Portugal empezó a recibir a mediados del 2011 un préstamo de €78.000 millones con el cual debía realizar severas reformas económicas

Por:  28 septiembre, 2013
Diario Público, cita fuentes implicadas en el actual programa de asistencia financiera al país, sumido en una larga recesión y alto desempleo
Diario Público, cita fuentes implicadas en el actual programa de asistencia financiera al país, sumido en una larga recesión y alto desempleo

El Gobierno de Portugal desmintió este sábado que se lleven a cabo negociaciones con la Comisión Europea (CE) para un segundo rescate económico al país. La aclaración se da después de que el diario "Público" lo diese como prácticamente inevitable.

"El Gobierno desmiente, tal como la Comisión Europea ya hizo, que esté en marcha cualquier negociación o referencia de cualquier tipo sobre un segundo programa de rescate a Portugal", mencionó el Ministerio de Finanzas, mediante un comunicado.

En riesgo de impago, Portugal empezó a recibir a mediados del 2011 un préstamo de €78.000 millones de concedido por la CE, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional a cambio del cual se comprometió a severas reformas económicas y al saneamiento de sus cuentas.

Recibida la totalidad del rescate, Lisboa, capital de Portugal, debería financiarse en los mercados internacionales a largo plazo a partir de 2014. Sin embargo, la reciente penalización sobre su deuda (7 %) por los riesgos de no cumplir con las metas macroeconómicas ha llevado a muchas voces a alertar de que Portugal necesitará otro préstamo.

"El Gobierno lamenta profundamente la publicación de noticias sin fundamento y de esta gravedad", aseveró la cartera de Finanzas, que recordó que la octava y novena evaluación de las cuentas lusas por parte de los tres organismos internacionales se encuentra actualmente en curso.

En su pieza firmada desde Bruselas, "Público", cita pronósticos de varias fuentes implicadas en el actual programa de asistencia financiera al país, sumido en una larga recesión y azotado por un alto desempleo (16 %) .

El periódico, alude a la desconfianza de los mercados hacia Portugal por divergencias internas sobre la reducción del gasto público.