.

Aseguro que ha caído la cifra de asesinatos, el femicidios, delitos contra la propiedad; han dado duros golpes al narcotráfico y al crimen organizado, pero considera que la paz social se ve amenazada con la protesta callejera.

Añadió que ha impulsado proyectos de desarrollo energético y de infraestructura vial, ferroviaria, portuaria y aeroportuaria, pero que han quedado en evidencia las fallas de las instituciones y profundos cuestionamientos sobre la integridad y la transparencia en la gestión de algunos de esos proyectos.

La Presidenta no abandonó el Plenario legislativo sin antes invitar a los diputados a trabajar juntos y superar las diferencias y que conviertan “en acuerdos creativos el amor por nuestro país”.